¿Cuál fue el primer perro doméstico?

Francisco María García · 22 noviembre, 2018
¿Cuándo empieza la relación entre perros y humanos? Nos remontamos al pasado para responder a esta y otras preguntas.

El perro domestico (Canis lupus familiaris) es una subespecie del lobo (Canis lupus) que pertenece a la familia de los cánidos. Hasta llegar a ser como los conocemos hoy, nuestros mejores amigos han experimentado una gran transformación en su aspecto y comportamiento.

A continuación, te contaremos cuál fue el primer perro doméstico del que tenemos conocimiento histórico.

Variedad genética y el concepto de raza en los perros

Actualmente se reconocen más de 400 razas caninas, un número superior al observado en cualquier otra especie. El concepto de raza implica la estandarización estética, que requiere, a su vez, la realización de cruces selectivos.

Por ello, los perros de raza tienen una menor variedad genética y un mayor nivel de consanguineidad. Después, observamos que los perros de raza son más parecidos entre sí, al menos en su fenotipo, que los perros mestizos.

Considerando todas las razas y los mestizos, el perro doméstico es uno de los mamíferos con mayor diversidad en su genética y fenotipo. Es decir, que cada individuo es único en su fisionomía, aspecto y comportamiento.

¿Cuál ha sido el primer perro doméstico?

Los expertos están de acuerdo en que el perro ha sido uno de los primeros animales en ser domesticado por el hombre. Sin embargo, persiste un gran debate sobre cuál habría sido y dónde habría vivido el primer perro doméstico.

En los diferentes análisis sobre la antigüedad de los perros domesticados, las evidencias fósiles descubiertas en las últimas décadas siguen despertando discordancias entre los investigadores.

En 2008, se han encontrado los restos fósiles más antiguos pertenecientes a los ancestros del perro doméstico. Según los cálculos estimados, esta evidencia encontrada en la cueva Goyet (Bélgica) tendría aproximadamente 31 000 años de antigüedad.

No obstante, algunos estudios sobre el genoma de las actuales razas caninas demuestran que el primer perro domestico ha vivido, muy probablemente, en África. Además, apuntan a que el Basenji, el famoso ‘perro mudo’ del Congo, puede ser la raza canina más antigua del mundo.

Dichas evidencias apuntan a que el proceso de domesticación habría empezado de forma independiente en África y Eurasia, hace unos 15 000 años. Sin embargo, por circunstancias históricas y comerciales, la mayoría de las razas que conocemos tienen un origen asiático-europeo.

Perro basenji.

¿Cómo se inicia la domesticación del perro?

Esta pregunta continúa siendo uno de los más grandes desafíos para los historiadores e investigadores. ¿Cómo explicar el punto de partida del gran vínculo de une seres humanos y canes a través de tantos siglos?

Lo primero es entender que la domesticación del perro no fue un fenómeno que se ha concretado de un día para el otro. La transformación de los primeros lobos amansados y luego domesticados en el perro doméstico, fue un proceso lento y gradual que se ha extendido por muchos años.

Una cuestión de interés mutuo

Se estima que todo puede haber empezado por una conveniencia mutua por compartir su territorio. Tanto lobos como hombres han encontrado beneficios para su supervivencia en permanecer unidos y establecer una convivencia equilibrada.

Probablemente, los primeros lobos en acercarse a las aldeas de los hombres buscaban calor, abrigo y un ambiente seguro donde tener a sus crías. Por todo ello, los hombres pueden haber sido incapaces de ahuyentarlos, o han preferido no entrar en conflicto con animales aparentemente amistosos.

Rápidamente, los seres humanos se han dado cuenta de que estos lobos amansados eran grandes aliados en la caza. Con su ayuda, han podido alcanzar las presas con más facilidad y garantizar el alimento para sus familias.

También es probable que tanto hombres como perros hayan percibido, al permanecer unidos, que conseguían proteger mejor a su comunidad. Hombres y perros, juntos, potenciaron su fuerza y su inteligencia para vencer a los depredadores y mejorar su calidad de vida.

El perro se adapta al hombre, y surgen las razas

Jugar con tu perro.

Al darse cuenta de todas las capacidades de los perros, los hombres empiezan a seleccionar aquellas que le parecían más útiles. De esta forma, a través de cruces selectivos, empiezan a perfeccionar ciertas características y reforzar algunas habilidades instintivas.

Este es el punto de partida para la creación de la enorme diversidad de razas que conocemos actualmente. Por esta razón, existen tantos perros con fuertes instintos cazadores, pastores y con una explícita devoción al trabajo.

Lógicamente, la educación y el vínculo afectivo también han sido claves para que los perros se adaptaran tan orgánicamente a las necesidades y al estilo de vida del hombre.