Campañas contra la rabia para los perros

Francisco María García · 16 julio, 2016

La rabia canina es una enfermedad infectocontagiosa, producida por un virus que se halla en la saliva de una animal con rabia: perro, gato o mono. Se suele transmitir por la saliva a través de la mordedura o lamedura en heridas de la piel.

 Un perro que tiene la rabia es agresivo, ofrece los ojos rojos, babea, anda decaído, ha perdido el apetito, no toma agua, muerde todo, se esconde, no camina bien, tiene la mandíbula caída, muestra un miedo exagerado al agua, al aire y luz; puede llegar a no conocer al dueño y a abandonar el hogar.

La rabia en nuestras mascotas se evita vacunándolos cada año a partir del primer mes de su vida.

Si hay mordiscos de un animal que tiene rabia, hay que lavar la herida con bastante agua y jabón, localizar al animal mordedor y luego acudir lo antes posible a un centro sanitario para realizar una valoración de la herida.

Concepto básico

Autor: Jon Hurd
Autor: Jon Hurd

Se trata de una  enfermedad infecciosa viral del sistema nervioso central que provoca la encefalitis aguda. Es un virus que ataca a los mamíferos domésticos y salvajes, lo que incluye al hombre. Normalmente está integrado en las secreciones de los animales infectados y lo transmiten al hombre por una mordida o si éste tiene algún corte en la piel que haga contacto con la saliva del enfermo.

En los perros es una enfermedad que debe tratarse con urgencia o de lo contrario puede conducir a la muerte. Después de la mordedura puede tardar entre 60 y 300 días en manifestarse.

Es una enfermedad grave, por lo que si aparecen síntomas de la rabia humana no existe tratamiento y casi siempre es mortal. Por ello, para prevenirla se recomienda la eliminación de la rabia canina mediante la vacunación de estos animales.

Datos y estadísticas

Cada año mueren aproximadamente 55 mil personas por esa causa, lo que implica un fallecimiento cada 10 minutos. Una vez que una persona es mordida por un animal posiblemente enfermo es preciso vacunar lo antes posible para prevenir la enfermedad. La manera habitual de transmisión es mediante mordeduras de infectados.

Campaña antirrábica 2016

A falta de subvenciones adecuadas, la campaña antirrábica 2016 está difundida y organizada por los propios veterinarios. La vacuna puede realizarse en cualquier momento, no es necesario hacerlo en medio de las campañas.

Según el calendario mundial, se tiene establecido el 28 de setiembre la celebración del Día Mundial Contra la Rabia, coordinado con OPS/OMS, la Organización Internacional Alianza para el Control de la Rabia, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos de América, Instituto Pasteur de Francia y Oficiales Veterinarios en muchos países.

Entre los objetivos está el incremento de las acciones a lo largo de todo el mundo para concienciar a la sociedad y poner en marcha los recursos correspondientes.

Los niños y otros sectores son los grupos más vulnerables y están sujetos a las agresiones múltiples. La rabia en humanos se puede prevenir asegurando a las personas en riesgo la atención y el control adecuado de los animales, educar a las poblaciones vulnerables y mejorar el acceso a la salud de los que han sufrido agresiones de animales infectados por la enfermedad.

La rabia en el mundo

vacunación para perros

Aunque no tiene cura, la rabia puede prevenirse. En el caso de las personas, es una enfermedad totalmente prevenible, pero requiere educación y acceso al suministro de biológicos. Los diferentes países están realizando grandes esfuerzos en su control, habiendo logrado avances importantes en la eliminación de la rabia humana transmitida por el perro.

Pese a todas estas acciones, aún la rabia silvestre continúa causando muchos daños, sobre todo en los sectores de población con menores recursos y en zonas de difícil accesibilidad.

Entre los datos que se maneja, a nivel mundial, la rabia incontrolable en perros en muchos países del mundo continúa siendo causa de 55,000 muertes humanas estimadas cada año.

Las diferentes campañas de prevención siguen siendo efectivas. En algunos países como España, en la actualidad tiene una incidencia mínima. La razón es que se ha conseguido vencer la enfermedad mediante campañas antirrábicas y es necesario no bajar la guardia ante ello.