10 curiosidades de los grillos

6 agosto, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
Los grillos son insectos con un dimorfismo sexual muy claro, pues los machos cantan de forma constante para atraer a las hembras del entorno.

Seguro que alguna vez has escuchado un sonido estridente en la noche al caminar por el campo. Indudablemente, este tono que tiñe los lugares secos y oscuros se debe al estridular de un grillo macho, que está buscando activamente a una compañera con la que reproducirse. Más allá de su capacidad para cantar, ¿conoces otras curiosidades de los grillos y sus parientes?

Los grillos son insectos, y como tales, presentan varias características comunes a la inmensa mayoría del resto de hexápodos: 3 pares de patas, tagmas divididos en cabeza, tórax y abdomen, y unas antenas sensoriales. De todas formas, este grupo tiene ciertos rasgos llamativos que lo distinguen de forma clara de otros insectos. Aquí te contamos 10 de ellos.

1. Los grillos no son solo una especie

El término “grillo” carece de relevancia taxonómica, pues no hace referencia a una especie concreta y establecida en todo el mundo. Cuando acuñamos este término, nos estamos refiriendo a insectos hexápodos del orden Orthoptera, taxón que a su vez comprende a grillos, saltamontes y langostas voladoras.

Específicamente, los grillos pertenecen a la superfamilia Grylloidea y a la familia Gryllidae. Tal y como indica el portal Wildlife Journal, existen unas 900 especies dentro de este último grupo, de las cuales unas 100 se pueden encontrar en Estados Unidos. La mayor diversidad de estos insectos ocurre en regiones tropicales cercanas al trópico de Cáncer.

El término “grillo” puede acuñar a más de 900 especies de ortópteros diferentes.

Un grillo doméstico emergiendo de la tierra.

2. Los grillos tienen un plano corporal común

Todas las especies de grillos comparten ciertas características. Tienen cuerpos cilíndricos, cabezas circulares y antenas muy elongadas. Tras la cabeza se localiza un robusto pronoto y el abdomen termina en un par de cercos característicos, apéndices sensoriales o vestigiales. Las patas traseras presentan un fémur muy desarrollado, especializado en la locomoción mediante saltos.

3. Su distribución es cosmopolita

Los grillos se encuentran en casi todas las partes del mundo, exceptuando aquellas a latitudes de 55 ° o más. Son animales ectotermos, y como tales, su temperatura corporal depende del medio ambiente. Como no pueden producir calor por sí mismos, son incapaces de colonizar medios extremadamente fríos.

Estos insectos se encuentran en una gran diversidad de hábitats, desde playas hasta cuevas, pasando por bosques, praderas, zonas arbustivas y otros muchos microecosistemas más. La mayoría de especies son semi-subterráneas y crean sus refugios bajo tierra a profundidades bajas.

4. Son animales con muy pocas defensas

Más allá del mordisco, estos insectos están bastante indefensos ante la presencia de depredadores. Por esta razón, otra de las curiosidades de los grillos es su capacidad para pasar inadvertidos en el medio ambiente. Este fenómeno se conoce como cripsiso lo que es lo mismo, ser invisible a los ojos de una amenaza.

Los grillos suelen presentar colores oscuros y terrosos, excelentes para mimetizarse en los suelos. Además, tienen su pico de actividad fuera de las madrigueras en las noches, momentos en los que son más difíciles aún de ver. A pesar de sus estrategias defensivas, son la fuente de proteína base de muchas especies de aves y mamíferos.

5. ¿Pueden los grillos volar?

La presencia de alas es un carácter general en los ortópteros, pero cabe destacar que algunos grillos de la subfamilia Nemobiinae carecen completamente de ellas. Otras especies tienen alas delanteras pequeñas y no portan alas traseras o viceversa. Generalmente, los grupos de grillos con alas traseras más desarrolladas tienden a ser mejores voladores.

Algunas especies de grillo vuelan bastante bien, mientras que otras apenas consiguen despegar del suelo.

6. El canto de los grillos: una de sus curiosidades más famosas

Sin duda, una de las curiosidades más llamativas de los grillos es la capacidad de los machos para “cantar”. Entrecomillamos este último término porque el sonido emitido no se trata de un canto como tal, sino de un fenómeno conocido como estridulación

El mecanismo típico para la estridulación consta de una estructura con un borde aserrado (rascador) que se desplaza sobre una superficie con ondulaciones pequeñas (cuerpo). En el proceso de frotado, se producen vibraciones muy audibles. En el caso de los grillos, los élitros (alas) funcionan como rascadores y producen los sonidos al frotarse entre ellos.

7. Los grillos son omnívoros

En cautiverio, la mayoría de los grillos comen de todo: pienso de perros, verduras, carne, animales muertos, semillas, frutas y muchas cosas más. De todas formas, algunas especies son estrictamente herbívoras y se alimentan de brotes jóvenes de vegetales en el medio natural. Otras son depredadoras y buscan huevos, insectos y hasta pequeños reptiles como víctimas.

8. Tienen un dimorfismo sexual muy marcado

Los grillos presentan un dimorfismo sexual muy claro: los machos son más pequeños que las hembras, tienen un abdomen menos voluminoso y, sobre todo, carecen de ovipositor. Por otro lado, las hembras sí cuentan con esta estructura, muy larga y situada entre los segmentos 8 y 9 del abdomen.

La función del ovipositor es permitir el paso de los huevos hacia el exterior. Además, debido a su longitud, facilita a las hembras enterrar los huevos bajo tierra sin tener que escarbar y gastar energía en el proceso. Esto es muy importante, ya que los machos y otras especies de insectos se alimentan de los huevos con asiduidad.

9. La jerarquía se establece con violencia

Aunque parezcan seres apacibles, los grillos macho lo dan todo en el momento de la reproducción. Comienzan a pelearse entre ellos con el roce de antenas y la exhibición de las mandíbulas, pero si esto no es suficiente, se agarran y empujan hasta que uno de los contendientes sea subordinado. Cuando un ejemplar adquiere la dominancia, será el que cante por encima del resto.

Curiosamente, estudios han demostrado que los grillos dominantes tienen un sistema inmunitario más férreo que aquellos subordinados. Así pues, los cantos serían señales honestas de la calidad genética de los pretendientes para las hembras a la hora de elegir un compañero reproductor.

10. Los grillos son un excelente alimento

Aunque el enfoque antropocentrista de la naturaleza nos impida verlo, es necesario señalar que los grillos son una excelente fuente de nutrientes, tanto para humanos como para otros animales omnívoros o insectívoros. Por ello, no nos extraña que en países asiáticos el consumo de estos ortópteros sea cada vez más común.

Sin ir más lejos, en Tailandia existen unos 20 000 granjeros de grillos activos, los cuales producen 7500 toneladas de alimento por año. La “harina” que se produce al secar y triturar estos insectos es cada vez más común como aditivo para galletas, pastas y otros alimentos.

¿Conoces las curiosidades de los grillos?

Como puedes ver, los grillos tienen características impresionantes que van mucho más allá de su canto o estridulación. La próxima vez que escuches un tono de este tipo emitido en la noche, recuerda la jerarquía y fascinante conducta de estos ortópteros.

  • Vedenina, V. Y., & Shestakov, L. S. (2018). Loser in fight but winner in love: how does inter-male competition determine the pattern and outcome of courtship in cricket Gryllus bimaculatus?. Frontiers in Ecology and Evolution, 6, 197.
  • Hornsby, M., & Flood, M. (2017). The effect of temperature on cricket stridulation. Proceedings of the West Virginia Academy of Science, 89(1).
  • Jonsson, T., Montealegre-Z, F., Soulsbury, C. D., & Robert, D. (2021). Tenors not sopranos: Bio-mechanical constraints on calling song frequencies in the Mediterranean field-cricket. Frontiers in Ecology and Evolution, 9, 225.
  • Broder, E. D., Wikle, A. W., Gallagher, J. H., & Tinghitella, R. M. (2021). Substrate-borne vibration in Pacific field cricket courtship displays. Journal of Orthoptera Research, 30, 43.