Corregir agresividad en perros

Cristina · 14 julio, 2015

La agresividad en perros es hasta cierto punto normal, ya que son animales preparados para vivir en manadas donde existe una jerarquía y en la que los animales luchan por mantener su puesto.

Pero, en ocasiones, este rasgo de su personalidad se desboca y da lugar a un can que puede ser peligroso, para sí mismo, para otros animales y, lo que es más importante, para las personas.

Si tu perro tiene este problema toma nota de los consejos que veremos en este artículo.

Motivos de la agresividad en perros

perros agresivos

Los expertos señalan dos razones principales por las que el perro puede tornarse demasiado agresivo:

  • Miedo a perder su posición de dominancia. Tanto con otros animales como con las personas. Puede ocurrir con sus dueños si piensan que tratan de dominarlos, pero también con desconocidos.

Por ejemplo si un extraño trata de invadir su territorio, el perro querrá proteger lo que considera suyo, incluidas a las personas.

  • Miedo a que le hagan daño. En otras ocasiones lo que temerá el animal es que alguien intente hacerle algún tipo de daño. A veces el miedo lo manifiesta echando hacia atrás la orejas y otras no hace ningún gesto que le delate.

Ten en cuenta que tanto un miedo como otro pueden ser fundado o no. En muchos casos los animales se sienten amenazados por sus dueños, o los familiares y amigos de este.

Por este motivo nunca se puede descartar que los perros con agresividad dañen a personas que, si bien se relacionan con él habitualmente, en algún momento perciba que son una amenaza para él.

Consejos para corregir la agresividad en perros

perros mordiendo

1. Actuar prestamente. La agresividad en perros no es un asunto que podamos tomar a la ligera. Dependiendo del tamaño del animal pueden llevar a que sucedan cosas que más tarde lamentaremos.

Para que no ocurra actúa con rapidez y toma medidas. Una que puede resultarte muy útil es buscar un buen adiestrador, ya que ellos emplean técnicas especiales que ayudan a terminar con la agresividad de nuestro can.

2. Que no se estrese. Mientras reeducas al animal es fundamental que no se exponga a situaciones que le causen nerviosismo. Seguro que tú mejor que nadie eres capaz de discernir qué es lo que altera a tu mascota, puede ser un ruido, los niños o incluso otros perros. Toma medidas para que no pierda el control.

3. Origen de la agresividad. En ocasiones la agresividad en perros tiene un origen que, una vez que lo identificamos, será posible eliminarlo y por tanto corregir el problema.

Por ejemplo, el animal podría estar sufriendo algún tipo de enfermedad que le cause dolor o molestias y su manera de expresar lo que sucede es mediante un comportamiento agresivo.

Por dicho motivo sería conveniente que, en cuanto notemos ese comportamiento, visitemos a su veterinario para que pueda evaluar la situación.

4. Esterilización. En muchos casos será conveniente castrar al animal para poder corregir el problema. En los casos en que la necesidad de satisfacer sus deseos sexuales le lleva a comportamientos agresivos puede ser una buena medida de actuación. Por supuesto, es su veterinario quien mejor podrá evaluar la situación y considerar si resulta la mejor opción.

5. La agresividad produce agresividad. Hay dueños que piensan que la mejor manera de controlar la agresividad en perros es mediante el castigo corporal. Craso error, la violencia siempre genera violencia, por lo que si empleamos este método lo que vamos a conseguir es que el problema crezca.

6. Negociación. Está claro que en la relación con nuestras mascotas mandamos nosotros, lo que no quita para que tengamos en cuenta que tratamos con animales. Así que cuando, por ejemplo, coja algo que no le pertenece pero con lo que establece una relación de apego, no se lo quitemos sin más. Es mejor intercambiárselo por algo que también le resulte atractivo. De esta manera es posible que consigamos reducir la agresividad en los perros.

7. Cuidado con los juegos. En ocasiones sucede que hay dueños que se quejan del comportamiento de sus canes cuando son ellos los que están despertando la agresividad en los perros. Esto puede hacerse mediante ciertos juegos que fomenten sus malas acciones, por eso lo mejor es evitarlos.

8. Precaución. La agresividad en perros puede corregirse, pero lo más importante es que mientras sigan manifestando este tipo de conducta evitemos exponerlos a situaciones de riesgo en las que puedan causar daños.

Por eso ten mucho cuidado especialmente con los niños, no solo porque pueden poner nerviosos a nuestra mascota, sino sobre todo porque son lo más valioso que tenemos.

Tener un animal agresivo puede ser muy desesperante, pero antes de tomar otras medidas, intenta corregir el problema. Con paciencia y ayuda profesional, seguro que lo consigues.