Plantas tóxicas para gatos

Yamila 24 julio, 2018
Dependerá de la cantidad y de la parte que muerda el felino lo dañina que sean estas, pero lo cierto es que pueden provocar problemas de estómago, en los ojos o en la piel, entre otros

A los felinos les encanta morder hierba y, si bien por instinto ya saben cuáles son perjudiciales para su salud, a veces no las reconocen y esto puede traer consecuencias negativas. En este artículo te informamos sobre algunas plantas tóxicas para gatos. ¡Ten cuidado si las tienes en casa!

¿Existen plantas tóxicas para gatos?

Sin darnos cuenta, podemos estar creando un ambiente peligroso para nuestra mascota… ¡Solo por querer decorar y llenar los espacios de vida! Debemos tener en cuenta que los felinos son animales más que curiosos y que las macetas, flores y plantas son unas de sus tantas ‘debilidades’.

Cuando traemos un gato a casa el peligro aumenta, ya que no conocen lo que les rodea y tampoco tienen la experiencia suficiente como para saber si algo es perjudicial para su salud o no.

Plantas perjudiciales para gatos

Además, todo dependerá de cuánto contacto con el exterior tenga el animal. No es lo mismo uno que está dentro de un piso en la ciudad que aquel que sale al jardín a diario.

Por supuesto, no todas las plantas son tóxicas y también depende de la parte que muerda el gato, o incluso de la cantidad que ingiera. Algunas presentan mayores sustancias nocivas en las hojas, otras en las flores o bulbos.

No solo es importante saber cuáles son las plantas tóxicas para gatos, sino también qué efectos tienen en su salud: problemas digestivos, oculares, neurológicos, dermatológicos, respiratorios o cardíacos.

Plantas dañinas para gatos

Entre las especies más peligrosas encontramos:

1. Flor de Pascua

Es muy habitual durante la Navidad debido a sus flores de color rojo. Todas las partes de esta planta son tóxicas para los gatos debido a la savia que la recubre. Si el animal la ingiere puede sufrir dolor abdominal, vómitos, diarrea, irritación de mucosas o hipersalivación. Y si solo toma contacto con su piel, producir picor y dermatitis.

2. Palmera de Sagú

Se trata de una planta muy habitual para decorar el interior de los hogares, de tipo tropical y pequeño tamaño. La ingesta por parte de los felinos ocasiona los mismos efectos que la flor de pascua, pero en casos de comer una cierta cantidad considerable y repetitiva incluso puede causar problemas hepáticos irreversibles o la muerte.

3. Acebo

Este pequeño árbol, famoso por sus frutos de color rojo, que también se usan como adornos navideños, es tóxico tanto al ingerir las hojas como las semillas o las frutas. Esta planta contiene unas sustancias llamadas saponinas, que provocan problemas gastrointestinales en los animales.

4. Hiedra

Hay diferentes tipos de hiedra y todas son plantas tóxicas para gatos. Tanto las de interior como las de exterior tienen unos frutos realmente peligrosos. Si el animal roza con ellos –y con las demás partes de la planta– tendrá erupciones, dermatitis y ampollas.

El principal problema es la ingesta de la hiedra, la cual causa desde fiebre a espasmos, pasando por diarreas y vómitos hasta alteraciones del ritmo cardíaco. Incluso en animales ancianos puede conducir a la muerte.

5. Iliáceas

Se trata de flores muy populares de interior debido a sus bonitos colores. Presentan unas sustancias que causan fallo renal agudo en los gatos. No importa a qué parte de la planta –tallo, flores, hojas, raíces, polen o pistilos– se exponga el animal, pues el riesgo es muy alto.

Por ejemplo, si el felino pasa por debajo o los laterales de las iliáceas, y un poco de polen cae en su pelaje, luego cuando el animal se acicale lo ingerirá. Y sus efectos pueden ser letales. Los que sobreviven a esta planta padecen daño renal permanente.

6. Azaleas

Esta es otra de las plantas tóxicas para gatos que suelen estar presentes en nuestros hogares. Contiene una toxina muy potente que afecta las membranas celulares y causa problemas neurológicos, gastrointestinales y cardiovasculares.

Dicho elemento se encuentra en la totalidad de la planta y con el consumo de dos o tres hojas es suficiente para que el animal se intoxique.

Ya que no puedes evitar que el gato curiosee por todos los rincones de tu casa, y tampoco es justo que renuncies a la belleza de las plantas y flores en tu hogar, te recomendamos que evites colocar aquellas que son tóxicas para tu mascota. ¡Y asunto resuelto!

Te puede gustar