Supersticiones sobre los gatos

Alba Muñiz 1 julio, 2018
Hay mitos, leyendas y, por supuesto, verdades, sobre los felinos; por ejemplo, todo el mundo ha oído hablar sobre la mala o buena suerte de los mininos negros

Desde que empezaron a relacionarse con los humanos, los mininos no han pasado desapercibidos y han provocado reacciones de todo tipo. Por eso, no resulta extraño que se hayan generado, a lo largo de la historia, distintas supersticiones sobre los gatos, muchas de las cuales aún persisten.

Prólogo sobre las supersticiones sobre los gatos

La superstición puede definirse como aquella creencia contraria a la razón. Y los mininos parecen ser los campeones del reino animal en suscitar estas cuestiones.

Y es que la fascinación o el amor incondicional que provocan estos animales es en algunas personas, en otras troca en recelo. Quizá a muchos les cueste entender que estos felinos nunca serán sumisos con los humanos como los perros…

Lo cierto es que buena parte de las supersticiones sobre los gatos surgieron en la Edad Media, en una supuestamente civilizada Europa. Así, al igual que las mujeres consideradas brujas, muchos felinos terminaron quemados en la hoguera.

Este odio o temor irracional hacia los mininos los hizo casi desaparecer y el territorio europeo comenzó a llenarse de roedores que repartieron la ‘peste’ a diestro y siniestro. Pero si humanos y gatos lograron sobrevivir a esta etapa oscura, también lo hicieron las supersticiones. A continuación, te contamos algunas de las tantas que hay al respecto.

El gato negro y la mala o buena suerte

Gato negro: buena o mala suerte

En el medioevo se originó la creencia de que los gatos negros eran la encarnación de las brujas durante la noche. Hoy día, aún muchos suponen que si un felino de este color se cruza en sus caminos les acarreará mala suerte y sobrevendrán muertes y epidemias. Sin embargo, algunos piensan exactamente lo contrario.

Pero hay otras supersticiones en relación a los mininos negros y que varían según los lugares. Por ejemplo:

  • Todo gato negro posee un pelo blanco. El que sea capaz de arrancarlo sin que el animal lo arañe contará con un amuleto que le proporcionará éxito en el amor y lo hará ganar gran cantidad de dinero.
  • Las mujeres de los pescadores que tienen un minino negro en sus casas se aseguran que sus maridos regresen a salvo del mar.
  • Si un animal de estas características aparece en el debut de una obra de teatro, la suerte acompañará a la pieza. Pero si algún miembro del elenco daña al minino, ocurrirá lo contrario.
  • Un gato negro como regalo de bodas, o que se cruce con la novia a la salida de la iglesia, asegura muchos años de amor a la pareja.
  • Si tocas a un minino de este color antes de participar de un juego de azar, la fortuna estará de tu lado.

Las supersticiones sobre los gatos, al igual que nuestros amigos maulladores, son de todo tipo y color, y se fueron desperdigando por buena parte del planeta. Recopilamos algunas de ellas y te las contamos.

Supersticiones más allá del color del minino

La lista de creencias sin demasiado sentido sobre los gatos se fue multiplicando y generando distintas versiones transmitidas a lo largo del tiempo y diseminadas por diversos puntos del mapa. Entre ellas:

  • Los mininos huelen la muerte y perciben a los fantasmas. Si se suben a la cama de una persona enferma, es seguro que esta morirá. Y si se acerca a un difunto, la desgracia caerá sobre la familia.
  • Si escuchas estornudar a uno de estos animales, la buena suerte te acompañará.
  • Atravesar un arroyo cargando un gato trae mala suerte.
  • Mecer a uno de estos felinos en una cuna genera fertilidad a la pareja.
  • Un felis catus enterrado en un campo asegura una cosecha exitosa.
  • Si el animal es testigo de una discusión en el hogar repartirá chismes sobre la familia por todo el pueblo.
  • Si el minino abandona una casa, sobrevendrán las enfermedades. Y, si lo matas, tendrás 17 años de mala suerte.

Los mininos y el clima

Gatos: mitos y leyendas

Son diversas también las supersticiones que relacionan el comportamiento de los gatos con distintos fenómenos meteorológicos. Entre ellas:

  • Si el animal se lava detrás de las orejas, pasa mucho tiempo boca arriba o mira fijamente por la ventana, seguro que lloverá.
  • Cuando corre como loco por toda la cosa, arañando cortinas y almohadones, se avecina mucho viento.
  • Si duerme con sus patas bajo el cuerpo, se aproxima el tiempo frío.
  • Si se sienta de espaldas al fuego habrá tormenta de nieve.

Algunas verdades sobre los felis catus

También se creía –o se cree– que soñar con gatos es presagio de inminente mala suerte. La realidad es que si te despojas de prejuicios y aceptas a los mininos tal como son, probablemente serás una persona afortunada en muchos sentidos.

Y es que estos animales tienen mucho afecto para brindarnos y es imposible aburrirse con su grata compañía. Pero si esto fuera poco, está comprobado, por diversos estudios, que la convivencia con los felis catus es beneficiosa para la salud física y psíquica de las personas.

Así que ya lo sabes, mejor que un souvenir de la buena suerte que mueva su pata delantera izquierda, es compartir tu vida con un minino de carne y hueso, cualquiera que sea su color.

Te puede gustar