¿Por qué mi gato se come la comida del otro gato?

4 septiembre, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
¿Tu gato se come la comida del otro? Puede que te halles en el inicio de un problema nutricional en alguno de los 2. Conoce aquí cómo solucionarlo.

La convivencia de varios gatos en casa dependerá en gran medida de las rutinas que tuvieran antes de conocerse y, por supuesto, de su compleja personalidad. En las dinámicas sociales de estos animales, a veces ocurre que un gato se come la comida de otro si se trata de un ejemplar muy posesivo, dominante o glotón.

Esto es motivo de preocupación cuando uno de los 2 felinos no puede comer o cuando necesitan una dieta específica, como en el caso de cachorros, diabéticos o alérgicos. ¿Qué hacer en estas situaciones? Aquí te puedes informar acerca de las principales causas de este comportamiento y cómo solucionarlo.

¿Por qué mi gato se come la comida de otro?

Los gatos suelen necesitar lugares tranquilos y rutina a la hora de comer, pues de lo contrario se estresan y pueden competir por el pienso. El origen de esta necesidad de ocultamiento se adivina fácilmente cuando viven más de un ejemplar en la misma casa: suele ocurrir que un gato se come la comida de otro.

Esto suele desembocar en desequilibrios en la dieta de ambas partes (y, por tanto, en la salud), conflictos y estrés. Solucionarlo a tiempo es una prioridad, y para ello, debes identificar primero la razón por la que uno de los gatos quiera robar la comida del otro. Destacamos las siguientes:

  • Al que roba le gusta más la comida del otro gato: esto se ve con frecuencia cuando uno de los 2 felinos toma una dieta especial que puede saber mejor que la del otro.
  • Demasiada cantidad de comida: si la dieta no está medida en función de su peso, es posible que uno de los gatos coma menos que el otro y se deje pienso en el cuenco. El que sí se ingiere toda su ración irá después a terminarse la del felino que se ha saciado antes. En esta situación, uno de los félidos se mostrará más ansioso con la comida y tenderá al sobrepeso.
  • Comida insuficiente: por el contrario, si la cantidad de pienso que les pones es demasiado poca, seguro que en algún momento un gato se come la comida del otro. En este caso verás a uno de ellos más delgado que el otro.
  • Jerarquía: en una casa en la que conviven varios de estos animales, se establecerá un orden interno. El gato dominante se verá en derecho de coger la comida de los demás impunemente, y si los otros le reconocen como superior no harán mucho por evitarlo.
  • Existe competición por los recursos: si los félidos tienen que competir por las camas, comederos, esquineros y demás, es muy fácil que aparezcan conflictos; y no solo robos, sino también agresiones, marcajes, etcétera. Si cada uno tiene su espacio y su comida, la necesidad de quitárselos a otro gato disminuirá.
Una pareja de gatos bebiendo leche.

¿Qué hago para que cada gato coma en su lugar?

Son muchas las ventajas de controlar este problema: evitar la desnutrición de unos y el sobrepeso de otros, disminuir las agresiones y el estrés y no empeorar condiciones veterinarias ligadas a la dieta. Una vez tengas identificadas las razones del robo de comida, puedes aplicar la solución que más conveniente sea para tu caso. A continuación, te mostramos qué hacer.

Comida en espacios diferentes

Una solución sencilla es separar a los gatos para comer. Si les pones sus cuencos en lugares alejados o donde no se vean el uno al otro puede que no sientan la tentación de robarse la comida. Incluso, si lo ves necesario, puedes poner a cada uno en una habitación distinta y cerrar la puerta.

Es recomendable alimentar primero al gato más elevado en la jerarquía, pues si siente reforzada su posición no tendrá ganas de ir al comedero del otro.

Establece una rutina para que un gato no se coma la comida del otro

Los gatos necesitan rutina y la hora de comer es crítica en este sentido. Si el momento en el que les pones su ración no es fijo, crearás inseguridad en los felinos de casa y los empujarás a buscar comida en otros lugares.

Lo ideal es que los gatos coman siempre a la misma hora, en las mismas localizaciones y en su propio comedero. Es posible alimentarlos en diferentes momentos del día y que un gato no se coma la comida del otro, pero tienen que estar seguros de que su pienso llegará cuando sea el momento.

Comida en alturas diferentes

Las capacidades motrices de tus gatos también son algo a aprovechar para que no se produzcan robos. Por ejemplo, si un cachorro convive con un anciano, seguramente llegue a alturas a las que el gato mayor ya no puede trepar. Si pones el comedero del gatito (con su pienso para jóvenes) en alto, el adulto no podrá alcanzarlo.

Ofrecerles la misma comida

En el caso de que uno de los gatos tenga una dieta especial que al resto les parece muy apetecible, puedes consultar con el veterinario si se la puedes dar a todos. Por lo general no es así, pero a veces se da la casualidad de que un pienso para gatos esterilizados, por ejemplo, sea válido para el otro felino también.

No obstante, no lo hagas sin consultar a un experto primero, pues podrías causar desequilibrios nutricionales en el gato sano.

Utilizar un comedero programable o interactivo

Existe una increíble variedad de mecanismos ingeniosos en el mercado en cuanto a la alimentación del gato. Hay comederos que se rellenan con sensores de proximidad, otros son programables y otros incluyen juegos de inteligencia o con formas especiales para los felinos más ansiosos.

Si te informas a fondo sobre todas las posibilidades que hay, puede que halles alguna que encaje con el problema específico de tus compañeros felinos. Por ejemplo, los dispensadores que integran retos intelectuales obligan a los gatos a “ganarse” su pienso, lo que los mantiene entretenidos y puede disuadirlos de ir a buscar la comida de otro.

¿Qué pasa si un gato adulto come alimento de cachorros?

La etapa de crecimiento del cachorro es crítica a la hora de desarrollar su organismo de manera sana y fuerte. Los piensos juveniles contienen más grasas, proteínas e hidratos que los de adulto, ya que los gatitos queman más energía para crecer y por su alto nivel de actividad.

Por tanto, si un gato adulto le roba la comida al cachorro es muy posible que engorde, lo que pondrá su salud en peligro a largo plazo. Es muy fácil que los felinos mayores se sientan atraídos por el pienso del más pequeño, así que deberás asegurarte de que cada uno coma lo que debe.

Un gato se come la comida de otro.

La alimentación de los felinos domésticos es un aspecto de los cuidados a controlar exhaustivamente. Te sorprendería saber cuántas patologías se pueden prevenir con una dieta adecuada, e incluso cuánto puede mejorar el pronóstico de enfermedades como la diabetes con el menú acertado. Si eres constante con esto, la vida de tus felinos mejorará seguro.

  • Horwitz, D., Soulard, Y., & Junien-Castagna, A. (2006). Comportamiento alimentario del gato. Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina; Pibot, P., Biourge, V., Elliott, D., Eds, 439-478.
  • Adamec, R. E. (1976). The interaction of hunger and preying in the domestic cat (Felis catus): an adaptive hierarchy?. Behavioral Biology18(2), 263-272.