Valeriana para gatos: efectos y dosis

La valeriana tiene efectos totalmente diferentes en las personas y en los gatos. Por ello, es importante saber en qué casos puedes proporcionarle esta planta a tu mascota felina y cuál es la dosis pertinente para ella.
Valeriana para gatos: efectos y dosis

Escrito por Maria Jose Restrepo Gallardo, 15 agosto, 2021

Última actualización: 15 agosto, 2021

Cada vez son más las personas que deciden inclinarse por la medicina natural para mejorar la salud de sus mascotas. Sin embargo, muchas de ellas caen en el error de creer que, por tratarse de plantas naturales, todas son buenas para los animales, y a veces no es así. En esta ocasión, conocerás los efectos que puede tener la valeriana en los gatos.

Antes de comenzar, recuerda que es fundamental contar con la opinión de un profesional en el tema cuando se busca el bienestar de la mascota. Acude siempre a un veterinario antes de llevar a cabo cualquier práctica nueva con tu amigo felino e infórmate muy bien para asegurarte de que lo que haces contribuye a la calidad de vida de tu gato, en lugar de perjudicarlo.

¿Qué es la valeriana?

La valeriana, cuyo nombre científico es Valeriana officinalis, es una planta originaria de Europa y Asia Occidental. Esta herbácea pertenece a la antigua familia Valerianaceae y crece en prados bajos y arenosos; sitios húmedos y sombreados; bosques, tierras cercanas a los cursos de agua y zonas montañosas.

Además, es una planta perenne que fue aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos para ser usada en la medicina tradicional. Debido a esto, actualmente se utiliza como coadyuvante en tratamientos de ciertos cuadros clínicos, especialmente en casos de ansiedad y trastornos del sueño. Aunque nunca sustituye a un fármaco bajo receta, sí se han reportado usos positivos.

En general, la valeriana es usada en casos de ansiedad, excitabilidad e insomnio, pero también se ha utilizado para combatir el dolor de cabeza, los cólicos intestinales, los dolores reumáticos, la dismenorreas y las pequeñas inflamaciones. Incluso, la medicina tradicional china se sirve de ella para tratar resfriados, contusiones y problemas de la menstruación.

Esta herbácea de flores pequeñas color rosa pálido era conocida y utilizada desde la antigüedad por médicos griegos y romanos, que la prescribían como diurético, analgésico y como fármaco contra la tos.

Una valeriana sobre un fondo blanco.

¿La valeriana es tóxica para gatos?

Ahora, aunque ya está claro que la valeriana ha sido usada para impactar la salud de las personas; ¿qué tan buena puede ser para los gatos? Pues bien, esta herbácea no hace parte de la lista de plantas tóxicas para felinos, por lo que puede usarse en estas mascotas sin problema. No obstante, es importante dejar claro que la valeriana no debe ser utilizada en grandes cantidades cuando de gatos se trata.

El exceso de esta planta medicinal podría ocasionar daños en tu animal de compañía, como vómitos, molestias estomacales y problemas en el hígado. Por lo tanto, pese a que la valeriana no es tóxica para los gatos, debes ser prudente con la dosis que le suministras a tu mascota.

Efectos de la valeriana en gatos

Aunque la valeriana sirve para calmar los nervios de las personas, en los gatos su efecto es totalmente diferente. Esta planta contiene aceites esenciales volátiles que estimulan el sistema nervioso del felino, produciendo una reacción similar a la que generan las hormonas que liberan los gatos en celo. Es decir, los felinos obtienen una sensación de placer, bienestar y euforia.

En este sentido, la valeriana por sí sola resulta estimulante para los gatos. Incluso, por los efectos ya mencionados, esta planta podría considerarse efectiva para reducir el estrés en los felinos. Por desgracia, si se llega a mezclar con fármacos sedantes, su efecto puede potenciarse hasta convertirse en algo peligroso para la mascota.

Dosis de la valeriana para gatos

Tras informarte y haber decidido incluir valeriana en las medicinas naturales con las que tratas a tu gato, recuerda ser muy preciso con la dosis que le proporcionas. Esta varía dependiendo del producto que adquieras, pues existen bolsitas de valeriana para gatos, gotas de valeriana, snacks, spray y demás. Cada producto tiene sus indicaciones de uso y de dosificación.

Asimismo, ten en cuenta que no es recomendable darle valeriana a tu gato durante periodos muy largos, ni siquiera en caso de que se administre como parte de un tratamiento. Lo anterior podría ocasionar daños en el organismo de tu mascota. Por lo tanto, solo debes darle esta planta al felino en pequeñas cantidades y de vez en cuando.

¿Cómo administrar la valeriana?

Tal y como se ha mencionado anteriormente, es mejor acudir a un veterinario para evitar equivocaciones a la hora de dar valeriana a tu gato. Este profesional sabrá indicarte qué productos farmacéuticos contienen valeriana y son mucho más seguros para tu animal de compañía.

Lo ideal es adquirir un compuesto de uso veterinario. Además, si tienes un gato nervioso, será apropiado conseguir un producto que, aparte de valeriana, contenga alguna planta de acción sedante. Si el objetivo es estimular, puedes darle solo valeriana al felino.

Cabe aclarar que los efectos de la valeriana se dan por su olor y no por la ingesta de la misma. Sin embargo, tampoco es tóxica en caso que tu gato quiera lamerla. Entendido esto, la forma más común para estimular a un felino a través de valeriana es poner bolsitas de esta herbácea por toda la casa. Los sprays pueden ser utilizados espolvoreándolos por la cama del animal o en el sitio en el que quieres que juegue.

Valeriana para gatos en tratamientos cortos

Lo ideal con la valeriana para gatos es utilizarla en tratamientos lo más cortos posibles. Aunque ya sabes que esta planta no es tóxica para tu felino, no es recomendable que la uses en exceso. Darle esta planta al animal durante mucho tiempo puede resultar adictivo y dañino a partes iguales.

Consejos sobre la valeriana para gatos

Como recomendación, lo mejor es estar cerca de tu felino cuando lo dejes jugar con un objeto con valeriana: así podrás intervenir si tu mascota rompe las costuras. Sin embargo, luego de varios minutos de diversión, aparta el juguete del gato y guárdalo para mantener el estímulo.

Dado a su efecto estimulante, no es una buena idea proporcionarle valeriana a tu animal de compañía si tienes planeado un viaje con él. Por otra parte, pese a no ser común, si tu gato reacciona con agresividad a la valeriana, elimínala por completo de su vida.

Si los gatos toman valeriana, pueden tranquilizarse.

Finalmente, recuerda que lo mejor a la hora de dar valeriana a tu gato es contar con la aprobación y el seguimiento de un veterinario. Solo un profesional en el tema puede determinar qué es lo más conveniente para tu mascota y de qué forma podría mejorar su calidad de vida.

Te podría interesar...
Diazepam para gatos: uso y dosis
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Diazepam para gatos: uso y dosis

Los gatos candidatos a ser medicados con diazepam deben cumplir ciertas caracteristicas, para evitar la presentación de reacciones adversas.