¿Qué comen los ciervos?

La alimentación de los ciervos es una cuestión tan compleja como apasionante. Estos consumidores primarios son la base de la dieta de muchos depredadores.
¿Qué comen los ciervos?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 14 octubre, 2021.

Última actualización: 14 octubre, 2021

Los ciervos son unos mamíferos muy famosos, pues su bello aspecto y sus costumbres reproductivas no dejan indiferentes a los apasionados de la biología. Sin embargo, no todos conocen el papel de estas especies en la cadena trófica de los ecosistemas. ¿Qué comen los ciervos?

Estos mamíferos son considerados consumidores primarios, es decir, se alimentan de materia orgánica de origen vegetal y a su vez son las presas de diversos depredadores (consumidores secundarios). Sigue leyendo si quieres saber más sobre las elecciones dietéticas de los ciervos.

¿Qué son los ciervos?

Antes de explorar el menú de estos mamíferos, vemos de interés describirlos de forma somera. A nivel taxonómico, los ciervos pertenecen al orden Artiodactyla, un grupo que se caracteriza por poseer extremidades que terminan en un número par de dedos, de los cuales apoyan en el suelo por lo menos 2. En este taxón también se encuentran las vacas, los ñus, las jirafas y los cerdos (entre otros).

Todos los ciervos pertenecen a la familia Cervidae y comparten algunos rasgos corporales. Por ejemplo, tienen unas patas delgadas, las pezuñas hendidas, una cola pequeña y las orejas bastante grandes en comparación con el resto de la cabeza. En general se conciben como mamíferos esbeltos y gráciles, si bien algunas especies tienen musculaturas comparables a las de un caballo.

La familia de los ciervos se escinde en los 2 siguientes taxones:

  • Subfamilia Cervinae: está integrada por 10 géneros y 26 especies. Incluye al ciervo común, al uapití y al gamo, entre otros.
  • Subfamilia Capreolinae: está compuesta por 9 géneros y 22 especies. Incluye al alce euroasiático, al venado de cola blanca y al reno, entre otros.

Los ciervos y sus familiares se pueden encontrar en Europa, Asia, América, el norte de África y ciertas zonas árticas (aunque también han sido introducidos en Australia y Nueva Zelanda). Además habitan en biomas variados, desde la tundra hasta los bosques lluviosos tropicales, pasando por áreas transicionales entre praderas y ecosistemas forestales.

Nosotros nos vamos a centrar a partir de ahora en la subfamilia Cervinae, específicamente en el género Cervus. En este taxón se encuentran los cérvidos más conocidos por la población general, así que vemos de interés describir sus elecciones dietéticas de forma aislada.

Ciervo en el campo verde.

¿Qué comen los ciervos?

Ahora que ya sabes qué son los ciervos, estamos preparados para describir su alimentación. Veremos por separado la del ciervo común (Cervus elaphus), la del uapití (Cervus canadensis) y la del sika (Cervus sika). ¡No te lo pierdas!

¿Qué comen los ciervos comunes?

El ciervo común (Cervus elaphus) es la especie de cérvido más conocida a nivel global. Es la cuarta especie más grande dentro de la familia Cervidae (mide hasta 250 centímetros y pesa hasta 200 kilos) y se caracteriza por su marcado dimorfismo sexual. Las hembras son más pequeñas que los machos y nunca presentan cuernas.

Todos los ciervos son herbívoros y esta especie no es una excepción. Estos mamíferos se alimentan de pastos (rumiantes), juncos y brotes de hierba en crecimiento (sobre todo durante la primavera y el verano). Los machos que poseen harenes durante la época reproductiva casi no se alimentan en esta etapa y pueden llegar a perder el 20 % de su peso en cuestión de semanas.

Estos mamíferos herbívoros son esenciales para comprender el funcionamiento de los ecosistemas. En primer lugar, mantienen la hierba y el follaje controlados mediante su rumiación casi constante. Además, son la base alimenticia de muchos depredadores, como lobos y osos de montaña.

Los machos adultos rara vez son depredados, pues poseen unas astas poderosas que pueden llegar a causar lesiones graves. 

Un ciervo común posando.

¿Qué comen los uapitíes?

El uapití es un cérvido que forma parte de la fauna nativa de América del Norte, Asia central y Asia oriental. Es algo más pesado que el ciervo común, pues puede llegar a pesar hasta 450 kilogramos. Su cabeza, su cuello y sus patas son de color pardo oscuro, mientras que la panza y los flancos presentan unos tonos característicos más claros.

Al ser también animales rumiantes, los uapitís presentan un sistema digestivo complejo y un estómago de 4 cámaras. Pastan hierba de forma similar a las vacas, pero también pueden ramonear en algunos momentos (comerse los brotes de las ramas y las hojas). Un uapití adulto consume de media 9 kilos de materia vegetal al día.

Hasta hace poco se creía que los wapitís eran una subespecie de ciervo común. Análisis genéticos han demostrado lo contrario.

Un uapití.

¿Qué come el sika?

El sika o ciervo sica es un cérvido nativo en Extremo Oriente y su área de distribución abarca desde Siberia hasta Vietnam. Se trata de un ejemplar de tamaño medio, pues no suele superar los 180 centímetros de altura y tampoco sobrepasa los 170 kilogramos. Se distingue, sobre todo, por la presencia de punteaduras sobre una tonalidad marrón clara que llegan a la edad adulta.

La dieta del sika se basa en pastos de pantano, hojas caídas, brotes de árboles, vegetación arbustiva, hierbas, hongos, bambú, helechos terrestres, hiedra venenosa, brotes de soja y maíz. Son ciervos muy adaptables y pueden tomar una estrategia ramoneadora o rumiante según la abundancia de materia vegetal en el medio ambiente.

Un ciervo sika en Japón.

Como puedes ver, responder a qué comen los ciervos requiere conocer un poco su taxonomía y especies representantes. De todas formas, se puede generalizar diciendo que todos ellos son herbívoros, aunque pueden ramonear o rumiar más según las imposiciones ambientales.

Te podría interesar...
Diarreas neonatales en pequeños rumiantes
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Diarreas neonatales en pequeños rumiantes

Las diarreas neonatales constituyen uno de los síndromes más frecuentes en las primeras semanas de vida de corderos y cabritos.