Cómo mejorar la jaula de tu hámster

El lugar donde vaya a vivir tu mascota tiene que ser amplio y seguro al mismo tiempo, para que no pueda escaparse; no debe caber entre los barrotes y no debería poder aprender a abrir la puerta

Son una de las mascotas favoritas de los niños y también de los mayores: los hámsters son animales simpáticos, bonitos y fáciles de cuidar. Normalmente viven dentro de su jaula, por eso vamos a ver cómo mejorar la jaula de tu hámster para que tú y él estéis más felices.

La jaula básica

Antes de plantearnos cómo mejorar la jaula de tu hámster, tenemos que saber cómo es la jaula que cubre sus necesidades básicas:

La ‘casa’ debe ser todo lo grande que sea posible. Las jaulas de colores que normalmente se venden en tiendas para mascotas son demasiado pequeñas. Busca una con la mayor superficie que puedas: podrías usar también un acuario grande o una que sirva para conejos o cobayas.

El lugar donde vaya a vivir tu mascota tiene que ser seguro y para que no pueda escaparse; no debe caber entre los barrotes y no debería poder aprender a abrir la puerta. Tampoco puede tener objetos que se le puedan caer encima o con él dentro, como rampas mal sujetas o tubos inestables.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

El suelo de la jaula es muy importante. A tu pequeño roedor le gusta escarbar, así que debería tener un suelo lo más grueso posible de sustrato. Recuerda comprar solo productos seguros para él y sin olores ni ambientadores.

Elementos necesarios

Además de estas consideraciones básicas, hay varios objetos que las jaulas de los hámsters deberían tener siempre:

Comedero y bebedero. Los hámsters guardan comida en las mejillas, pero aún así deben tener un recipiente con comida siempre a su disposición. Igualmente deben tener un bebedero: los que más abundan son los bebederos de bolita, pero debes tener cuidado de limpiarlo con frecuencia y comprobar a menudo que no está atascado.

Un escondite o casita donde pueda meterse a dormir. Es probable que haga túneles para esconderse a dormir, por lo que es necesario que tenga a su disposición un lugar oscuro y tranquilo donde refugiarse.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

Los hámsters son animales muy activos y la vida dentro de una jaula no les permite quemar toda la energía que acumulan: por eso también es necesaria una rueda de ejercicios. Así, cuando tenga muchas ganas de correr, podrá subirse a ejercitarse y cansarse.

Los roedores tienen la necesidad de desgastar los dientes masticando, así que necesitan juguetes para roer. Estos pueden ser barritas de cereales o de madera para que vayan masticando poco a poco.

Mejorar la jaula: pisos y texturas

Tras proporcionarle todo lo básico, es momento de pensar en cómo mejorar la jaula de tu hámster. Una de las maneras más agradecidas y que menos espacio ocupa es añadir pisos. Así tendrá más superficie por la que caminar y como, además, no le gusta los espacios abiertos, se sentirá más protegido.

Se pueden añadir pisos de muchas maneras: puedes colocar una tabla de madera a las rejas, o con una malla metálica o plástica. Pero también se puede sujetar el nuevo suelo en un par de bloques de madera como si fueran columnas.

Hay marcas de jaulas que venden pisos modulares y puedes añadir los que quieras en la posición que quieras. Solo es necesario echarle imaginación. Luego es importante construir una escalera o una rampa para que tu hámster pueda subir y bajar de los pisos.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

A estos pequeños animales también les gusta escarbar y tener diferentes suelos en su hábitat. Además del suelo absorbente que uses por higiene, puedes plantearte añadir otros suelos: un arenero, una esquina con tierra o incluso una cama de algodón. Hay muchas otras opciones que se te pueden ocurrir.

Mejorar la jaula para roer

Como su nombre indica, los hámsters son roedores. Es imprescindible para su salud que tengan objetos que roer. Si no pueden desgastar los dientes, estos crecerán de más e impedirán que puedan comer o beber. Es probable que si no les proporcionas objetos para morder, decidan por su cuenta roer la jaula, lo cual también es peligroso para su salud.

Hay muchas clases de objetos o juguetes para roer que le puedes proporcionar a tu mascota: puedes darle comida o juguetes especialmente pensados para ser comidos, como barritas de cereales o decoraciones atractivas para llevarse a la boca.

Además, hay materiales seguros para ser ingeridos con los que puedes fabricarle su casita, una rampa o juguetes que irá desgastando poco a poco: madera, palos de helados, cartón, heno o paja… solo tienes que reponerlos cuando los deshaga.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

Cuántas más cosas disponibles para roer tenga en su jaula, será más feliz. Además, evitarás problemas de salud graves que afectan a su bienestar.

Mejorar la jaula con tubos y juguetes

Los hámsters son roedores que se agobian en los espacios amplios y vacíos, así que no tengas miedo de añadir muchos objetos o juguetes a su jaula. Si tiene muchas cosas, tiene más entretenimiento y más lugares en los que esconderse.

Muchos de estos juguetes puedes hacerlos con tus manos en casa con materiales reciclados. Por ejemplo, uniendo los tubos de cartón del papel higiénico puedes hacerle un túnel. Con palos de helados puedes crear una rampa, un columpio o incluso una casa entera. Con un trozo de tela puedes contruir una hamaca. Las posibilidades son casi ilimitadas.

Los hámsters son animales pequeños y simpáticos, pero necesitan una jaula interesante en la que mantenerse ocupados. Por suerte, no cuesta dinero y apenas tiempo para crear una jaula en la que tu pequeño roedor sea muy feliz.

Te puede gustar