Cómo cuidar una tortuga de tierra

Antonia Tapia · 19 abril, 2015

Las tortugas de tierra son mascotas que quizás uno podría imaginar que no necesitan de muchos cuidados, pero lo cierto es que requiere la misma atención que cualquier otro animal. A continuación, te ofrecemos algo de información acerca de cómo cuidarla. Con estos sencillos consejos, harás que tu amiga se sienta bien, además de proporcionarle la atención adecuada para que viva mucho tiempo.

Consejos de cómo cuidar una tortuga de tierra

Si vives en un apartamento no te preocupes. Puedes crear el ambiente ideal para tu tortuga. Puedes hacerle su espacio con una caja o un recipiente de plástico. Procura que tenga por lo menos, unos 60 X 90 centímetros de base por unos 30 centímetros de profundidad. No utilices una pecera, pues se crearía tanto calor dentro que podría sufrir y morir. Coloca una lámpara de amplio espectro cerca de su caja, ya que les gusta la luz solar. Además puedes colocarle piedras o troncos para que se divierta: les fascina escalar.

tortuga

Para la hora de dormir necesitará un lugar oscuro donde esconderse. Puedes hacer este refugio con una caja o, mejor todavía con una maceta volcada. Coloca algo de arena en la base, eso la hará sentirse cómoda.

Además les encanta remojarse, así que busca un recipiente lo suficientemente profundo para que pueda darse baños regulares. Cubre con agua hasta unos 3 centímetros. La intención es que tu tortuga se remoje y que el agua no la cubra por completo, pues a diferencia de las especies de agua, no son buenas nadadoras y podría ahogarse.

Si por el contrario, tienes un patio o un jardín solo deberás procurarle un espacio para que pueda esconderse y en dónde refrescarse. Deberás observarla con detenimiento, pues son excelentes escaladoras y excavadoras y es muy probable que se pueda escapar.

En cuanto a su alimentación, debes tener en cuenta que después de tomar sol y refrescarse es lo que tu amiga más disfruta. Son animales omnívoros y lo mejor es que le suministres una dieta balanceada. Suelen comer muy temprano por la mañana. Debes intentar darle de comer caracoles, lombrices o grillos. Si quieres algo menos silvestre, puedes alimentarla con alimento especial o con comida para gatos reducida en grasas. Complementa esa dieta con lechuga, tomates, manzanas, fresas o incluso moras. Procura que sean frescas. Como dato importante, no les des carne molida porque suele contener mucha grasa. Tampoco les des carne de pollo, ya que puede tener salmonela.

Algo que debes tener en cuenta es que las tortugas de tierra suelen hibernar. Antes de que tu tortuga entre en este proceso, deberás comprobar que se encuentre bien de salud. Si no ha adquirido una buena dotación de reservas grasas es probable que no sobreviva el proceso. Es recomendable que solo la lleves a esta situación, si estás interesado en la crianza, si no pasarías parte del año teniendo una mascota dormida.

Si la tienes en el exterior, deberás protegerla de posibles depredadores como perros, gatos, roedores o aves, así como también del clima (heladas o lluvias muy fuertes). Algo que puedes usar es una transportadora de perros con una cama de tierra suelta y hojas. Deberás mantener la humedad dentro para que tu amiga no se deshidrate. Al despuntar la primavera, tu tortuga despertará de su sueño.

Crianza de tortugas

tortuga 2

Dedicarte a la crianza de las tortugas de tierra es una actividad interesante, pero tienes que ser muy responsable para llevarla a cabo. Si piensas tener un criadero es fundamental que te informes con un veterinario. También debes tener en cuenta el cuidado de las crías, así como saber si les encontrarás un hogar o te las quedarás.

Necesitarás una pareja de tortugas sexualmente maduras, esto es alrededor de los cinco años. El periodo de apareamiento comienza en otoño. Para que tus mascotas tengan mejores crías, deberás bajar un poco su temperatura entre los 10 y los 15°C en los meses de diciembre a febrero. Te darás cuenta que comienzan a comer menos y a buscar tranquilidad: no las molestes. Simplemente asegúrate de que la hembra consume suficiente calcio y vitamina D3.

Para el nido y la incubación de los huevos, pide asesoría a tu veterinario de cómo protegerlos para que tengan la temperatura ideal. El tiempo en que eclosionen los huevos es de entre 60 y 120 días. Por eso será mejor que te asesores para que obtengas el mayor éxito posible.