La alimentación ideal de una tortuga

Francisco María García 1 octubre, 2017

La alimentación ideal de una tortuga debe ofrecer los nutrientes necesarios para alcanzar el desarrollo óptimo de su especie. Así es posible conservar su estado de salud y convivir armoniosamente con el ambiente a su alrededor.

Una mascota ideal

Las tortugas componen la familia de los reptiles junto a yacarés y cocodrilos, serpientes, lagartos e iguanas. Y, sin duda, representan el ejemplar más amigable a la convivencia con humanos. 

Son una excelente opción de primera mascota para los niños, pues suelen enseñar sobre la responsabilidad de cuidar una vida animal. Todo ello sin exigir mucho tiempo o grandes espacios. Poseen carácter independiente, tranquilo y se adaptan fácilmente.

Sin embargo, también necesitan atención para desarrollarse saludablemente y una dieta apropiada para equilibrar su organismo. Por eso, proponemos consejos simples para elegir la alimentación ideal de una tortuga y no equivocarse en su crianza.

Dos tortugas en una piedra
Fuente: neusitas

¿Cómo elegir la alimentación ideal de una tortuga doméstica?

Las tortugas domesticas se dividen en dos grandes grupos: las acuáticas y las terrestres. Cada una necesita cuidados específicos para preservar su buen estado de salud.

Cuidando de una tortuga acuática

Cuando se elige crear un animal marino en un ambiente artificial, es fundamental poner mucha atención en el acondicionamiento de su hábitat.

El primer paso es elegir una pecera adecuada. Las tortugas necesitan espacio para nadar y moverse libremente. Es fundamental para fortalecer su cuerpo y equilibrar su metabolismo.

Por eso, las dimensiones de la pecera deben corresponder a por lo menos 4 veces el tamaño del animal.  Cuanto más amplio el espacio, mejor será la calidad de vida de tu tortuga acuática.

El segundo paso es preparar la pecera correctamente. No basta con llenarla de agua. La pecera debe tener 2 ambientes: una piscina (la “parte mojada”) donde nadar y una parte seca por encima del agua donde pueda tomar sol, secarse y descansar.

Las tortugas acuáticas se hidratan, respiran y se alimentan bajo el agua. Por eso, es indispensable proporcionar agua limpia y fresca para conservar su salud. Lo ideal es que la pecera cuente con un sistema de filtros y que se haga una limpieza semanal de su interior.

Alimentación ideal de una tortuga acuática

Las tortugas marinas son omnívoras. En su hábitat natural, suelen alimentarse de algas y otras plantas acuáticas, pequeños peces, crustáceos y moluscos. Durante su primera fase de crecimiento (hasta alcanzar la fase adulta), requieren mayor cantidad de proteínas.

Existen piensos comerciales especiales para tortugas acuáticas. Es una excelente opción para garantizar una dieta nutricional balanceada en cada fase de su vida.

Sin embargo, la alimentación ideal de una tortuga acuática debe integrar elementos naturales y frescos en su dieta diaria. Frutas, verduras, algas, carne de pescado cruda, pequeños mariscos y crustáceos.

Cuidando de una tortuga terrestre

Las tortugas terrestres necesitan menor acondicionamiento del ambiente. Se puede optar por dejarlas sueltas en el hogar, especialmente cuando se cuenta con un jardín o área verde natural.

Sin embargo, lo ideal para estar más seguro es comprar un terrario. La lógica de tamaño es igual al de la tortuga acuática. El espacio debe ser de 4 a 5 veces mayor que el animal y contar con higienización semanal.

Alimentación ideal de una tortuga terrestre

Las tortugas terrestres son esencialmente herbívoras. En su hábitat natural, consumen mucho menos proteínas que sus parientes acuáticas. Pero pueden consumir pequeños insectos y lombrices, principalmente durante su fase de mayor desarrollo.

También existen piensos comerciales indicados para tortugas terrestres. Deben ser usados como base nutricional, pues ofrecen proporciones adecuadas a la edad de tu mascota.

La alimentación ideal de una tortuga terrestre debe ser complementada. Entre estos suplementos están los vegetales, frutas, flores, hierbas, pequeños trozos de carne cruda y lombrices.

También necesitan un alto aporte de calcio y fosforo para mantener su caparazón fuerte y resistente.

Alimentos a ser evitados en la alimentación ideal de una tortuga

Aunque a las tortugas les agrade una alimentación variada, algunos alimentos deben ser evitados para conservar su estado de salud.

  • Frutas: preferir peras, manzanas y melones. Evitar plátanos y frutas cítricas.
  • Verduras: lechugas a voluntad. Evitar espinacas, habas, espárragos, champiñones, pimientos, batatas, remolacha y calabaza.
  • Carnes: evitar carnes blancas y rojas con alto nivel de grasa.

Jamás se debe ofrecer comidas humanas cocinadas, condimentadas y/o industrializadas a las tortugas. Les puede ocasionar problemas digestivos graves. Otro buen consejo es preferir verduras y frutas orgánicas, evitando la ingestión de fertilizantes tóxicos.

Te puede gustar