¿Cómo ahorrar algunas visitas al veterinario?

30 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Ir menos al veterinario no implica no visitarlo. Acudir, al menos una vez al año, reducirá las visitas imprevistas

Tener una mascota supone unos gastos que debemos asumir por el simple hecho de haber decidido tenerla. Las aportaciones mensuales que deberemos realizar tienen como fin mantener a nuestra mascota en un estado óptimo de salud, tanto física como mental. Los gastos se destinarán a alimentos, objetos básicos para mascotas, juguetes, artículos para el aseo y visitas al veterinario.

Los gastos veterinarios son, muchas veces, unas de las mayores preocupaciones para los tutores. No obstante, siempre que mantengamos a nuestra mascota sana a través de una buena alimentación, que lleve una vida activa y que hagamos uso de la medicina preventiva, el dinero que tengamos que dejarnos en veterinarios será mínimo.

Visitas al veterinario para vacunar a tu mascota

La prevención es la clave para evitar muchas visitas al veterinario. Cada tipo de mascota tiene un plan vacunal que, si se sigue como es debido, prevendrá que esta contraiga ciertas enfermedades, muchas de ellas con una alta tasa de mortalidad.

Según la especie animal y su edad, reduciremos las visitas al veterinario a una o dos veces al año, solo para que reciba sus vacunas. Además, el veterinario podrá aprovechar para realizar un chequeo general y adelantarse al desarrollo de ciertas patologías.

Vacunando gato en el veterinario

Cuida de los dientes de tu mascota 

Una de las técnicas más recurrentes en las clínicas veterinarias son las limpiezas dentales con ultrasonidos. Los gatos, pero sobre todo perros, llegan a las consultas con enfermedades bucales avanzadas, como es la enfermedad periodontal. Ante esto, el paciente requiere una limpieza que conlleva unos elevados gastos, ya que se realiza bajo anestesia, además de los análisis sanguíneos previos.

Para evitarlo, debes tener un rutina de aseo dental con tu mascota:

  • Cepíllale los dientes diariamente.
  • Usa enjuagues bucales que puedan diluirse con el agua de bebida.
  • Ofrécele huesos recreativos crudos al menos una vez cada dos semanas; su eficacia está demostrada científicamente.
Cepillar dientes al gato

En el caso de que tu mascota sea un ave, debes vigilar el estado de su pico. Muchas patologías muestran los síntomas a través de esta parte del cuerpo. Además, los picos necesitan desgastarse, así que ofrécele a tu mascota juguetes y otros objetos específicos para que lo hagan.

Para reducir visitas al veterinario, esteriliza a tu mascota

Puede parecer que una esterilización es una cirugía muy cara o que creamos que no sea bueno para nuestra mascota. Sin embargo, a menos que seas un criador profesional, mantener a tu mascota sin esterilizar puede ser una de las peores decisiones, sobre todo si es una hembra.

Los animales no esterilizados tienen mayor probabilidad de sufrir infecciones de orina recurrentes, tumores mamarios o en los órganos reproductores y piometras. También pueden sufrir embarazos psicológicos.

Todo lo anterior, además de poder acabar con la vida de tu mascota de forma prematura, aumentará considerablemente las visitas al veterinario y, por supuesto, los gastos. Por ejemplo, las infecciones urinarias conllevan análisis de orina, ecografías y medicamentos. Por otro lado, la única solución a una piometra es una cirugía de urgencia.

Elige la mascota que mejor se adapte a ti

Existen especies animales que requieren más visitas al veterinario que otras. Ciertas razas tienen una probabilidad mayor de padecer ciertas patologías, ya que vienen predispuestos genéticamente. Por ejemplo, los bulldogs suelen tener más problemas de piel, los pastores alemanes tienden a sufrir displasia de cadera o los gatos persas suelen padecer de riñones poliquísticos.

Elijas lo que elijas, ten en cuenta que cualquier animal puede enfermar y, si lo hace, deberás estar ahí para él, pues es tu responsabilidad. Por otro lado, no esperes a que el animal se ponga malo; haz, al menos, una visita anual al veterinario.

  • LA VACUNACIÓN, C. E. Vacunación en perros y gatos. EL LIBRO MUERE CUANDO LO FOTOCOPIA, 269.
  • Marx, F. R., Machado, G. S., Pezzali, J. G., Marcolla, C. S., Kessler, A. M., Ahlstrøm, Ø., & Trevizan, L. (2016). Raw beef bones as chewing items to reduce dental calculus in Beagle dogs. Australian veterinary journal, 94(1-2), 18-23.
  • Razzaque, W. A. A., Husain, K., Agarwal, S., & Kumar, S. (2008). False pregnancy in bitch. Veterinary World, 1(3), 92-95.