¿Las serpientes de cascabel usan sus escamas para almacenar agua?

11 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Los diferentes tipos de serpientes se han adaptado al hábitat en el que se encuentran para aprovechar al máximo los recursos que allí tienen disponibles.

¿Alguna vez te has preguntado cómo hacen las serpientes para sobrevivir en zonas donde el agua es un recurso escaso? ¿Podrían tener un sistema de almacenamiento del líquido vital en su cuerpo? Pues sí, las escamas de las serpientes de cascabel les permiten almacenar agua.

Veamos más acerca de este interesante tema a continuación. Sin embargo, antes de ello hemos de repasar algunos aspectos generales.

Clasificación de las serpientes de cascabel

En primer lugar, es importante diferenciar entre las serpientes, las culebras y las víboras. Se tienden a emplear indistintamente, pero existen diferencias entre ellas.

El término «serpiente» se utiliza para referirse al suborden de los reptiles (saurópsidos). Por tanto, con «serpiente» se hace referencia a todo el suborden, dentro del cual se encuentran las culebras y las víboras.

Las serpientes de cascabel forman parte del grupo de las víboras. En este caso, las serpientes de cascabel se encuentran clasificadas en el género Crotalus y son de las serpientes venenosas.

¿Cómo son las serpientes de cascabel?

El género Crotalus engloba a un total de 32 especies, con numerosas subespecies. Por esta razón, todas las especies poseen una cabeza con una forma triangular característica y sonajeros situados al final de su cola.

Otras características físicas de esta especie son los ojos con pupilas verticales, colmillos tubulares que se pliegan y un cuerpo grueso. Con respecto a los sonajeros de la cola, las serpientes pueden romperlos o perderlos, y las crías no los poseen.

Serpiente de cascabel en reposo.

Dentro de este género, cada especie muestra unos patrones de color propios en su piel. Entre las variantes de color se encuentran tonos marrones, grises y negros así como crema, amarillo u oliva.

Entre los patrones característicos de este tipo de serpientes se encuentran las bandas, las manchas o formas de diamantes. Sin embargo, algunas especies no poseen un patrón característico.

Distribución y alimentación

Las serpientes de cascabel son animales de sangre fría que hibernan durante los meses de frío. Con la llegada del calor, sobre el mes de abril, salen de hibernación y permanecen cerca de sus guaridas los primeros días.

Durante la hibernación, se guarecen en grietas de repisas rocosas, que reciben el nombre de guaridas de serpientes. En primavera y verano, estas serpientes migran hacia hábitats más ricos en alimentos.

Son animales de actividad nocturna, que cazan presas diferentes, normalmente roedores de pequeño tamaño. Una vez que han ingerido una presa, realizan la digestión ocultas e inactivas.

Estas serpientes se localizan en diferentes regiones, comenzando desde el nivel del mar hasta zonas montañosas, elevaciones de más de 3000 m. Otras especies, se encuentran en zonas desérticas, dependiendo esto de los tipos de serpientes.

Las serpientes de cascabel son bien conocidas por ser las más venenosas de Norteamérica. Sin embargo, existen otras razones por las que estos animales pueden resultar muy interesantes, más allá de su potente veneno.

¿Cómo usan las escamas para almacenar agua las serpientes de cascabel?

Algunas de las serpientes de cascabel que viven en el suroeste de EE.UU. muestran un comportamiento peculiar. Este es el caso de la serpiente de cascabel del oeste (Crotalus atrox), que posee un patrón de diamantes característico.

Se localiza en el Desierto de Sonora del sur de Arizona, y posee una técnica exclusiva para sobrevivir en este clima árido. Estas serpientes usan sus escamas para almacenar agua, para lo cual, cambian la posición de su cuerpo.

Crotalus atrox.

Para ello, aplanan dorsoventralmente sus cuerpos, formando una bobina enrollada. De esta manera, pueden recolectar todo el agua posible, independientemente de su cuál sea su estado físico (es decir, sea lluvia o nieve).

Según van acumulándose las gotas de agua, las escamas dorsales se unen, pudiendo así beber la serpiente. Debido a esto, el cuerpo de la serpiente tiene un diseño específico para poder almacenar el agua de esta forma. Asombroso, ¿cierto?

¿Cómo se descubrió la técnica de las escamas para almacenar agua?

Un grupo de científicos realizó un estudio sobre la serpiente de cascabel Crotalus atrox.  Para ello, se centraron en estudiar el papel de las escamas dorsales en la recolección de agua.

Serpiente cascabel adentrándose al agua.
Fotografía: Eric Heisey | Flickr.com

Para poder determinar cómo funcionaba esta técnica de recolección, se utilizó microscopia electrónica. De este modo, se observó como impacta el agua en la piel del animal.

Se pudo observar la presencia de una red o laberinto en la espalda de las serpientes de cascabel. También se comprobó en otras dos especies de la familia, Lampropeltis splendidaPituophis catenifer.

Se estudió el comportamiento de estas dos serpientes con respecto a la recolección de lluvia y era diferente. Solo ciertas especies de serpientes de cascabel muestran este comportamiento para sobrevivir en entornos calientes y xéricos.

No obstante, el resto de serpientes que viven en el desierto han desarrollado técnicas propias. Estas técnicas permiten que estas serpientes puedan obtener hidratación en climas áridos como el desierto.

El desarrollo de este método, usar las escamas para almacenar agua, es una gran estrategia evolutiva. Por lo tanto, gracias a ella, estas serpientes han podido prosperar en regiones tan complicadas como los desiertos.