El sufrimiento de una tortuga por culpa de la contaminación marina

Caridad Torcuato 18 agosto, 2015

Hoy nos hemos levantado con una triste historia que de nuevo nos lleva a reflexionar sobre los efectos negativos de la acción del ser humano sobre la naturaleza. En concreto, en lo referente a los deshechos continuos que lanzamos al medio ambiente, y en este caso, sobre el mar.

Así es de cierto que, hemos visto cómo un grupo de investigadores, los biólogos marinos Nathan Robinson y Christine Figgener, ha hecho llegar a la sociedad las imágenes alarmantes, dolorosas y duras, del sufrimiento de una tortuga olivácea, que fue rescatada de entre las aguas, con un cuerpo extraño en uno de los orificios de su nariz. Este objeto desconocido era nada menos que una pajita, o como se conoce en otros lugares, caña o sorbete de plástico, que el animal tenía incrustado en su nariz.

Las imágenes no dejan ninguna duda sobre el enorme trabajo que tuvieron ambos científicos para extraer esta pajita a la tortuga, motivado obviamente, por la situación tan dolorosa que la criatura estaba pasando. Además de la preocupación por parte de todo el equipo científico, del dolor tan grande y el miedo que estaba sintiendo esta criatura marina.

Al fin, con mucho esfuerzo, el objeto fue extraído para satisfacción y consuelo de todos. Hay que resaltar que la pajita o caña medía unos 10 centímetros de longitud.

Lugar donde ocurrieron los hechos

tortuga

El lugar concreto donde ocurrió este hecho fue en la zona de Guanacaste, territorio marino de Costa Rica. Aunque hay que pensar que el lugar en sí es lo de menos, porque estos problemas están ocurriendo en muchas partes del mundo, motivados por la desagradable y contaminante basura marina de “nuestros propios deshechos”.

Las imágenes de todo el proceso por el que tuvo que pasar la tortuga fueron grabadas por los propios científicos, que posteriormente subieron a la red, consiguiendo que en YouTube haya sido visto por más de 2 millones de usuarios.

Aunque os podemos asegurar que las imágenes pueden dañar la sensibilidad de las personas.

Todavía tenemos en la retina otra triste historia que, curiosamente afecta también a una tortuga, que fue terriblemente dañada por los efectos que en este caso le provocó un separador de plástico de latas de bebidas, y cuyas secuelas en su cuerpo son irreversibles de por vida. Nos referimos a la tortuga por desgracia llamada “cacahuete”.

Preocupación por la contaminación marina

perro salva a un bebé delfín

Los datos que poseemos sobre la contaminación marina son devastadores y muy alarmantes.

Según un estudio publicado por la revista Science durante el año 2010, se lanzaron al mar una media de ocho millones de toneladas de plásticos.

Tal como explica a modo de ejemplo una de las autoras del estudio, Jenna Jambeck, con esta cantidad de residuos habría cinco bolsas de la compra llenas de plásticos cada 30 centímetros si se colocara toda esa basura a lo largo de las costas de la Tierra, o el equivalente de llenar más de 10.000 camiones con ellos.

Pero si conocer estos datos nos puede dejar petrificados y también tristes, el futuro no es más alentador; al contrario, es todavía más desolador.

Ya que para el 2015 se espera que se lancen al mar más de nueve millones de toneladas de plástico, pudiendo llegar al 2015 con una cantidad total acumulada de 155 millones de toneladas de residuos de plástico en nuestros mares y océanos. ¡Más que preocupante!

Por ello desde Mis animales hacemos un llamado a la conciencia de todos, a la reflexión personal, que nos motive a cada uno de nosotros para luchar y buscar las formas en las que se puede contribuir a erradicar, o por lo menos disminuir, este terrible problema que tiene la humanidad entera y que por desgracia nos afecta a todos los habitantes de este planeta, tanto humanos como animales y vegetales.

Te puede gustar