¿Por qué hay mapaches en Europa?

Eugenio Fernández · 26 marzo, 2018
Originarios del continente americano, se está expandiendo en Europa debido a su consideración como mascotas y a su utilización en la industria peletera; se alimenta de desperdicios que dejan los humanos en las ciudades, así que no es extraño verlos en vertederos

Muchos desconocen que a pesar de ser una especie americana, existen mapaches en Europa y cada vez son más abundantes. Conviene analizar como hemos llegado a esta situación y la parte de responsabilidad que tiene nuestra sociedad en este problema.

¿Quienes son los mapaches?

El mapache es una especie de prociónido americano que posee un aspecto muy característico: este mamífero, similar a un pequeño oso, posee una cola larga y rayada en blanco y negro, además de un pelaje gris y un antifaz negro muy característico.

Esta especie se encuentra distribuida por gran parte del continente americano, especialmente por Estados Unidos. Son animales omnívoros que se aprovechan de los desperdicios humanos, por ello no es extraño que aparezcan en vertederos o barrios.

Estos animales son muy populares, especialmente tras películas animadas. Conocidos como ositos lavadores por su hábito de lavar la comida, estos animales pueden parecer animales, pero son fauna silvestre bastante agresiva que pueden ser peligrosos.

Mapache

¿Cómo es posible que tengamos mapaches en Europa?

El mapache se introdujo en Europa alrededor de 1 930, ya fuera para actividades cinegéticas o en granjas peleteras, de donde estos animales escaparon. Tras la adaptación de estos animales a diversos ecosistemas de Europa central, han sido capaces de ir expandiéndose.

No es la primera vez que la industria peletera trae especies que se convierten en invasoras, como por ejemplo el visón americano. En muchas ocasiones, grupos animalistas han liberado a estos animales, y en lugar de mantenerlos cautivos los han dejado libres, lo que ha aumentado el problema.

En el caso de España e Italia, donde existen poblaciones de mapache, la vía de entrada principal ha sido el comercio de esta especie como mascota. Los investigadores consideran que estos animales deben ser prohibidos como mascotas en Europa, pues en muchos países aún están permitidos.

La legislación de especies invasoras de España y otros países de la Unión Europea permite tener prácticamente cualquier animal que no se considere invasor. Sin embargo muchos animales no son considerados invasores hasta que ya es demasiado tarde, como fue el caso del mapache y otras especies como el coatí.

¿Cuál es la situación de los mapaches en Europa?

A día de hoy, los mapaches se han convertido en una de las especies invasoras más peligrosas de Europa, principalmente por el riesgo que tiene como transmisor de la rabia y por su predación sobre huevos de aves peligro de extinción.

El mapache como mascota en España es legal

Las poblaciones de mapache han aumentado enormemente, y se cree que desde 1 990 hay un 300% más de mapaches en Europa. Esta especie es capaz de adaptarse a los ecosistemas sin intervención humana, pero también a entornos rurales y urbanos, donde aprovecharán los desperdicios humanos para alimentarse.

Esta clase de entornos han permitido la expansión del mapache, pues ante la presencia de mucho alimento han sido capaces de aumentar su fecundidad y el tamaño de sus camadas.

La situación actual lleva a pensar que los mapaches en Europa se encuentran fuera de control y que se deben tomar medidas urgentes para controlar sus poblaciones. Por desgracia, esto significa que en muchas ocasiones hay que aplicar el control letal sobre esta especie, algo que no es agradable ni ético, pero muchos aseguran que es inviable controlar la población mediante la castración o la cautividad.

Algo muy importante es no alimentar a estos animales: la interacción entre fauna salvaje y personas no es necesaria, y el obtener el alimento gracias a personas los convierte en animales más confiados, pero igualmente agresivos.

Esta clase de animales son los que más frecuentememte atacan a personas cuando se sienten amenazados, aunque dicha amenaza sea únicamente percibida por el animal. Mientras, los animales que no han sido humanizados tenderán a huir, y el problema con los mapaches y otras especies invasoras parece estar acrecentándose debido a la ignorancia humana.