Rhacodactylus leachianus: cuidados en cautiverio

16 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El gecko gigante de Nueva Caledonia no es un reptil para principiantes en lo que a la manipulación se refiere.

Rhacodactylus Leachianus, también conocido como gecko gigante de Nueva Caledonia o simplemente gecko gigante, es la especie de mayor tamaño dentro del grupo de estos reptiles. No obstante, también tiene otra característica que lo hace único: sus desarrolladas cuerdas vocales.

El gecko gigante de Nueva Caledonia era poco común entre los aficionados a los reptiles, pero debido a la mejora de su éxito reproductivo en cautividad, ahora es fácil conseguir ejemplares. Eso sí, es el gecko más caro del mercado. En las siguientes líneas descubrirás todos los cuidados que necesita Rhacodactylus Leachianus.

Consideraciones previas

En el pasado, Rhacodactylus Leachianus era extraído de su hábitat natural, los bosques húmedos de la isla de Nueva Caledonia, al este de Australia. Hoy en día, gracias a restricciones legislativas locales, está totalmente prohibido y regulado sacar ejemplares silvestres de la isla.

Por fortuna, este animal no se encuentra en peligro de extinción y, gracias al éxito reproductivo en cautividad, el tráfico ilegal es mínimo. Por el hecho de que estos geckos tarden mucho tiempo en llegar al estado adulto y que el número de puestas sea escaso, el precio por ejemplar es elevado, entre 600 y 1800 euros.

Antes de adquirir un ejemplar de Rhacodactylus Leachianus, se deben tener en cuenta 3 factores fundamentales:

  1. Estos reptiles necesitan cuidados diarios sin excepción. Si el tutor requiriese ausentarse algunos días, alguien debe cuidar del animal.
  2. La esperanza de vida del gecko gigante en cautividad ronda los 15 o 20 años, por lo que se debe pensar si se podrá cuidar de él tanto tiempo.
  3. Estos geckos son animales nocturnos muy ruidosos. Poseen fuertes cuerdas vocales que gozan de utilizar mientras el tutor descansa. Por ello, si no puede estar en una habitación apartada de la casa, mejor que no se adquiera.

Una vez entendidas todas las consideraciones previas a la adquisición de este bello animal, pasamos a explicar en detalle sus cuidados básicos en cautiverio. No te los pierdas.

Un gecko grande sobre un fondo blanco.

Cuidados el cautiverio de Rhacodactylus leachianus

El gecko gigante no es un animal social, por lo que no pueden mantenerse varios ejemplares en grupo. Es un reptil muy territorial que no dudará en saltar y agredir a cualquier congénere.

Con los humanos, siempre que se le trate con respeto y cuidado, este gecko es un animal tranquilo y poco agresivo. Eso sí, si se siente amenazado, saltará rápidamente de las manos. Además, tiene la capacidad de desprenderse de su cola, que se regenerará con el tiempo, pero con otro color.

El terrario

Rhacodactylus Leachianus puede llegar a medir más de 40 centímetros y además es un animal arbóreo durante el día y de suelo por las noches. Estas circunstancias hacen que el terrario ideal para un gecko gigante adulto no pueda tener un volumen inferior a los 120 litros, así como ser más alto que ancho.

Para los individuos más jóvenes —menores de un año de edad— es mejor tener un terrario de menor tamaño, donde no se sientan intimidados. En general, el gecko gigante estará cómodo en una instalación vertical, donde el fondo sea opaco y de espuma y la puerta sea de apertura frontal.

Con respecto al sustrato, hay muchos que pueden funcionar bien. Por ejemplo, tierra orgánica, fibra de coco, tierra a base de turba, papel de periódico, etc. Si lo que se desea es imitar todo lo posible su entorno, lo mejor es colocar una base de tierra con mantillo y fibra de coco por encima.

A la hora de escoger el sustrato, otra cuestión que se debe tener en cuenta es que hay que cambiarlo completamente con relativa frecuencia. De este modo, se impide el crecimiento de bacterias y hongos patógenos que podrían poner enferma a la mascota.

Por último, algo que no puede faltar en el terrario de Rhacodactylus Leachianus son los lugares de ocultación. En la naturaleza, este animal permanece escondido en las grietas de los árboles y baja al anochecer para buscar alimento en el suelo.

Lo ideal sería colocar varios troncos altos dentro del terrario y en uno de ello un nido que conserve bien la humedad. Además, no está de más introducir refugios por el suelo del tanque.

Condiciones ambientales óptimas para Rhacodactylus leachianus

Dentro del terrario, deberán imitarse las condiciones ambientales que tiene este animal en la naturaleza. Nueva caledonia es un lugar cálido y húmedo. Por ello, dentro del tanque la temperatura debe mantenerse constante dentro de un rango de entre 22 y 26 ºC. Sea como sea, la temperatura nunca debe ser inferior a 18 ºC, ni superior a 28 ºC.

Los picos más altos de temperatura deben darse durante el día y, por la noche, rondar los 22 ºC. Para ello, son necesarios un calentador y un termómetro, de forma que pueda monitorearse constantemente la temperatura.

Existen distintos tipos de calentadores que pueden ir bien en un terrario para Rhacodactylus Leachianus. Las bombillas rojas de baja potencia colocadas en lo alto del tanque permiten que el suelo siempre esté algo más fresco, pero quizá se eleve demasiado la temperatura donde descansa el animal.

Otro factor crucial para el buen cuidado del gecko gigante es la humedad. Esta debe mantenerse en el 60 y 75 % por todo el tanque, a excepción del refugio del gecko, que siempre debe tener una humedad algo superior.

Dieta

El gecko gigante de Nueva Caledonia es un animal omnívoro que comerá casi cualquier cosa. En cautividad se debe controlar bien lo que come para que no aparezcan deficiencias nutricionales, que podrían ser mortales a largo plazo.

En cautividad, un gecko adulto se alimenta unas 2 o 3 veces a la semana y su dieta principal se basa en ratones vivos. Es muy importante que todos los animales de los que se alimenta Rhacodactylus Leachianus estén vivos y sean espolvoreados con calcio y vitamina D.

Además, estos animales deben comer también frutas frescas e insectos como grillos y cucarachas. Una alimentación equilibrada y variedad es la clave para la salud del gecko gigante, pues una dieta basada únicamente en roedores hará que el reptil engorde demasiado rápido.

Los geckos jóvenes suelen ser alimentados con grillos de tamaño pequeño, fruta, suplemento vitamínico y calcio unas 4 veces a la semana. Conforme crecen, se incluyen en su dieta ratones de tamaño pequeño.

La reproducción de Rhacodactylus Leachianus

Al ser animales extremadamente territoriales —sobre todo las hembras—, los individuos que se van a aparear deben estar en tanques diferentes donde hayan tenido suficiente tiempo para aclimatarse.

Los terrarios deben ser colocados uno junto al otro para que los animales puedan verse pero no tocarse. Solo cuando ambos ejemplares realicen conductas como el movimiento lateral de cabeza o ruidos concretos estarán listos para juntarse. El macho debe ser colocado en el terrario de la hembra.

Si la cópula tiene éxito, la hembra pondrá dos huevos, que deberán permanecer dentro del tanque en un rango de temperatura normal de entre 22 y 26 ºC. Si hace más calor, los huevos eclosionan antes pero las crías serán machos. Si la temperatura es más baja, las crías serán hembras.

Un gecko grande sobre un fondo negro.

Rhacodactylus Leachianus es una especie muy interesante, con colores llamativos y curiosos sonidos nocturnos. Es un animal que solo debería ser mantenido por tutores con mucha experiencia en reptiles pues, de otro modo, la convivencia puede ser complicada.

  • Cooper, W. E. (2000). Correspondence between diet and food chemical discriminations by omnivorous geckos (Rhacodactylus). Journal of Chemical Ecology, 26(3), 755-763.
  • Kophamel, S., Lebens, M., GÜNTHER, P., Wohlsein, P., PUFF, C., Fehr, M., & Mathes, K. (2018). Lipogranulomatous oophoritis in a Leachs giant gecko (Rhacodactylus leachianus). WIENER TIERARZTLICHE MONATSSCHRIFT, 105(3-4), 73-80.
  • Sound, P., Henkel, F. W., Langner, C., & Seitz, A. (2018). Thermal ecology and habitat utilization of Rhacodactylus leachianus from New Caledonia (Squamata: Diplodactylidae). SALAMANDRA, 54(2), 117-122.
  • Whitaker, A.H. & Sadlier, R.A. 2011. Rhacodactylus leachianus. The IUCN Red List of Threatened Species 2011: e.T176166A7191028.