Animales salvajes con rabia

Eugenio Fernández · 4 febrero, 2018
Esta mortífera enfermedad vírica es contagiada al ser humano a través de la mordeduras de perros, aunque los animales silvestres, como zorros o lobos, tienen un papel vital en su transmisión a canes

La rabia es una enfermedad vírica considerada la zoonosis más mortífera del mundo, pues causa más de 60 000 muertes al año y es una de las afecciones que nos muestra que la salud de las personas está muy relacionada con la salud de los animales y de la fauna silvestre.

La rabia se contagia al ser humano a través de animales domésticos, pues son las mascotas las que de una manera más fácil transmiten esta enfermedad y, por supuesto, porque conviven con nosotros. Se calcula que el 99% de los casos de transmisión a los humanos son por mordeduras de perro; es por ello que la principal forma de protegerse de esta afección son las campañas contra la rabia para los perros.

Sin embargo, esta enfermedad afecta a un amplio número de animales salvajes que actúan como reservorio de la misma, y son los que contagian a los perros. Es por ello que conocer las implicaciones de esta enfermedad en la fauna salvaje es de vital importancia para erradicarla.

Síntomas de la cinofobia

La rabia es contagiada al ser humano a través de animales domésticos, pues son los animales de más fácil contagio y que más conviven con nosotros: se calcula que el 99% de los casos de transmisión a los humanos son por mordeduras de perro.

La rabia. Un poco de historia

Existen menciones a esta enfermedad desde la antigua Grecia a través del propio Aristóteles, que ya describió los síntomas de la rabia en perros y en humanos y relacionó su contagio con la mordedura de uno de ellos. De hecho, la rabia es en parte el origen del mito del hombre lobo, pues algunos de sus síntomas en humanos coinciden con las historias de licántropos.

Posteriormente, el virus se expandiría por América tras la llegada de los europeos, que traerían animales que diseminarían el contagio. No se encontraría cura hasta los descubrimientos de Louis Pasteur, quien elaboraría una vacuna y salvaría la vida del joven Joseph Meister en 1885.

Los ciclos de la rabia

El ciclo urbano es el que provoca el mayor peligro para el ser humano: las mordeduras de perros a personas, ya mencionadas, a las que se unen las de otras mascotas como el gato, el hurón o el mapache.

Gato que muerde

Sin embargo, también tiene importancia el ciclo silvestre, es decir, el ciclo que expande la enfermedad en las poblaciones de animales salvajes, los cuales contagian a los perros. Su control es mucho más complicado, ya que no podemos vacunar a miles de animales salvajes.

La rabia en animales salvajes

En Europa, el ciclo silvestre está protagonizado por el zorro rojo, y se ha conseguido reducir la prevalencia de la enfermedad a través de la vacunación oral, es decir, alimento que se deja en el bosque y que actúa como una vacuna. A pesar de estas medidas, la afección en zorros es una amenaza en el este de Europa.

Características del lobo árabe y comportamiento

La rabia afecta a otros animales europeos, como puede ser el lobo. Aunque los ataques de estos animales a personas son prácticamente inexistentes, el virus produce cambios en el comportamiento de los animales salvajes y los hace menos temerosos y más agresivos.

En Estados Unidos, uno de los animales más afectados por el virus es el mapache; es responsable de casi el 40% al este del país. Otros animales juegan un importante papel, como pueden ser los chacales, las mofetas, los tejones y otros carnívoros salvajes.

Ya hemos mencionado a algunos animales con esta enfermedad, y es que la popularidad de mascotas exóticas, como el coatí o el mapache, y su posterior abandono, hace que ahora el ciclo urbano y el silvestre estén aún más conectados.

La tenencia irresponsable de animales exóticos se ha convertido en otro factor a tener en cuenta, pues las poblaciones de mapaches salvajes que hay en España son mucho más dados a morder a las personas que a otros animales salvajes.

Murciélago
Fuente: U.S. Department of Agriculture

Los murciélagos tienen una gran importancia en la transmisión de la enfermedad: algunas cepas del virus son exclusivas de esta especie, que puede contagiarla a otras y se consideran un riesgo ante estas plagas emergentes; si bien las mordeduras de esta especie a humanos son muy raras. De hecho, hubo casos de contagio sin mordedura al entrar en cuevas con una alta presencia de infectados.

La rabia y la salud unitaria

La rabia es una enfermedad que nos ayuda a entender el concepto de la salud unitaria, y a comprender la importancia de los veterinarios en la salud de las personas. La investigación veterinaria ha permitido reducir enormemente la prevalencia de los ciclos silvestres del virus, lo que reduce el contagio a perros.

Además, no se entiende la enorme reducción de casos en Europa sin las campañas de vacunación que realizan estos profesionales en todo el continente, lo que ha permitido que en muchos países se reduzcan a cero los casos de esta enfermedad en personas. Y es que la rabia nos muestra la enorme contribución de la medicina veterinaria a la salud de los humanos.