Plantas peligrosas para gatos

Los que convivimos con gatos, conocemos su afición a mordisquear y jugar con las plantas. Es poco frecuente encontrar una casa que tiene plantas y un minino y estas están impolutas. Sin embargo, no todas las plantas son seguras para que los felinos intenten comérselas, o se las metan en la boca, o les den mordiscos. Por eso, hemos recopilado esta lista de plantas peligrosas para gatos. Si tienes alguna en casa, por precaución, lo mejor es dejarla fuera de su alcance.

La mayor parte de las plantas tóxicas tienen como primeros síntomas dolor, vómitos o diarrea. Ante la menor sospecha de que el gato haya podido intoxicarse con algo (sean estas plantas u otra cosa), debe acudirse cuanto antes al veterinario y llevarle una referencia de qué podría hacer comido. Si el profesional sabe exactamente qué veneno o qué sustancia le está haciendo daño al animal, podrá aplicar el tratamiento correcto mucho antes. Y en caso de una urgencia así, cada minuto cuenta.

Plantas de temporada peligrosas para gatos

Hay dos plantas que definen la Navidad: los abetos o pinos y la Flor de Pascua (poinsettia). Desde hace unos años, en redes sociales, cuando se acercan noviembre o diciembre, empiezan a aparecer mensajes recordando que la Flor de Pascua, tan bonita y tradicional, es tóxica para los gatos. El simple contacto con ella puede provocarles irritaciones en la piel y ojos. Además, si se la come, provocará vómitos, diarreas y otros problemas relacionados.

Gato comiendo hierba

También navideño, el acebo es peligroso para los gatos. Pero solo en caso de que se comiera las hojas o los frutos.

La cala, una planta alta de flor blanca con un pistilo amarillo muy característico, también es peligrosa, no solamente tras comérsela, sino que puede irritar la piel y mucosas del gato.

Plantas peligrosas para gatos con flores

Los bulbos de plantas como el tulipán, el jacinto, etc., son levemente tóxicos para animales y personas. Normalmente, los perros o gatos que son intoxicados por mordisquear bulbos, los han desenterrado antes jugando o explorando.

Otras plantas peligrosas para gatos con flores son la azalea, la hortensia y la begoña.

En el caso de la azalea, toda la planta es tóxica, pero especialmente las hojas. Ingerir parte de una hoja puede provocar vómitos, diarreas y, además, convulsiones y problemas neuronales.

Las intoxicaciones por begonias u hortensias son poco frecuentes y no suelen ser graves. Pero hay que tener especial cuidado con las hojas y tallos.

Plantas peligrosas para gatos comunes

Hay otras plantas comunes en muchos jardines y terrazas, como el aloe vera. Esta posee un uso medicinal tan conocido y extendido, pero puede provocar irritación en las mucosas. Todas las partes de la costilla de Adán son irritantes y pueden llegar a provocar parálisis de lengua.

Otras plantas

Hay otros tipos de plantas, aunque no sean domésticas o habituales en casa, que son peligrosas para los gatos.

Gato comiendo hierba

La dedalera (digitalis purpurea) es especialmente peligrosa. Toda la planta es tóxica, y sus sustancias afectan al corazón, provocando arritmias o latidos demasiado lentos.

La hiedra es una planta enredadera muy común en jardines públicos y en naturaleza, que se puede encontrar trepando por árboles o muros. La hiedra es venenosa para todos los animales, y el contacto con los pelitos que rodean los tallos provoca irritaciones e hinchazón. En caso de ingestión, produce vómitos y dificultad para tragar.

La hierba mora afecta al sistema nervioso. Toda ella, ingerida, provoca problemas neurológicos como ataxia o somnolencia.

El eucalipto es un árbol que se ha extendido enormemente por el norte de España en las últimas décadas. Su fragancia se emplea en detergentes o ambientadores. Ingerir una hoja de eucalipto le provoca a los gatos vómitos, problemas gastrointestinales, debilidad y exceso de salivación.

La hierba gatera (catnip) es conocida por todos los amantes de los gatos. Esta planta actúa como una droga y “coloca” a los felinos que la olfatean o se restriegan contra ella. Tras un par de horas, se les pasa el “colocón” y retoman su vida normal.

No se han detectado intoxicaciones graves por hierba gatera, pero no deja de ser una hierba tóxica para gatos. Un efecto parecido tienen otras hierbas de su familia, como la hierbabuena, la menta o la valeriana.

Hay muchas otras plantas tóxicas para gatos, porque esta solo es una lista resumida de las más comunes. Ante cualquier sospecha de que tu mascota haya podido comer o restregarse contra algo que puede hacerle daño, debería visitarlo un veterinario cuanto antes. Aunque siempre, mejor prevenir que curar. Si tienes cuidado de que tu gato no tiene acceso a cosas peligrosas para él, os ahorraréis muchos sustos los dos.

Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar