Tortugas, ¿cómo saber si es macho o hembra?

Francisco María García · 10 octubre, 2018
A diferencia de muchos otros animales domésticos, las tortugas no tienen visibles sus genitales, de ahí la dificultad para averiguar su sexo, cuestión que se podrá dirimir a partir de las tres a los cinco años

Las tortugas son unas de las mascotas favoritas de los hogares, pues no necesitan comer mucho y son mucho más limpias que otros animales que se puedan tener en el hogar. Además, pueden ser desplazadas a otros lugares con mayor facilidad cuando es requerido.

Aun así, las tortugas siguen siendo un misterio para muchos de sus dueños; suele ser difícil saber cuándo están de buen humor, cuál es su comida favorita o simplemente saber si son tortugas macho o hembra. Y es que, a diferencia de muchas otras mascotas, las tortugas no tienen genitales visibles.

Para tener una idea del sexo de una tortuga, primero se debe saber que son unos reptiles cubiertos por un caparazón con la función de proteger los órganos internos.

Las tortugas tienen la habilidad de esconderse y salir de su caparazón tanto por delante, con su cabeza y patas delanteras, como por detrás, con sus patas traseras y cola. Aunque todo lo anterior parezca evidente, en esas características reside la clave para determinar si son machos o hembras.

¿Cómo es el proceso de formación de las tortugas según su sexo?

El sexo de las tortugas queda determinado genéticamente por ciertas cualidades específicas, necesarias en su formación. Por ejemplo, en el proceso de incubación de estos reptiles, las hembras requieren de una temperatura de incubación mayor que la de los machos.

Estructura del caparazón de la tortuga

La edad de las tortugas en la que se puede determinar con certeza su sexo es entre los tres y cinco años, y es que alcanzan la madurez sexual en esta etapa. También hay que tener en cuenta que en algunas especies esta edad puede variar, pero son casos excepcionales.

Rasgos que determinan el sexo de las tortugas

Los factores diferenciadores entre los machos y las hembras de tortugas se encuentran en su cuerpo. Sin embargo, y aun sabiendo esto, no es una tarea fácil, entre otras cosas porque ciertas características pueden variar dependiendo de la especie de tortuga que se trate.

Aquí están las cuatro diferenciaciones más notables entre las tortugas macho y las tortugas hembras:

El caparazón de la tortuga

Hay una diferencia entre el tamaño del caparazón de las tortugas hembra y de las tortugas macho; las primeras tienen un caparazón más largo que el de los segundos.

Sin embargo, solo este rasgo no puede certificar que una tortuga es macho o hembra en su nacimiento. Si la tortuga no ha crecido por completo se podría pensar que es una tortuga macho, cuando puede ser una hembra aun en estado de crecimiento.

También pueden ocurrir irregularidades en las que un macho sea particularmente grande y una hembra sea pequeña. Así coincidirían ambos en cierto tamaño a pesar de la diferencia de sexos.

Edad de la tortuga: caparazón

La forma que tiene el plastrón de la tortuga

La panza de la tortuga o parte inferior del caparazón se llama plastrón; para revisar esta parte de la tortuga se debe sostener con cuidado al animal boca arriba. Esta posición no les agrada mucho a las tortugas, así que será preciso sujetarla del extremo de la cola para evitar que alcance a morder.

Una vez en dicha posición se podrá determinar si el plastrón es cóncavo, lo que indicaría que es un macho, o si es plano, característico de las hembras. Esta información es valiosa para determinar el sexo de la tortuga.

Estas formas características de cada plastrón tienen cierta utilidad cuando estos reptiles se aparean. La forma cóncava del plastrón del macho evita que este se deslice al estar sobre la hembra durante el apareamiento. Por otro lado, el plastrón plano de las hembras añade espacio interior en el que estas desarrollan sus huevos.

Buscar muescas en la cola de la tortuga

Las tortugas machos tienen una especie de muesca en forma de ‘v’ en la parte trasera de su caparazón. Ello les permite mantenerla en una posición eficaz durante el ritual de apareamiento.

Cerciorarse sobre cuál especie de tortuga se tiene

Dependiendo de la especie a la que pertenezca la tortuga, podrá tener ciertas características que diferenciarán de una manera más evidente si es macho o hembra.

Por ejemplo, las tortugas de caja americanas de color marrón o amarillo y con un caparazón redondo, como una cúpula, son hembras; mientras que las que poseen iris rojo o anaranjado y caparazón ovalado o rectangular son machos.

Más fácilmente se pueden diferenciar las tortugas pintadas, pues si su panza es de color azul quiere decir que es una tortuga macho, mientras que si es de algún otro color será una hembra.