¿Cómo saber la edad de una tortuga?

Francisco María García · 3 octubre, 2017

Saber la edad de una tortuga es un aspecto indispensable en su crianza. Eso porque el animal requiere diferentes cuidados y alimentación de acuerdo a la fase de desarrollo en que se encuentra.

Las tortugas son los reptiles más amigables a la convivencia con humanos. Se volvieron especialmente famosas por su larga expectativa de vida. Cuando están saludables, pueden llegar a existir por más de un siglo.

Las Islas Galápagos

Los ejemplares más longevos se encuentran en las Islas Galápagos, pertenecientes a Ecuador. Se supone que estas tortugas marinas habrían superado los 250 años de edad.

Fuente: www.lavoz.com.ar

Sin embargo, esta expectativa de vida característica de la especie varía de un animal a otro. También depende de las condiciones de desarrollo de cada hábitat. Tortugas domesticas presentan innumerables diferencias en relación a sus parientes salvajes. Incluyendo la cantidad de años que puede vivir.

La expectativa de vida de las tortugas domesticas

La longevidad de todos los animales es en parte condicionada por su hábitat. Las especies con mayor expectativa de vida pueden fallecer rápidamente cuando son expuestas a ambientes hostiles.

Por eso, antes de elegir cualquier mascota, es necesario planificar y acondicionar el hogar de acuerdo con el animal.

Las tortugas son una excelente opción de mascota. Se adaptan a espacios reducidos y no requieren mucho tiempo. Son independientes, tranquilas y no ofrecen riesgos para el hogar.

La duración de la vida en el hogar

Incluso muchas tortugas domesticas suelen vivir más años que en su hábitat natural. Básicamente porque un hogar presenta menor cantidad de amenazas y depredadores que un ambiente salvaje. Por eso, la crianza en cautiverio ha sido utilizada para preservar algunos ejemplares amenazados de extinción.

Cuando se habla de domesticación, se presupone la tenencia responsable del animal. Mascotas de todas las especies necesitan cuidados para sobrevivir y vivir dignamente. Una alimentación adecuada, espacio para desarrollarse y moverse, además de visitas periódicas al veterinario.

Antes de preferir una tortuga como mascota, es necesario tener en cuenta el compromiso de criar un animal tan longevo. Principalmente, cuando se regala una tortuga a un niño.

¿Cómo calcular la edad de una tortuga domestica?

Cuando se trata de un animal salvaje, es bastante difícil apuntar con precisión para su edad. En cautiverio se vuelve más sencillo calcular la edad de una tortuga y estimar su expectativa de vida.

Se supone que un ejemplar promedio de tortuga acuática doméstica puede vivir cerca de 80 años. Siempre que tenga condiciones óptimas de desarrollo, claro está. Las terrestres poseen mayor expectativa de vida, pudiendo alcanzar los 150 años en cautiverio.

El método más utilizado para calcular la edad de una tortuga se basa en observar las líneas formadas en su caparazón. Es similar al método de contar los años de un árbol por medio de los anillos que componen su tronco.

El caparazón es una especie de estructura ósea formada por placas que son resultado de la evolución de sus costillas y vertebras. Estas placas óseas se encuentran envueltas por otras placas córneas conocidas como escudos.

Cuando son recién nacidas, las tortugas poseen placas muy pequeñas y lisas en la superficie del caparazón. Con el paso del tiempo, mientras van desarrollándose, los escudos acompañan el crecimiento de su cuerpo. A cada año se suman líneas sobre cada escudo. Son las conocidas como estrías de crecimiento.

Por eso, para estimar la edad de una tortuga, se pueden contar las líneas que componen su caparazón.

¿Cómo mejorar la expectativa de vida de una tortuga domestica?

La expectativa de vida de una tortuga domestica depende básicamente de los cuidados proporcionados por su dueño.

En el caso de tortugas acuáticas, es necesario elegir una buena pecera y tener mucho cuidado con la potabilidad del agua y la higiene del interior del ambiente.

Las tortugas terrestres pueden ser criadas libremente en el hogar, especialmente en caso de que se cuente con un área verde. O comprarles un terrario para asegurar su bienestar.

En ambos casos, el animal necesita de espacio para moverse. Por eso, la pecera y/o el terrario deben superar en 4 o 5 veces el tamaño de la tortuga. Necesitan contar con luz solar y/o iluminación directa. Los climas cálidos son ideales para su desarrollo y la temperatura no debe ser inferior a 24ºC.

Otra clave es la alimentación. Existen piensos comerciales específicos para tortugas acuáticas y terrestres, de acuerdo con su fase de crecimiento. Esa debe ser la base de una dieta equilibrada.

Para complementar una buena alimentación se deben ofrecer abundantes frutas y verduras. Se evitarán los cítricos, las bananas y las coles en general (principalmente la espinaca).

La edad de una tortuga es un aspecto revelador sobre su crianza. La tenencia responsable es la mejor forma de prevenir enfermedades y prolongar su expectativa de vida.