Loading...
 

¿Qué comen los grillos?

Los pueblos prehispánicos de Centroamérica solían consumir invertebrados como los grillos de manera habitual en su dieta, ya que son fuentes importantes de nutrientes y suplían la falta de proteína animal.

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 28 septiembre, 2021.

Última actualización: 28 septiembre, 2021

Los grillos son insectos que se caracterizan por su excelente capacidad para saltar y por su distinguible “canto”. En la actualidad, se ha observado que estos invertebrados tienen un alto contenido en proteínas, así que se consideran un alimento apto para humanos. Sin embargo, gran parte de sus valores nutricionales provienen de lo que comen los grillos en la naturaleza.

De manera específica, el término “grillo” es utilizado para denominar a varias especies dentro del orden Orthoptera. A pesar de esto, los siguientes párrafos harán referencia al ejemplar más utilizado para cultivo y alimentación, cuyo nombre científico es Acheta domestica. Sigue leyendo y conoce más acerca de lo que comen los grillos.

¿Cómo son los grillos?

Los grillos tienen un cuerpo esbelto y cilíndrico segmentado en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. Contrario a otros insectos, estos invertebrados no muestran divisiones tan perceptibles, por lo que en realidad parecen tener solo dos segmentos. Además, presentan dos pares de alas que no les sirven para volar, pero que funcionan a modo de instrumento musical para entonar su típico sonido (estridulación).

La cabeza de estos organismos es bastante robusta y alberga toda su estructura bucal en dirección al suelo (hipognata). Asimismo, el tórax presenta la inserción de los 3 pares de patas, de los cuales solo los 2 primeros les sirven para caminar, mientras que el último está especializado en saltar. A diferencia de sus parientes los saltamontes, esta especie no se impulsa tanto por saltación.

La distribución de estos invertebrados es mundial, pues gracias a su utilidad como alimento vivo para anfibios, aves y reptiles han llegado a otros continentes. Además, debido a su dieta, han podido adaptarse a diferentes medios, convirtiéndose en la especie de ortóptero invasora por excelencia.

Importancia del aparato bucal

Los insectos son un grupo que presenta gran diversidad y aparatos bucales distintos. Dichas estructuras suelen estar modificadas para adaptarse al tipo de alimentación de cada especie. En el caso particular de los ortópteros la estructura bucal es de tipo masticador, lo cual les permite triturar comida sólida diversa.

La boca de los grillos presenta 4 piezas importantes: labro, mandíbulas, maxilas y labio. El labio y el labro tienen una función análoga a los labios de los mamíferos, ya que sirven para introducir la comida y para proteger la región oral. Por otro lado, las mandíbulas y las maxilas funcionan como los dientes de estos organismos, puesto que se encargan de triturar los alimentos.

¿Qué comen los grillos?

Los grillos tienen una dieta omnívora gracias a la estructura bucal trituradora que presentan. De esta forma, son capaces de consumir vegetación como hojas, tallos, frutos y semillas y de alimentarse de varios tipos de insectos, incluidos ellos mismos (canibalismo). Eligen laf comida con base en su disponibilidad, por lo que también pueden ser considerados como oportunistas.

Además, debido a que muchos de estos organismos se han distribuido por zonas urbanas, también se han adaptado a consumir los restos de comida humana. Esto les otorga una gran capacidad de colonización de nuevos ambientes y los vuelve exitosos al momento de invadir nuevas regiones.

¿Qué comen los grillos en cautiverio?

Debido a la gran adaptabilidad de los grillos, suele ser sencillo tenerlos en cautiverio y criarlos. Para ello, necesitan una dieta variada que a veces incluye alimentos comerciales para aves y roedores. Sin embargo, es importante que estos compuestos no contengan medicamentos u hormonas, pues podrían ocasionarles problemas en su desarrollo.

La mejor recomendación para que los ejemplares tengan una dieta de calidad es combinar los piensos comerciales con frutas, verduras y semillas. De esta forma, se aportan las proteínas y el agua necesarias sin invertir un gasto excesivo para su crianza.

Recomendaciones adicionales

Cuando alimentes a los ejemplares, separa la comida seca de la húmeda para evitar que se forme moho en las raciones que les preparas. Aunado a ello, si optas por usar pellets para mascotas, recuerda que es mejor triturarlos un poco para que puedan comerlo de manera sencilla. Lava las frutas y las verduras con cuidado con el fin de que no tengan rastros de fertilizantes o insecticidas.

Aunque los grillos pueden comer cualquier tipo de desperdicio, lo más recomendable es idear una dieta específica con alimentos frescos para ellos. No suele ser necesario darles agua extra a los ejemplares, pues beben por medio de los vegetales que consumen. Sin embargo, en algunos casos se les puede poner agua en forma de gel (que asegura la hidratación).

Recuerda retirar el alimento que no ingieran para evitar que su descomposición pueda dañar a los grillos. De igual manera, mantén la higiene al máximo, pues esto mejorará su calidad y el aporte nutricional. Una de las principales razones para criar grillos es su uso como alimento vivo o como comida, por lo que es importante poner atención en estos detalles.

Alimento vivo

Algunos animales (como reptiles y anfibios) tienen sus dietas basadas en el consumo de insectos, así que es común cultivar a estos organismos para alimentarlos. Los grillos sirven como un platillo nutritivo para los organismos en cautiverio que no pueden obtener su alimento vivo de forma natural.

La crianza de grillos aprovecha dos factores importantes: el alto valor nutricional y el bajo coste de producción. Por esta razón, en países como Perú son usados como una alternativa más para la alimentación del ganado.

Humanos comiendo grillos

Por extraño que parezca, la entomofagia o el consumo de insectos es una práctica que lleva mucho tiempo existiendo. Sin embargo, debido a los tabús que existen en la sociedad actual, esta actividad está mal vista por la mayoría de las personas. Esto es contradictorio, pues el valor nutricional de estos invertebrados puede llegar a ser superior al brindado por el consumo de la carne animal.

Los ortópteros presentan entre un 62 y un 75 % de proteínas de fácil digestión y son bastante abundantes en varias regiones del mundo. Estos insectos son nutritivos debido a que aprovechan mucho los alimentos que metabolizan, con una eficiencia 5 veces mayor a la del ganado vacuno.

En resumen, los grillos podrían considerarse una alternativa saludable, nutritiva y sostenible para la alimentación humana.

No importa si tu objetivo es cultivarlos para alimentar a tus mascotas o para cocinarte un suculento platillo: estos insectos tienen un enorme potencial nutricional. A pesar de su apariencia, los beneficios son impresionantes y no conllevan un complejo mecanismo de crianza. Aun así, recuerda que la dieta de los grillos repercute en su aporte nutritivo, por lo que solo son aptos si están bien alimentados.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
El grillo: ¿plaga o de buena suerte?

Para algunos, un grillo es sinónimo de buena suerte y para otros es señal de que se avecina una plaga. ¡Este insecto tiene doble cara!



  • Pijoan, M. (2001). El consumo de insectos, entre la necesidad y el placer gastronómico. Offarm: farmacia y sociedad, 20(9), 150-161.
  • Patton, R. L. (1967). Oligidic diets for Acheta domesticus (Orthoptera: Gryllidae). Annals of the entomological society of America, 60(6), 1238-1242.
  • Nosil, P. (2002). Food fights in house crickets, Acheta domesticus, and the effects of body size and hunger level. Canadian Journal of Zoology, 80(3), 409-417.
  • Oloo, J. A., Ayieko, M., & Nyongesah, J. M. (2020). Acheta domesticus (Cricket) feed resources among smallholder farmers in Lake Victoria region of Kenya. Food science & nutrition, 8(1), 69-78.
  • Apolo-Arévalo, L., & Lannacone, J. (2015). Crianza del grillo (Acheta domesticus) como fuente alternativa de proteínas para el consumo humano. Scientia, 17(17).
  • Joern, A. (1979). Feeding patterns in grasshoppers (Orthoptera: Acrididae): factors influencing diet specialization. Oecologia, 38(3), 325-347.