¿Qué sienten los perros al cambiar de dueño?

Mucha gente se pregunta si los perros siguen recordando a sus viejos dueños tras cambiar de hogar. La respuesta es «sí», pero no como tú crees. ¡Sigue leyendo!
¿Qué sienten los perros al cambiar de dueño?
Sara González Juárez

Revisado y aprobado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 11 febrero, 2024

Existen algunas ocasiones en que un can que ha pasado toda su vida en un hogar debe marcharse. Hay varias razones legítimas por las cuales esto podría ser una realidad: una mudanza, un fallecimiento, los problemas económicos o las diferencias difíciles de resolver con otros animales de la casa. En estas circunstancias es usual preguntarse: ¿los perros sufren al cambiar de dueño?

De la noche a la mañana, su rutina cambiará por completo, así como las personas que lo rodearán a partir de ese momento. Al marcharse con otra familia, su adaptación dependerá de varios factores, como la raza, la edad y el entorno. ¡Descubre todos los detalles!

¿Los perros siempre recordarán a sus viejos dueños?

Perro siendo acariciado.
Si un perro ve a su antiguo dueño se pondrá muy contento porque lo asociará con una emoción positiva.

La conexión que tienen los seres humanos con los canes no es ninguna novedad. El Canis lupus familiaris es el primer perro domesticado en la historia y nos ha acompañado durante más de diez mil años, por lo que ambas especies hemos aprendido mucho la una de la otra.

Hoy día, se sabe que los perros son capaces de reconocer las emociones en las personas y sentir empatía por ellas. Esto les ayuda a crear conexiones afectivas fuertes con sus cuidadores. Entonces, ¿qué pasa cuando el can cambia de dueño? ¿Recuerda a su anterior familia?

La respuesta corta es sí. Sin embargo, esto no quiere decir que un perro no pueda adaptarse a su nueva familia, o que se pase la vida echando de menos a sus humanos anteriores.

Las investigaciones al respecto han descubierto que los perros, al igual que casi todos los animales, exceptuando el ser humano, tienen una memoria a corto plazo de tan solo dos minutos. En otras palabras: su capacidad de retener información sobre una acción anterior a lo inmediato es muy reducida.

En cambio, la memoria a largo plazo del perro es asociativa: pueden recordar eventos del pasado, si existe algún estímulo sensorial. Imaginemos, por ejemplo, que utilizas un perfume y tienes una relación muy positiva con tu mascota. Luego, cambia de cuidador y este se compra el mismo perfume que solías utilizar tú. Es probable que el animal asocie este olor a emociones positivas, recordando el concepto que representas para él.

Otras investigaciones han descubierto que los canes pueden tener algunos recuerdos episódicos. Por ejemplo, un estudio de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest descubrió que los canes recuerdan eventos pasados ​​complejos.



 ¿Qué siente un can cuando se aparta de su dueño?

Como animales sociales que son, los responsables se preocupan por el sufrimiento que le pueda causar al perro el cambio de cuidador. Por lo tanto, las transformaciones que se generen en relación con su entorno y con la gente que ve todos los días podría afectarlos en mayor o menor medida, según el caso.

Por ejemplo, en ocasiones el can podría tener algún tipo de comportamiento problemático al principio, hasta que logre acostumbrarse al nuevo entorno.  Sin embargo, debería mejorar en las semanas siguientes. Algunas de las sensaciones que el perro podría experimentar en este período son las siguientes:

  • Confusión y desorientación: los perros son animales muy territoriales y conocen muy bien el entorno en que se mueven. Si de manera repentina se les cambia de hogar, es muy probable que se sientan perdidos.
  • Estrés o ansiedad: el estrés es un mecanismo de defensa que prepara a los perros para situaciones de potencial peligro. Aunque no haya un riesgo real, los perros pueden sentirse ansiosos y manifestarlo con ladridos, llantos o estereotipias, que son secuencias repetitivas que no parecen tener ningún objetivo, como morderse la cola.
  • Desconfianza: si es llevado a un nuevo hogar con personas desconocidas, no es raro que el animal sienta desconfianza o, incluso, que muestre algún tipo de comportamiento agresivo.
  • Depresión: en casos muy graves, si el can está sufriendo por el cambio de cuidadores, podría desarrollar depresión. Esto provocaría inapetencia y, en consecuencia, perdería tanto peso como energía. Ayudar a un perro con depresión requiere conocimiento multidisciplinar, así que es importante llevarlo a un veterinario, si es el caso.
  • Curiosidad: no todos los sentimientos son negativos. A veces, el peludo puede mostrar signos de emoción ante olores, personas y rincones nuevos, lo que indica una adaptación positiva.
  • Necesidad de reconocer jerarquías: sobre todo, si hay otros animales en casa, el perro intentará comprender su lugar en la nueva estructura familiar. Dependiendo del caso, podría intentar ejercer liderazgo o mantener una actitud más sumisa.
  • Felicidad y búsqueda de seguridad: por último, un can también podría sentirse contento nada más llegar a su nueva casa e intentar conseguir el afecto y la compañía de sus cuidadores.

¿Cómo es la adaptación de un perro a un nuevo hogar?

Collie de pelo corto junto a pelota.
El collie de pelo corto es una raza que se adapta con mayor facilidad a los cambios.

El proceso de adaptación dependerá de varios factores, como los siguientes:

  • Raza: el golden retriever, el pastor de las islas Shetland o el collie de pelo corto son razas más sociales, dóciles y adaptables. En cambio, los chihuahuas, por ejemplo, podrían sentirse más ansiosas ante un nuevo hogar.
  • Socialización: las mascotas que hayan tenido más interacción con otras personas a lo largo de su vida necesitarán menos tiempo de adaptación en un nuevo hogar.
  • Entorno: un ambiente seguro y cómodo es esencial para que se adapte lo mejor posible. Esto implica un sitio para descansar, comida, agua, estímulos y afecto.
  • Edad y experiencia: por supuesto, los cachorros se mostrarán mucho más curiosos ante un nuevo lugar. En cambio, un perro adulto con una rutina de años establecida podría demorar más tiempo en adaptarse.

Quizá te preguntes: ¿cuánto tiempo tarda un perro en acostumbrarse a su nuevo ambiente? Esto, por supuesto, dependerá de los factores recién expuestos. Sin embargo, podría decirse, en líneas generales y según la evidencia anecdótica, que un perro tarda cerca de 15 días en adaptarse a un nuevo hogar.



¡Los perros pueden salir adelante!

Si existe una razón de fuerza mayor que te impide seguir viviendo con tu compañero peludo y temes por el sufrimiento que pueda causarle cambiar de responsable, es importante saber que los perros podrán seguir adelante. Los canes no experimentan las sensaciones de tristeza o destierro de la misma manera como las vivimos nosotros.

Por supuesto, es posible que sientan ansiedad y confusión hasta que las cosas estén un poco más claras para ellos. Lo ideal es acompañar este proceso con afecto, estímulos y un cuidado adecuado en el nuevo hogar.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.