¿Cuál es el síndrome del gato paracaidista?

Francisco María García · 28 febrero, 2018
Se trata de que el ímpetu de los felinos les hace confiarse en que siempre alcanzarán sin problemas el lugar escogido para saltar; el problema reside en que hay a veces que no es así, y el animal puede sufrir una grave caída, que puede llegar a tener consecuencias irreversibles, tales como importantes lesiones e incluso la muerte

El síndrome del gato paracaidista está entre los primeros lugares del ranking de visitas al veterinario. A pesar de ser famosos por su capacidad de caer en buena posición, los felinos sufren a diario caídas desde diversas alturas.

Algunos lo llaman también síndrome del gato volador; los felinos, por diferentes causas, se lanzan al vacío sin medir la verdadera distancia. Cuando tienen el espacio suficiente, se dan vuelta en el aire y se alargan para caer con menos impacto; de ahí el efecto paracaídas.

El problema está cuando se lanzan de alturas mayores desde donde el impacto es muy fuerte. En estos casos se pueden producir lesiones de mucha gravedad.

Gato saltando

Características que influyen en el síndrome del gato paracaidista

  • La edad. Los gatos más pequeños son más propensos a sufrir estos accidentes. No cuentan con la experiencia suficiente para el salto. Su curiosidad es una de las mayores debilidades y pueden perseguir cualquier objeto o animal que les cause interés. El resultado puede ser que no miden las distancias y suelen caer muy mal.

Los mininos adolescentes pueden encontrarse en una etapa de pleno enamoramiento. Por lo tanto, suelen saltar desde cualquier ventana para perseguir a una hembra en celo; como pasa con las personas, en este estado están muy distraídos y no miden los riesgos.

  • Falta de esterilización. Los felinos que no están esterilizados suelen ser más audaces y proclives al síndrome del gato paracaidista. Su instinto sexual los hace salir en busca de su presa cada vez que pueden escaparse. Generalmente los lugares elegidos para la huida son ventanas y balcones.

Hay que recordar que, para analizar el síndrome del gato paracaidista, el género no es determinante; tanto machos como hembras pueden sufrirlo sin distinción. A diario acuden a urgencias veterinarias diferentes felinos que han caído desde gran altura. Algunos pueden salvar sus vidas, pero otros lamentablemente fallecen como consecuencia de las lesiones.

¿Se cura el síndrome del gato paracaidista?

La respuesta es negativa, aunque el animal puede madurar y adquirir mayor experiencia en sus saltos. Pero lo cierto es que seguramente repetirá este tipo de acciones en cuanto tenga una oportunidad.  Las lesiones y el sufrimiento no pueden frenar un nuevo impulso.

Gato salta y no llega

Tal vez esterilizar al felino sea una forma de disminuir algo su tentación de escapar la próxima vez. Pero no es una medida totalmente segura, y si mantienen el instinto, volverán a hacerlo.

Cómo prevenir el síndrome del gato volador

Con esta información de que no hay cura, y sabiendo que las consecuencias pueden llegar a la misma muerte, lo importante es prevenir.

  • Esterilizar al gato. Esta acción permite que el animal no desee escapar con tanta intensidad; con ello, las posibilidades de que huya en busca de compañía serán menores.
  • Adoptar una compañía. Traer a casa otro felino de igual o diferente sexo es una gran opción. Le ofrece una compañía para compartir sus momentos, lo mantiene entretenido y alejado del peligro. Antes de saltar en busca de otro animal, elegirá a su amigo en casa.
  • Juegos interactivos. También ayuda mucho aportar al gato juegos que lo hagan sentir importante y capten su atención.
  • Alejarlos de zonas de riesgo. Hay que mantener a nuestras mascotas felinas en ambientes alejados de aberturas peligrosas por donde puedan caer; la curiosidad es muy fuerte en los gatos.
  • Adaptar ventanas y balcones. En las grandes ciudades puede resultar imposible alejar a los felinos de las alturas. Por este motivo es conveniente cubrir estos lugares con mosquiteras para que no puedan pasar. Así podrán observar todo lo que deseen sin riesgo de un accidente.

Primeros auxilios para accidentes por el síndrome del gato paracaidista

Si, a pesar de todo, el accidente se produce, hay que actuar de inmediato. En primer lugar, no debemos bloquearnos y mantener la mente fría para poder tomar las medidas necesarias.

Gato: caída desde la altura

En realidad, los propietarios no podemos hacer gran cosa en los primeros auxilios. Pero algunas acciones mínimas pueden convertirse en una situación de vida o muerte del gato.

Si la caída fue de una altura intermedia y no se ven lesiones exteriores, hay que recurrir a un veterinario para hacer un chequeo. Las lesiones internas pueden provocar graves consecuencias a posteriori.

Si hay lesiones externas o la mascota no se mueve, hay que llamar a urgencias veterinaria y no mover al animal. Sólo estar a su lado, mientras llega la ayuda de un profesional, será de utilidad para la tranquilidad del animal.