¿Cómo se alimentan los grillos?

04 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Los grillos son insectos omnívoros con un aparato bucal especializado en masticar hojas y otros vegetales.

Los grillos forman parte de la dieta de muchos animales. Constituyen una fuente de proteínas muy valiosa para los criadores de reptiles, anfibios y aves, pero estos insectos también necesitan alimentarse.

La alimentación de los grillos es omnívora, pues comen tanto plantas como otros insectos, pero este balance depende del hábitat donde se encuentren. Cabe destacar que la dieta en la naturaleza de estos animales es diferente a la que mantienen en cautividad.

¿Cómo se alimentan los grillos en la naturaleza?

Como muchos otros animales salvajes, los grillos que viven en la naturaleza basan su alimentación en los elementos comestibles que estén disponibles a su alcance en el medio que los rodea.

Estos hexápodos ortópteros se alimentan normalmente de vegetales —hojas, semillas y raíces—, aunque es bastante común encontrar especies de régimen omnívoro e incluso algunas casi exclusivamente carnívoras, alimentándose de presas que capturan activamente o incluso de carroña muerta.

Sus preferencias alimenticias también dependen en gran medida del lugar donde vivan. Existen especies claramente arborícolas, otras se desarrollan en la vegetación arbustiva y muchas otras viven en zonas despejadas de vegetación herbácea. De hecho, no es raro encontrar grillos en los cultivos, pues a veces suponen una plaga para los agricultores.

Un grillo hembra sobre un fondo blanco.

Un aparato bucal masticador

Una forma de clasificar a los insectos es por sus estructuras bucales. Existen aparatos masticadores, perforadores o chupadores, sifonadores y lamedores. Los grillos tienen unas estructuras maxilares y mandibulares especializadas en la masticación, al igual que los saltamontes.

Alimentar grillos en casa

Los grillos son una excelente fuente de alimento para aves, algunos mamíferos —como ratas y ratones—, reptiles y anfibios. Aunque son un alimento muy recomendable, también suponen un gasto considerable para los criadores de animales insectívoros. Por esta razón, muchas personas optan por criar grillos en casa, para ofrecerlos como alimento a sus mascotas.

Las dietas caseras más comunes suelen ser restos de frutas, verduras, harinas, pan, salvado de trigo o avena y pienso de animales —existen piensos especializados para insectos—. Con este tipo de alimentación, los grillos suelen aumentar rápidamente de peso. La levadura también ha demostrado ser un suplemento nutricional muy valioso para el crecimiento de los insectos.

El limón, la berenjena, la cebolla o el pomelo están desaconsejados para la alimentación de estos insectos. Por último, entre las cuatro y cinco semanas suele ser el mejor momento para recolectar grillos para el consumo, justo antes de que se conviertan en adultos completos.

Los grillos son una buena fuente de proteínas

La proteína suele representar hasta un 60 % del peso seco de los invertebrados. Sin embargo, los insectos no suelen ser la única fuente de proteínas para las mascotas exóticas domésticas.

Sus proteínas son de peor calidad que las de los productos de animales vertebrados por la indegistibilidad de la quitina, que conforma el exoesqueleto de los grillos —y otros insectos— adultos. Aun así, contienen mucha menos grasa corporal que las larvas de escarabajos y otros insectos—como las zoophobas—.

La quitinasa, enzima que digiere la quitina, se encuentra en los peces, reptiles, aves y mamíferos insectívoros. También está representada en algunas frutas tropicales como el mango y la papaya.

¿Cómo dar de comer a un grillo?

Los grillos domésticos deben seguir una dieta variada y equilibrada. De su alimentación dependerá su valor nutricional y la salud de los animales que los ingieran. Tienes que tener en cuenta algunos aspectos fundamentales a la hora de alimentar a los grillos:

  • Es muy importante lavar previamente todas las frutas y verduras que ofrezcas a los grillos para eliminar posibles restos de insecticidas, que pueden resultar tóxicos para ellos.
  • Retira a diario la comida no ingerida para evitar su descomposición y la proliferación de hongos y bacterias.

Para mantener grillos en casa puedes comprar una caja alta con agujeros pequeños para la ventilación —cuidado con que no se escapen—. Colocar una malla de aluminio como tapa bien sellada también promueve el aireamiento de la instalación. Por lo demás, los grillos pueden vivir sin sustrato y se refugian en cartones de huevo.

También es importante que estos insectos tengan una fuente de agua permanente.

Grillos como alimento vivo.

Por raro que te parezca, los grillos también han sido estudiados como alimento potencial en dietas humanas. La quitina resulta una fibra alimentaria muy beneficiosa para la microbiota intestinal. Algunos países de Europa ya cuentan con una regulación sanitaria para los insectos como grillos para la alimentación humana.

  • Collavo, A. L. B. E. R. T. O., Glew, R. H., Huang, Y. S., Chuang, L. T., Bosse, R. E. B. E. C. C. A., & Paoletti, M. G. (2005). House cricket small-scale farming. Ecological implications of minilivestock: potential of insects, rodents, frogs and snails27, 515-540.
  • Antonio Aguirre-Segura & Pablo Barranco Vega. Revista IDE@ - SEA, nº 46 (30-06-2015): 1–13. ISSN 2386-7183 1. Ibero Diversidad Entomológica @ccesible. Clase insecta. Orden Orthoptera.