Enfermedades más comunes del hámster

Las enfermedades más comunes del hámster pueden desequilibrar el organismo y afectar a la salud de tu pequeño compañero. Saber reconocerlas y prevenirlas es de suma importancia para conservar el bienestar del animal y la sanidad del hogar.

Diarrea: un alarmante y frecuente síntoma

La diarrea no es una patología en sí misma, pero es el síntoma más frecuente entre las enfermedades más comunes del hámster. Representa un enorme riesgo para la salud del animal, pues puede llevarlo a una deshidratación severa en poco tiempo.

Las principales causas de diarreas en estos pequeños roedores son:

– Cambios repentinos en su dieta.

– Higiene deficiente de la jaula y de los accesorios.

– Uso de medicamentos veterinarios (principalmente antibióticos).

Los hámsters comen semillas y maíz partido.

Si tu hámster presenta diarrea, es indispensable concurrir al veterinario especializado. Además, se recomienda reforzar su hidratación y la limpieza del ambiente.

Enfermedades más comunes del hámster

En su hábitat natural difícilmente los hámsteres se enferman, pues su robusto cuerpo es resistente, y su inteligencia les permite mantenerse seguros y sobrevivir a los depredadores.

Sin embargo, al domesticarlo le exponemos a diversos desequilibrios gracias a los cambios del ambiente y de la alimentación.  Por ello, es nuestra responsabilidad ofrecer las condiciones óptimas para su desarrollo.

A continuación, vemos las enfermedades más comunes del hámster, sus principales características y causas.

1- Abscesos

El absceso consiste en un bulto palpable que se forma bajo la piel del hámster. Este fenómeno resulta de la acumulación de pus debido a una infección.

Normalmente, el proceso infeccioso es ocasionado por una herida accidental o una mordedura de otro hámster. Esto se debe, sobre todo, cuando estas no fueron debidamente desinfectadas y cicatrizadas.

Muchas veces, los abscesos pueden formarse cerca de las mejillas del hámster, como si el animal tuviera sus cachetes hinchados. Es importante estar atento ante estas pequeñas hinchazones, evitando complicaciones futuras gracias a su ruptura.

Una vez desarrollado el absceso, la única forma de tratamiento consiste en su extirpación y posterior recuperación. Huelga decir que el veterinario es el único profesional capacitado para llevar a cabo un tratamiento adecuado.

2- ‘Cola mojada’

La ‘cola mojada’ es una de las enfermedades más comunes del hámster y presenta alta tasa de mortalidad. Puede afectar animales de todas las edades, pero es más frecuente en las crías de hámster, justo después del destete. Y es que en este momento experimentan el cambio más radical en su alimentación.

Como el propio nombre de la enfermedad indica, el animal infectado presenta la cola permanentemente mojada por culpa de diarreas constantes, y por estas corre el riesgo de deshidratarse y fallecer rápidamente. Este desequilibrio en su organismo tiene como causa más frecuente los cambios bruscos de alimentación o una dieta desequilibrada.

3- Gripe y resfriados

La gripe y los resfriados suelen afectar a un hámster de forma muy similar que a los humanos. Por tanto, los síntomas son muy parecidos: fiebre, estornudos, postración, nariz húmeda, etc.  Una vez más, cabe señalar que es indispensable acudir al veterinario al reconocer las primeras señales en tu mascota.

Infelizmente, su pequeño organismo se vuelve muy vulnerable cuando es infectado por el virus Influenza. Consecuentemente, la mayoría de los hámsters desarrollan una neumonía derivada de la gripe y, en estos casos, la tasa de letalidad es elevada.

Los brotes de la gripe y de los resfriados aparecen durante el invierno, así que es clave reforzar la prevención para la llegada de los días más fríos. Es por ello que se recomienda poner especial atención a la climatización del hogar y a la ubicación de la jaula.

Hamster en una rueda
Fuente: Ko1

4- Diabetes

La diabetes es otra de las enfermedades más comunes del hámster que presenta síntomas similares en los humanos. Cabe destacar que la especie enana de Campbell es especialmente vulnerable a esta patología.

Esta enfermedad se caracteriza por la deficiencia de producción de insulina por el páncreas. Cuando el organismo segrega esta sustancia de manera escasa se vuelve incapaz de controlar los niveles de glucosa en la sangre. Así, gran cantidad de glucosa deja de ser transformada en energía, que se queda ‘atascada’.

Entonces, el roedor entra en una especie de ‘estado de inanición’, pues la glucosa no alcanza la corriente sanguínea. Ello explica porque un hámster diabético puede consumir enorme cantidad de alimento y ganar peso rápidamente, por lo que ese animal que parece estar siempre hambriento, en realidad, padece diabetes.

5- Tumores

Los hámsters pueden desarrollar tumores en diversas partes de su cuerpo, especialmente los de edad avanzada. Estos suelen se mostrarse como bultos sólidos bajo la piel del animal, motivo por el que es importante estar atento a cualquier cambio físico de tu mascota para reconocer en seguida la presencia de un tumor.

Como no podría ser de otra manera, es indispensable acudir inmediatamente al veterinario, para evitar el avance y verificar la posibilidad de extraer el tumor. La correcta prevención contra las enfermedades más comunes del hámster implica respetar las visitas al veterinario y las desparasitaciones adecuadas.

Fuente de la imagen principal: Peter Maas

Te puede gustar