Macaco cangrejero: características, comportamiento y hábitat

Aunque no son exclusivos en su alimentación, este mono se vale de las rocas para abrir los cangrejos que ingiere; sagrados para algunas culturas, es una de las especies más utilizadas en la industria biomédica, hasta el punto de que uno de los experimentos dio lugar a la primera clonación de un primate

El macaco cangrejero (Macaca fascicularis) es una de las especies de primate más populares para los turistas que visitan países como Indonesia o Tailandia. Sin embargo, algunos de sus comportamientos son desconocidos por los visitantes de estos lugares exóticos.

Características del macaco cangrejero

El macaco cangrejero ha tenido una relación estrecha con el ser humano: han sido vistos como plaga e incluso han sido considerados animales sagrados por algunas culturas. 

Por desgracia, también han sido utilizados en la industria biomédica, lo que les convierte en uno de los primates que en más experimentos ha participado; sin ir más lejos, recientemente se ha realizado la primera clonación de un primate, en concreto esta especie.

Este primate pertenece al grupo de los macacos, todos ellos son monos asiáticos como el que nos ocupa, a excepción del macaco de Gibraltar. Son monos de tamaño medio que no llegan a pesar 10 kilogramos, con pelaje castaño y con una cola alargada. De hecho, también son conocidos como macacos de cola larga, la cual puede alcanzar más de medio metro, lo que hace que superen el tamaño del propio cuerpo.

Comportamiento del macaco cangrejero

Los macacos cangrejeros viven en grupos formados por hasta 2o hembras, con uno o varios machos, los cuales abandonarán el grupo en la pubertad mientras que las hembras se mantendrán en este.

Mono macaco cangrejero: comportamiento

Uno de sus comportamientos más curiosos es el uso de pelos y fibras como seda dental para limpiarse los dientes. Este comportamiento tiene transmisión cultural, pues existen poblaciones de macaco cangrejero que usan fibras de determinados árboles, mientras que otros usan pelos humanos.

Aunque su nombre proviene de su gusto por los cangrejos, lo cierto es que su dieta es muy variada e incluye numerosas especies de plantas, frutos y raíces. Los cangrejos, nueces o almejas que toma en ocasiones son difíciles de abrir, por lo que usa herramientas como rocas para abrirlos.

Otro de los comportamientos del macaco cangrejero es como procesa los alimentos; así, estos macacos limpian los tubérculos que consumen con agua e incluso los pelan antes de comerlos.

Al igual que otros primates, son animales muy sociables que se relacionan a través del acicalamiento, y poseen fuertes vínculos con sus madres y otros miembros del grupo.

En algunos estudios se ha evidenciado que las madres ceden alimento a sus crías a pesar de que pueden estar pasando hambre ellas mismas, lo cual, aunque parece un comportamiento razonable, no ocurre con muchas especies.

Mono macaco cangrejero: hábitat

Aunque su nombre proviene de su gusto por los cangrejos, lo cierto es que su dieta es muy variada e incluye numerosas especies de plantas, frutos y raíces. Los cangrejos, nueces o almejas que toma en ocasiones son difíciles de abrir, por eso usa herramientas como rocas para abrirlos.

Hábitat del macaco cangrejero

El macaco cangrejero se distribuye por varios hábitats del sureste asiático; viven principalmente en bosques tropicales, pero también en manglares costeros que les permiten el acceso a moluscos y crustáceos dentro de su dieta.

Su hábitat ocupa regiones como Bangladesh o Malasia, e islas como Sumatra, Java o Borneo. En estas zonas turísticas es vital no molestar a estos primates, ya que se vuelven confiados y pueden ser peligrosos, especialmente por las enfermedades que pueden portar.

El macaco cangrejero no está en peligro de extinción. De hecho sus poblaciones gozan de buena salud y se ha convertido en una especie invasora en múltiples países: es considerada una de las 100 especies invasoras más dañinas, debido al consumo de huevos de aves amenazadas.

Uno de sus comportamientos más curiosos es el uso de pelos y fibras como seda dental para limpiarse los dientes. Este comportamiento tiene transmisión cultural, pues existen poblaciones de macaco cangrejero que usan fibras de determinados árboles, mientras que otros usan pelos humanos.

Te puede gustar