5 consejos para actuar si te muerde un conejo

La mayoría de los conejos que muerden a sus tutores lo hacen en defensa propia, pues consideran que corren peligro y tratan de evitar que lo dañes.
Ana Díaz Maqueda

Escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda.

Última actualización: 06 diciembre, 2022

Las mordeduras causadas por los conejos no son habituales. Son animales con pocos problemas de agresividad y, hasta hace pocos años, no era muy frecuente encontrarlos como mascota. Por ello, es normal que aún existan algunos conflictos entre los tutores novatos, como cuando un conejo muerde.

Hoy en día es más común que dentro de un núcleo familiar haya uno o varios conejos. Esto aumenta la probabilidad de ser mordido si no se educa correctamente al conejo y si no se respeta su etología y necesidades comportamentales. Sigue leyendo este espacio y descubre como actuar frente a una mordida de los conejos.

¿Por qué muerden los conejos?

Los conejos son presas por naturaleza, por lo que las mordidas son su forma de defensa ante cualquier amenaza. Esto no significa que sean agresivos, sino que por alguna razón te han visto como una amenaza y han reaccionado de manera instintiva. Algunas situaciones en las que este pequeño animal puede llegar a morderte son las siguientes:

  • Acercarse sin previo aviso: en otras palabras, espantarlo por accidente. A pesar de que hayas forjado una buena relación con el conejo, si lo tocas de manera sorpresiva es posible que te muerda por instinto.
  • Forzar el contacto: como cualquier mascota, antes de poder estar cerca de él tienes que forjar una relación. Esto significa que el conejo se acostumbre a tu presencia y no te perciba como una amenaza. En caso contrario, al forzar el contacto solo provocarás que se sienta incómodo y en peligro, por lo que no dudará en morderte.
  • Problemas de salud: si existe algún problema de salud o malestar físico, el conejo no se sentirá cómodo y podría llegar a morderte para defenderse (a pesar de no estar en peligro). Esto suele presentarse en conjunto con otros síntomas, de modo que es buena idea prestar atención a la mascota para identificarlos.
  • Cambios hormonales: durante la época de apareamiento es normal que los conejos se vuelvan más reactivos, lo que podría ocasionar que muerda ante la más mínima provocación.


Consejos en caso de mordida

Antes de cualquier cosa, evita molestarte o gritarle en ese momento a tu conejo, ya que solo lograrás ponerlo más nervioso. Asimismo, recuerda estar tranquilo para que puedas actuar según la severidad de la herida que te haya provocado. Para ello, puedes seguir los siguientes consejos, aunque no dudes en acudir a tu médico si así lo crees necesario.

1. Evita las situaciones en las que tu conejo te muerde

El primer consejo ante la mordedura de un conejo es evitar que te muerda. Los conejos y los animales, en general, no muerden porque sí. Creamos momentos en los que provocamos un estrés tal al animal que este se siente amenazado y, como último recurso, muerde.

Un inadecuado o excesivo manejo puede hacer que el conejo no se sienta a gusto y termine por morder las manos de su tutor. Una mordida fuerte y rápida que puede implicar daños en los tendones o incluso óseos.

Conejo calmado

2. Mantén la calma, no suelen contagiar enfermedades

Sí, por la razón que sea, te muerde un conejo, puedes estar tranquilo. En principio, los conejos caseros no contagian enfermedades. En raras ocasiones, pueden transmitir Pasteurella multocida, causante de la pasteurelosis, pero esta enfermedad solo es común en criaderos de conejos mal gestionados.

Además, en zonas endémicas como Estados Unidos, los ejemplares silvestres se han asociado a la transmisión de Francisella tularensis, bacteria causante de tularemia o fiebre de los conejos. No obstante, el contagio suele darse de manera indirecta por medio de insectos.

Por lo regular, los conejos domésticos no se encuentran expuestos a estas enfermedades debido a los cuidados de los tutores. Esta es la razón por la que no debes preocuparte por contagiarte de alguna patología si tu conejo te muerde.

3. Si te muerde tu conejo, lava bien la herida

Ante la mordedura de un conejo, lo primero que debemos hacer es lavar correctamente la herida con abundante agua y jabón neutro. De este modo, evitamos la entrada de microorganismos al interior de la herida y reducimos la carga bacteriana que pueda existir sobre la piel.

Realmente, debemos tratar este tipo de heridas como cualquier rasguño que podamos ocasionarnos a lo largo del día, siempre y cuando la herida no sangre en exceso. Ante esta situación, mejor ir rápido a urgencias.

4. El uso de antibióticos es innecesario

No se recomienda el uso de antibióticos en este tipo de mordeduras, la frecuencia de infección es mínima. Tomándolos, podríamos crear un problema mayor, como es la resistencia a los antibióticos.

Como dijimos, sí se debe lavar la herida correctamente y revisar si aparecen síntomas de infección. Si fuera así, lo mejor es acudir al médico lo antes posible.

Antibióticos varios

5. Vacúnate contra el tétanos

Ante la mordedura de cualquier animal puede darse una infección secundaria por tétanos. Esta enfermedad es causada por una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium tetani. Las esporas de estas bacterias se localizan en el suelo y las heces, por lo que pueden introducirse a través de las heridas causadas durante la mordida.

Por otro lado, no sería necesario vacunarse contra la rabia. Esto se debe a que si el conejo es nuestra mascota, es poco probable que esté contagiado de rabia. Además, incluso si la tuviera, la probabilidad de que un conejo infectado transmita la rabia es muy baja. Por último, el virus de la rabia ha sido erradicado de muchos lugares del mundo, sobre todo de aquellos que tienen un riguroso control veterinario.

¿Cómo evitar que el conejo muerda?

Si tu conejo te muerde, significa que el bienestar o la calidad de vida de la mascota no es la mejor. Ten en cuenta que este comportamiento agresivo es un acto de defensa que intenta alejar a los agresores, así que, por alguna razón, te percibe a ti como alguien que podría hacerle daño.

Claro está, esto no es normal y suele ser reflejo de la falta de cuidados en su vida diaria. Por ello, si se quiere disminuir las conductas agresivas, es necesario tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • Dale su espacio: no lo acoses ni lo obligues a hacer cosas que lo incomoden.
  • Amplía su hábitat y añade más juguetes: estimular sus sentidos y ofrecerles libertad les permite reducir su estrés.
  • Ofrécele premios (sin exagerar): le hará asociar tu presencia con algo agradable.
  • No dejes que le falte comida ni agua: la nutrición también es esencial para mantener su salud.
  • Llévalo al veterinario de manera regular: ayudará a prevenir enfermedades y reducir la probabilidad de que tu conejo te muerda.
  • Ejercítalo: sácalo a pasear en un entorno controlado que le permita ejercitarse.


Como se puede intuir, si un conejo muerde a su tutor, es una clara señal de que existe algún déficit en sus cuidados. Aunque su mordida no representa un riesgo grave para las personas, sí es una signo de alerta que amerita poner atención al bienestar de la mascota. Así que no escatimes recursos y busca la razón detrás de su comportamiento para que puedas restablecer el vínculo que tienes con tu conejo.

Te podría interesar...
Cuidados para los conejos durante la temporada de calor
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Cuidados para los conejos durante la temporada de calor

¿Cuáles son los cuidados que necesitan los conejos durante la temporada de calor? Hay algunas pautas básicas para actuar ante... ¡un golpe de calor...



  • Hirsch, T. (2009). Mordeduras. Medwave, 9(10).
  • Jofré, M., Perret, P., Abarca, V., Solari, G., Olivares, C., & López Del, J. (2006). Recomendaciones para el manejo de mordeduras ocasionadas por animales. Revista chilena de infectología, 23(1), 20-34.
  • Mendoza, E. G., & Calva, A. H. (2007). Protocolo de manejo en mordeduras por animales. Revisión de la literatura e informe de dos casos. Revista ADM, 64(6).
  • Hill, W. A., & Brown, J. P. (2011). Zoonoses of rabbits and rodents. Veterinary Clinics: Exotic Animal Practice, 14(3), 519-531.
  • Boisvert, P. L., & Fousek, M. D. (1941). Human infection with Pasteurella lepiseptica following a rabbit bite. Journal of the American Medical Association, 116(17), 1902-1903.
  • Hughes Jr, W. T. (1965). Oculoglandular Tularemia: Transmission from Rabbit, through Dog and Tick to Man. Pediatrics, 36(2), 270-72.
  • Crowell-Davis, S. L. (2007). Behavior problems in pet rabbits. Journal of exotic pet medicine, 16(1), 38-44.
  • Crowell-Davis, S. (2021). Rabbit Behavior. Veterinary Clinics: Exotic Animal Practice, 24(1), 53-62.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.