La agilidad del gato

Virginia Duque Mirón · 23 diciembre, 2017
Esta cualidad de los felinos tiene que ver con su estructura ósea y con su musculatura, desarrollada de manera asombrosa

Dicen que los gatos siempre caen de pie. Lo cierto es que pocas veces habremos visto caer a un gato de otra manera, por no decir ninguna. Además de esta capacidad, este animal ha demostrado ser uno de los más ágiles del mundo. ¿Qué es capaz de hacer y a qué se debe la agilidad del gato? ¡Te lo contamos!

A qué se debe la agilidad del gato

Los gatos son capaces de trepar, correr, saltar y esconderse de las formas más inhóspitas y asombrosas. ¿A qué es debido? Pues bien, los gatos nacen dotados de una gran flexibilidad, así como de una estructura física y muscular que les confiere estos ‘dones’. Su estructura ósea juega un papel muy importante en esto.

¿Te gustaría saber por qué los gatos tienen la capacidad de moverse y doblarse como lo hacen? Pues te contamos a continuación cómo está formada su estructura ósea.

La estructura ósea del gato le confiere agilidad a este

El esqueleto y los músculos felinos

Comenzando por las vértebras, en el gato los discos dispuestos entre estas son más gruesos, por lo que las conexiones entre disco y disco son menos rígidas que en nuestro caso y en el de otros muchos animales. Por tanto, esta falta de rigidez permite que el animal pueda moverse con mayor flexibilidad.

Los gatos tienen la costumbre de caminar de puntillas. Esto ha permitido que con el paso del tiempo los huesos de su pie y de sus patas se alargaran, de ahí  que pueda dar pasos más largos. Por otro lado, apoyando solo las puntas del pie, el impulso para saltar es mayor y el empuje a la hora de correr o escabullirse también.

Como añadido, los músculos felinos funcionan como muelles, y presentan una flexibilidad mucho mayor que la de otros animales. Se les asemeja con una cuerda de puenting, capaces de estirarse y contraerse, lo que permite que el gato pueda saltar longitudes de varias veces su altura.

Por ejemplo, cuando un gato quiere saltar, los músculos de las extremidades traseras, los cuales están formados por diversas fibras, se contraen de una forma increíble. Cuando se relajan, hacen de catapulta dando un impulso enorme al animal.

Los gatos sobreviven a caídas

¿Hasta dónde llega la agilidad del gato?

Los gatos son capaces de realizar muchos gestos inéditos debido a su agilidad. Estos son algunos:

  • Trepar. Los gatos son de las pocas mascotas que tienen la facilidad de trepar un muro, un árbol o cualquier cosa que se les ponga por delante. No es raro encontrarlos encima de la barra de una cortina, por ejemplo.
  • Saltar y correr. Debido a sus músculos que actúan como muelles, el gato alcanza enormes velocidades. Andar de puntillas, como comentamos anteriormente, le permite coger un impulso tremendo a la hora de saltar. Alcanza incluso cinco veces más de su altura con un salto.
  • Estiramiento. Si hemos visto alguna vez a un gato estirarse, hemos notado que es capaz de alargar mucho su cuerpo. Esto demuestra la amplia flexibilidad que tiene debido a sus ‘muelle-músculos’ y las formas de sus huesos.
  • Caer de pie. Esto es lo más conocido de los gatos, después de su curiosidad. Se sabe que el regulador del equilibrio se encuentra en la parte interna del oído. Pues bien, esa es una parte que los gatos tienen muy desarrollada, y es lo que les permite seguir en equilibrio incluso mientras están en el aire. En esto forma parte la columna vertebral, la cual es capaz de igualarse con su cuello haciendo un efecto paracaídas que va frenando la velocidad hasta llegar al suelo. ¡Asombroso!

¿Qué te ha parecido saciar tu curiosidad sobre la agilidad del gato? Un animal que dicen que es misterioso, algo que tendremos que llegar a creer ya que siempre nos está sorprendiendo.