Qué son los animales mirmecófagos

Yamila · 14 marzo, 2018
Estas especies se definen por lo que que comen, lo cual refleja sus características físicas, como son las largas y pegajosas lenguas con las que cazan su alimento

Básicamente, los animales mirmecófagos son aquellos que se alimentan de hormigas y, en ocasiones especiales, de termitas. Si bien el oso hormiguero es el más conocido de la familia, también hay otras especies con los mismos hábitos gastronómicos. Conócelos a continuación.

Ejemplos de animales mirmecófagos

Con un gran poder de evolución y adaptabilidad al medio en el que viven, los animales mirmecófagos presentan una boca con menos dientes que otros mamíferos, largas lenguas viscosas para poder atrapar la comida, hocico largo para poder introducirlo en los hormigueros y fuertes garras para excavar la tierra. Estas especies son:

1. Pangolín

El nombre científico del pangolín –foto que abre este artículo– es Manis, vive en áreas tropicales de África y Asia, y su principal característica son las escamas en forma de placa que cubren por completo su cuerpo. Además, se pueden enrollar como una bola cuando están en peligro y usarlas como escudo.

Puede medir entre medio y un metro, las hembras son más pequeñas que los machos y ambos poseen unas fuertes patas que les permiten cavar. Carece de dientes, pero su poderosa lengua le permite conseguir su comida.

El pangolín vive solo o en pareja y cada año la hembra tiene una única cría (es vivíparo). En los últimos años las poblaciones han disminuido por causa de la caza para consumir su carne y sus escamas, las cuales se cree que tienen poderes medicinales.

2. Oso hormiguero

Sin lugar a dudas el oso hormiguero es el animal mirmecófago más conocido. ¡Incluso lleva en su nombre cuál es su actividad favorita! Así es, porque este animal –que no pertenece al grupo de los osos– pasa su vida buscando hogares de hormigas.

Oso hormiguero: lengua

Es un mamífero de unos 40 kilos de peso y 120 centímetros de longitud (más una cola de casi un metro de largo), y cuyo hocico cónico y alargado alberga una lengua de hasta 60 centímetros.

Su pelaje es de color negro, gris, blanco y marrón, y sus poderosas garras le permiten romper los hormigueros con una capacidad impresionante. Una vez que eso sucede, introduce su hocico y con la lengua consigue la comida. Debe ser muy rápido para que las hormigas no le piquen al defenderse.

3. Cerdo hormiguero

Es un mamífero nativo de África, concretamente mente de las sabanas y bosques, con hábitos nocturnos y solitarios. Si bien se parece al oso hormiguero por su largo hocico, y al cerdo por su cuerpo robusto, lo cierto es que está emparentado con las musarañas y hasta con los elefantes.

Cerdo hormiguero: características

Ataca nidos de hormigas y termitas, y atrapa la comida con su lengua viscosa. Excava su propia madriguera gracias a sus fuertes patas, posee un gran sentido del olfato y camina lentamente. Tiene una piel gruesa para protegerse de las picaduras de sus presas.

 

4. Numbat

Es un marsupial que vive en las áreas desérticas del suroeste de Australia, lamentablemente en peligro de extinción debido a la depredación por parte de animales introducidos por el hombre y a la destrucción de su hábitat.

Numbat: hábitat

El numbat, aunque no lo parezca, también está dentro del grupo de animales mirmecófagos, pero en este caso su dieta está formada por termitas únicamente. Cuenta con fuertes garras, larga y pegajosa lengua, hocico cilíndrico y paladar óseo para aplastar a las presas antes de tragarlas, tal y como sucede con los demás de la familia.

Además, es de hábitos diurnos y se pasa todo el día husmeando entre troncos, ramas caídas, rocas u hojarasca. Solo se juntan para aparearse durante el verano; cada temporada nacen entre dos y cuatro crías, las cuales inmediatamente después se ‘arrastran’ al vientre materno y se quedan sujetos a un pezón para alimentarse.