Ciclo de vida de las tortugas

Francisco María García · 6 noviembre, 2017

Este reptil es uno de los animales más antiguos de la Tierra. su período de vida puede durar hasta cien años. De hecho, eEl ciclo de vida de las tortugas se repite cada generación. Además, pueden ser terrestres o acuáticas, y existen múltiples especies que definen sus hábitats y morfología.

En este artículo, veremos el ciclo por el que atraviesan las tortugas independientemente de su especie.

Características principales

Forma parte de la clase de reptiles. Puede ser terrestre o acuática, y su morfología varía según el hábitat y especie en que se incluya.

Todas tienen un caparazón, patas y cabeza retráctiles. Su tamaño puede variar desde los 25 cm hasta los 1,80 mts. en las especies más grandes.

Dos tortugas en una piedra
Fuente: neusitas

Acuáticas y terrestres

Sus características son diversas según el tipo al que pertenezcan. Las acuáticas tienen membranas en las patas y una coraza más ligera, a diferencia de las terrestres.

A pesar de ello, el ciclo de vida de las tortugas es similar: huevo, cría y adultez.

Un recorrido fascinante: el ciclo de vida de las tortugas

Las etapas pueden definirse de la siguiente manera:

Anidación

Cuando alcanzan la madurez sexual, la reproducción se repite en periodos anuales, bianuales o trianuales.

Las playas areniscas tropicales o subtropicales son, en general, el escenario donde anidan. Algunas, sin embargo, ponen los huevos en el agua o el barro.

Características del nido

El tamaño y profundidad del nido dependen del volumen del animal. Consta de un espacio ovalado que aloja el cuerpo de la hembra y un hoyo más profundo que excava para depositar los huevos.

La cantidad de huevos en cada nido varía de 70 a 100, y tardan de 6 a 8 semanas en abrirse.

Las crías

La madre no permanece al lado de los huevos, sino que las crías utilizan un dentículo para romperlo. Después del período de incubación, la cría rompe la cáscara flexible, lo que le lleva de dos a tres días.

Cavar para salir

Al momento de salir, se estimulan mutuamente para facilitar el trabajo de excavar. El movimiento simultáneo de las crías permite romper el techo de arena y facilita el emerger a la superficie.

Inmediatamente después se dirigen al océano. Allí nadan y comienzan una nueva etapa. En este período exploran otros territorios y recorren miles de kilómetros.

Etapa adulta

Dentro del ciclo de vida de las tortugas, esta etapa es donde el animal alcanza las características morfológicas definitivas.

También llega la madurez sexual, que puede darse entre los diez y cincuenta años.

Es el momento en el que se desplaza a las playas para anidar. Y, por lo general, buscan la misma donde nacieron.

Reproducción

El macho puede morder las patas de la hembra o chocar con ella el caparazón al momento de reproducirse.

En cada uno de los períodos, la hembra puede poner de uno a ocho nidos. A pesar de la cantidad de huevos que supone, se calcula que sólo una de cada mil tortugas alcanza la edad adulta.

Tortuga con el cuello levantado

Amenaza del ciclo de vida

Esto demuestra la dificultad de cumplir con el ciclo vital y explica el peligro de extinción en que se encuentran.

Las capturas accidentales, y la comercialización y destrucción de sus hábitats, son algunas de las causas por las que desaparecen.

En movimiento: las migraciones

El hecho de migrar forma parte importante en la vida de las tortugas. Se considera una manera de asegurar y acrecentar la supervivencia.

Los movimientos migratorios que realizan son fundamentalmente desde el sitio de nutrición al de reproducción. Lo que no se conoce es si las hembras y los machos se trasladan de forma conjunta.

Ciclos de migraciones

El primer proceso de migración es el que efectúan las crías al desplazarse al mar. Esto, teniendo en cuenta que son independientes de sus madres desde que nacen. A partir de allí, siempre se trasladan siguiendo su ciclo de vida.

Longevidad

Por último, la tortuga es uno de los animales que más años ha habitado la Tierra, y de los que mayor expectativa de vida alcanza. Puede superar los cien años dependiendo de la especie. Aunque, tal como se dijo, no todas alcanzan la vida adulta.