¿Por qué esterilizar a tu gato?

Francisco María García 17 octubre, 2017

La esterilización o castración de animales domésticos es un signo de responsabilidad. No sólo es la manera de evitar la procreación sin control y muchas veces indeseada, sino el abandono. Las ventajas son muchas teniendo en cuenta que, además, disminuyen los trastornos de conducta asociados al celo. Por ello, a continuación, veremos algunas razones sobre porqué esterilizar a tu gato.

Esterilizar a tu gato: ¿una buena decisión?

Muchas personas dudan acerca de los beneficios que trae la esterilización de su mascota. Consideran que, al hacerlo, privan al animal de la reproducción.

Si bien esto es cierto, más importante es considerar que esta decisión previene la procreación sin control, las crías no deseadas y el posterior abandono.

El gato Bengala es de origen estadounidense.

Los gatos son animales muy fértiles que tienen varios celos al año y en cada camada pueden dar hasta 7 gatitos. Muchos de los cuales, lamentablemente terminan sobreviviendo en la calle.

Al esterilizar a tu gato se opta por una actitud responsable frente a la capacidad de elegir.

¿Qué es la esterilización?

La esterilización /castración es un procedimiento rutinario para el veterinario que no involucra riesgo alguno para la mascota.

Se puede presentar de diversos modos y difiere al tratarse de un macho o una hembra. Ahora bien, consiste en lo siguiente:

  • En las hembras:

    • Extirpación de las glándulas sexuales: se le extraen los ovarios y el útero. En este caso se realiza una intervención quirúrgica con anestesia general.
    • Si no se desea la extirpación, puede optarse por una ligadura de trompas al cortar los oviconductos.
  • En el caso de los machos:

    • Extirpación de los testículos mediante intervención quirúrgica.
    • En su defecto, una vasectomía en la que se cortan las vías espérmicas.

Hay diferencias respecto de estos métodos, tanto en las hembras como en los machos. En los machos se quita tanto la capacidad reproductiva como el celo, porque se extirpan los órganos sexuales. Mientras que en la segunda opción (ligadura de trompas y vasectomía) los órganos se mantienen y sólo se quita la capacidad de reproducción.

Si lo que se busca es evitar las conductas asociadas a la época de celo, lo ideal es ir por la extracción de los órganos. Estas conductas son casos como marcar el territorio, maullidos o peleas, entre otras.

Ventajas de esterilizar a tu gato

  • Se evitan los embarazos no deseados.
  • Se controla la población de gatos y se evita el abandono y todo lo que ello conlleva.
  • En el caso del macho castrado, se reduce notablemente la práctica de marcar el territorio con orina durante la época reproductiva.
  • Para la hembra castrada, desaparecen comportamientos propios del celo tales como los maullidos.
  • En ambos se estabiliza la conducta. Se vuelven más tranquilos al desaparecer la ansiedad y el nerviosismo vinculado a la búsqueda de apareamiento y cambios hormonales.
  • Se reducen los problemas de salud vinculados a los órganos sexuales. En el caso de las gatas, aquellos riesgos asociados al parto y los problemas en el aparato reproductivo, así como tumores de útero o mamas. En los machos, disminuye el riesgo de sufrir enfermedades en la próstata o los testículos.

¿Cuándo realizar la esterilización?

Sobre este punto existen diversas opiniones, y por lo tanto es mejor consultar al veterinario.

Las posturas más tradicionales consideran que la edad ideal para la esterilización es después del primer celo, alrededor de los 6- 8 meses.

Gato en el veterinario

Sin embargo, actualmente muchos aconsejan esterilizar al gato antes de esa etapa, es decir, a los 4 o 5 meses. Evitando de esta forma el peligro de un embarazo sorpresa y las conductas asociadas al celo.

No obstante, es posible realizar el procedimiento (tanto la opción quirúrgica como la no quirúrgica), a cualquier edad del animal. Incluso si es adulto y ya ha tenido cría.

Cuidar el sobrepeso

Un temor extendido respecto a las consecuencias de la esterilización, es al riesgo de padecer obesidad. En este sentido, si bien el gato modifica sus necesidades nutricionales, el cuidado pasa sencillamente por controlar su alimentación. Comprar alimento especial para animales esterilizados y darle una comida equilibrada con el debido monitoreo es suficiente para evitar el sobrepeso.

En definitiva, esterilizar a tu gato resulta beneficioso. Para la mascota se reducen riesgos en su salud. Para la familia se evitan embarazos no esperados y conductas molestas. Y en el caso de vecinos y comunidad, al controlar la proliferación de animales en la calle.

Fuente de la imagen principal: Len Smith

Te puede gustar