Consejos sobre los gatos cachorros

Gato en la calle jugando

Una enorme cantidad de gatos cachorros es rescatada diariamente. Adoptarlos es un acto que revela gran humanidad. Pero también requiere conocimiento para no poner en riesgo la salud del pequeño animal.

Lo ideal para un mamífero es ser criado por su madre y amamantarse por lo menos durante sus primeros 45 días de vida. Es la forma más natural y eficiente de desarrollar su sistema inmunológico y el desarrollo de sus articulaciones.

Lamentablemente, es frecuente que las gatas madres fallezcan en el parto o sean obligadas a huir para sobrevivir. Muchos gatos cachorros son encontrados aun recién nacidos y muy vulnerables.

Hay instituciones que dedican su tiempo y recursos a rescatar estos pequeños. Y cualquier persona con buena voluntad puede participar de esta iniciativa.

¿Cómo proceder para rescatar gatos cachorros abandonados?

Es muy común encontrar a gatos cachorros abandonados en las calles. Los felinos son muy vulnerables recién nacidos. Su independencia e instinto cazador se desarrollan con el tiempo. Por eso, suelen estar muy asustados durante las primeras semanas de su vida.

Para rescatarlos, es fundamental mantener la calma y tener paciencia. Lo ideal sería esperar que el felino creara confianza y se acercara naturalmente. Pero eso puede que jamás ocurra cuando se trata de un animal recién nacido.

Se recomienda utilizar guantes y no mantener contacto excesivo en este momento. El gatito puede haber entrado en contacto con innumerables impurezas y microorganismos. Nunca está demás mantener la precaución.

Lo ideal es ponerlo inmediatamente en una caja de transporte para mascotas con cuidado para que no se vuelva a escapar. Si no está disponible la cajita específica, se puede utilizar una caja común de cartón temporariamente.

Se deben llevar los gatos cachorros lo más rápido posible a un veterinario o a un refugio de animales rescatados. El animal ha de ser examinado para que se puedan adoptar cuidados para preservar su integridad física y combatir cualquier amenaza a su salud.

Primeros cuidados de los gatos cachorros

Antes de llevar los gatos cachorros a casa, es necesario conocer los principales cuidados y acondicionar debidamente el ambiente para recibirlos.

1. Climatizar el ambiente

Los gatos acostumbran a ser mucho más sensibles al frío que los perros. Su organismo encuentra las condiciones óptimas de desarrollo en climas cálidos.

Durante las primeras semanas de vida, los gatos cachorros no son capaces de regular su temperatura corporal. El riesgo de sufrir una hipotermia o enfermar de los pulmones es muy elevado. Por eso, es indispensable proporcionarles calor.

La opción más apropiada sería conseguir una almohadilla térmica eléctrica con temperatura regulable. Teniendo siempre cuidado para que el animal no sufra quemaduras.

También es fundamental acondicionar el ambiente. El espacio reservado para el descanso de los gatos cachorros debe ser seco, limpio y cálido.

En zonas más frías, principalmente durante el invierno, es preciso reforzar la atención a la climatización del hogar. La temperatura ambiente debe mantenerse alrededor de los 24ºC.

2. Preparar un lugar confortable

Los gatitos necesitan sentirse seguros para poder descansar y recuperarse. Durante la primera fase de su vida, los felinos suelen dormir mucho.

Por eso, después de elegir el lugar de tus gatos cachorros, es fundamental prepararles su cuna. Se puede optar por algo simple como una caja con una toalla limpia y suave donde se puedan recostar y dormir. Lo importante es que se sientan acogidos.

3. Higienizarlos

Al llevar el gatito rescatado de la calle al hogar, es indispensable higienizarlo antes de dejarlo suelto en la casa. Es una medida preventiva para la salud del animal y de los demás residentes.

Como el animal aún está vulnerable, lo mejor es no bañarlo inmediatamente. Se recomienda limpiarlo con toallitas húmedas apropiadas para la higienización de mascotas. Cuando el gatito ya esté saludable y más fuerte, se debe realizar una higienización más completa.

4. Necesidades fisiológicas

Dependiendo de la edad de los gatos cachorros, puede ser necesario estimular sus vías urinarias y de excreción.

Un gatito neonato (hasta 12 semanas de vida) no sabe controlar sus propias vías. La gata madre debería lamer sus órganos íntimos para estimular sus vías de excreción. Por eso, es indispensable higienizar a los gatitos antes y después de cada alimentación con un algodón o una gaza embebida en agua tibia.

Después de esta etapa, los gatos aprenden fácilmente a hacer sus necesidades en la cajita de arena.

5. Alimentación equilibrada

Los gatos cachorros con menos de 1 mes y medio de vida necesitan ser amamantados o alimentarse integralmente de leche maternizada artificial. Es indispensable recurrir a una clínica veterinaria antes de ofrecer cualquier dieta al gatito.

A partir de los 45 días los gatitos pueden empezar a probar alimentos sólidos. La adaptación debe ser gradual y preferencialmente orientada por el veterinario de confianza.

Para evitar la sobrepoblación y el abandono de gatos cachorros, se aconseja castrar a tus mascotas cuando alcancen la edad adulta.