Los cuidados para un hámster, ¿qué necesita?

Francisco María García · 21 septiembre, 2017

Los cuidados para un hámster son esenciales para preservar la salud del animal y de todos a su alrededor. Saber cuidar de una mascota significa entender su organismo y respetar sus necesidades específicas.

Los hámsteres son pequeños roedores que pertenecen a la familia Cricetidae. Su expectativa de vida varía de 2 a 5 años. Son una excelente opción de primera mascota para los niños, ya que suelen enseñar mucho sobre la responsabilidad de cuidar y respetar un animal.

Otro aspecto favorable es que se adaptan fácilmente a espacios reducidos y no requieren mucho tiempo de sus dueños. Pero los hámsteres también necesitan atención para crecer, recibir alimentos y desarrollarse saludablemente.

¿Cuáles son los principales cuidados para un hámster?

Los veterinarios indican que estos son los principales cuidados para un hámster: elegir una jaula cómoda, proporcionar alimentación balanceada y espacio reservado para la práctica de ejercicios físicos.

Eligiendo una buena jaula y la ubicación perfecta

La vida de un hámster doméstico se desarrolla en el interior de la jaula. Esa es su vivienda y por eso es tan importante elegirla conscientemente para que el animal se sienta cómodo y pueda crecer saludablemente.

Existen muchas opciones de jaulas en el mercado. La elección debe basarse principalmente en el tamaño del animal elegido. Una jaula padrón posee 60 cm de largo, 50 de ancho y 50 de profundidad. Es perfectamente confortable para un hámster de porte mediano.

En caso de que se opte por los ejemplares más diminutos, como el hámster Roborovskii, es preferible una pecera. Estos animales son tan pequeños y delgados que pueden escaparse por los agujeros o rejas de una jaula. La estructura de la pecera debe ser condicionada de forma apropiada.

Los especialistas recomiendan optar por una jaula construida en doble piso, que cuente con túneles y juguetes que incentiven una vida activa y permitan la circulación libre del animal en el interior de la jaula.

Los hámsteres poseen alta probabilidad a la obesidad, lo que disminuye radicalmente su expectativa de vida. Por eso es tan importante proporcionarles estímulos y espacios para la realización de ejercicios físicos.

Además, la jaula debe contar con un espacio donde el animal pueda refugiarse para descansar o dormir. Lógicamente, no pueden faltar un buen comedor y un buen bebedero, ambos apropiados al tamaño del animal.

Es más interesante optar por una jaula plástica, pues el material es más liviano y fácil de limpiar. La higienización del interior debe ser realizada semanalmente, lo que incluye cambiar el sustrato que se elija para el fondo de la jaula.

Dónde colocar la jaula

Se recomiendan sustratos con propiedades absorbentes que no generen polvo al degradarse. Los preferidos por los hámsteres son los pellets de madera o de celulosa.

Tan importante como comprar una buena jaula es elegir la localización adecuada. Estas pequeñas mascotas son sensibles a las altas temperaturas y no son muy amigos de ambientes húmedos. Un golpe de calor puede ser fatal para un hámster.

La ubicación de la jaula debe ser pensada estratégicamente para proporcionar un ambiente ventilado cuya temperatura quede entre 18 y 26ºC. Es importante que tenga disponibilidad de sombra y no esté a la intemperie.

Alimentación balanceada

La alimentación es el aspecto más fundamental de los cuidados para un hámster. La dieta diaria debe proporcionar los nutrientes necesarios para el desarrollo saludable de su especie.

Todos los mamíferos necesitan una hidratación reforzada para preservar el bienestar de su organismo. Es indispensable proporcionar agua fresca y limpia a los hámsteres y limpiar semanalmente el bebedero.

Los hámsteres gustan una alimentación variada que combine semillas, verduras, cereales, frutas, verduras y frutos secos. Se puede optar por elaborar una dieta casera y natural para un roedor, pero es mejor que se consulte a un veterinario para equilibrar los nutrientes.

Lo ideal para una dieta equilibrada es mezclar el pienso comercial, que proporciona la base de proteínas y fibras, con frutas y verduras permitidas:

  • Alimentos permitidos: manzana, pera, fresa, ciruela, melocotón, ciruela, kiwi, calabaza, zanahoria y brotes tiernos.
  • Alimentos prohibidos: comida humana condimentada, industrializada o no digerible.

Desgaste de los dientes

Es un cuidado diferente de la mayoría de las mascotas y esencial para la salud de los roedores. La intención es impedir el crecimiento excesivo de los dientes del hámster. Existen varias opciones naturales en el mercado, pero la más indicada es la rama de árbol frutal.

Los hámsteres son animales vulnerables y pueden presentar síntomas como pérdida de apetito, diarrea o alteraciones en su pelaje. Por eso, los cuidados para un hámster no deben excluir las visitas periódicas al veterinario.

Fuente de la imagen principal: Pablo Martínez