Por qué esterilizar a una gata

Si convives con una mascota, tarde o temprano te plantearás el tema de la castración. En el caso de que tengas una hermosa minina, seguramente pasará por tu cabeza una postal digna de un almanaque: verla rodeada de sus bellos hijitos. Sin embargo, salvo que hayas tomado la decisión de que tu gata tenga cría porque te piensas quedar con los cachorros o sabes muy bien a quién dárselos para que los adopte responsablemente, sigue leyendo este artículo. Hoy te contamos las razones de por qué es importante esterilizar a una gata.

Conoce las principales razones para esterilizar a una gata

gata masha

Una minina sana es capaz de parir una gran cantidad de hijos a lo largo de su vida y probablemente muchos de ellos serán víctimas del abandono y terminarán viviendo en las calles o en un refugio, a la espera de que algún alma caritativa se decide a brindarles un hogar.

Por tal motivo, si tienes una gatita desde pequeña, el veterinario te recomendará que la esterilices a partir de los seis meses o antes de su primer celo (ten en cuenta que las razas de pelo corto suelen ser más precoces que las de pelo largo).  De todas formas, si adquieres o adoptas una minina adulta y no está castrada, lo ideal es que también tomes la decisión de hacerlo.

La castración de una gata implica la extirpación de sus ovarios y, en ocasiones, también de su útero. Esto, además de significar que ya no tendrá más celos, reduce drásticamente las posibilidades de que desarrolle cáncer de mama o de útero. También se evita la piometra y otras infecciones uterinas.

En el caso de los tumores mamarios, el riesgo de padecerlos es mucho menor si la operación se realiza antes del primer celo. Ten en cuenta que esta patología afecta a 1 de cada 4 mininas que no están esterilizadas y que, en el 80 por ciento de los casos, son tumores malignos que pueden expandirse hacia otros órganos y causar la muerte del animalito.

Entre las responsabilidades que tienes con tus mascotas está la de evitar que nazcan camadas no deseadas. Hoy te contamos por qué es importante que consideres la opción de esterilizar a tu gata.

Otros motivos que justifican la castración de una minina

Si nunca has tenido gatos antes y el tema del celo solo te afectó de soslayo con algún concierto de maullidos nocturnos a lo lejos, quizá te cueste entender por qué es importante el tema de la esterilización. Pero debes tener muy presente que la convivencia con una gata que no está castrada puede resultar una verdadera complicación. Por ejemplo, que la minina se escape en busca de machos. además de la posibilidad de que quede preñada:

  • Adquiera alguna enfermedad infecciosa a través de los mordiscos o por transmisión sexual como leucemia o inmunodeficiencia felina.
  • Resulte lastimada.
  • Se pierda.
  • Sufra un un accidente o sea agredida por alguna persona molesta por los ruidos que ocasiona.

Por tales motivos, esterilizar a una gata implica que tenga una esperanza de vida del 10 por ciento mayor.

Pero además, retener a una minina en celo dentro de las cuatro paredes de tu casa no es tarea fácil. Por eso, si la esterilizas, evitarás maullidos insistentes y marcaje con orina, heces y garras.

Información sobre la cirugía para esterilizar a una gata

Para tu tranquilidad, debes saber que la intervención quirúrgica para castrar a una minina es sencilla y se realiza en alrededor de 20 minutos. Y, una vez superados los efectos de la anestesia, el animalito puede regresar a su casa donde se recuperará en aproximadamente 24 horas.

Aunque las complicaciones posoperatorias no son comunes en estos casos, de todas formas debes prestar atención a cualquier señal que indique que algo no anda bien -fiebre, apatía, enrojecimiento de la herida, etc.- y consultar de forma urgente al veterinario si esto sucede.

Ten en cuenta que una gata puede ser castrada mientras está en celo o incluso estando preñada.

Sé un dueño responsable

gata embarazada

Como una forma de evitar la superpoblación, las protectoras tienen como política la esterilización de todos los animales que albergan y en esa condición los entregan a sus adoptantes.

Por eso, todos los dueños de mascotas deberíamos tomar conciencia del problema del abandono de camadas no deseadas y ser responsables en nuestro cometidos.

Si no podemos hacernos cargo de la descendencia de nuestros amigos peludos, tenemos que esterilizarlos. Y es precisamente en las protectoras donde podemos también encontrar asesoramiento y opciones más económicas para llevar a cabo este tipo de intervenciones quirúrgicas.

Así que ya lo sabes, si quieres a tu minina, considera seriamente la posibilidad de esterilizarla.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar