Los problemas digestivos de los roedores, ¿qué hacer?

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
· 3 mayo, 2019
Los problemas digestivos en roedores están muy relacionados con la dieta

Los problemas clínicos en pequeños mamíferos como los roedores pueden pasar desapercibidos por los hábitos nocturnos de estos o la forma de manifestarlos. Es muy común que una vez que los propietarios acuden a la clínica con su roedor, el problema esté avanzado. Hoy en Mis Animales os daremos a conocer algunos de los problemas digestivos en roedores, sus causas, síntomas y qué hacer cuando estos ocurren.

Algunos signos que nos indican dolor y pueden estar asociados a problemas digestivos en roedores son:

  • Anorexia (el animal deja de comer)
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Estreñimiento
  • Decaimiento
  • Postura anormal, como si se estuvieran protegiendo.

Ante alguna de estas señales debemos acudir al veterinario para que revise a nuestro roedor. Estos síntomas pueden tener varias causas, pero nos centraremos en aquellas relacionadas con la salud dental y gastrointestinal.

Sobrecrecimiento de incisivos

Los dientes de los roedores y conejos crecen de forma continua a lo largo de toda su vida. De media crecen de dos a cuatro milímetros a la semana. Si los dientes no se desgastan correctamente forman picos afilados que pueden dañar la lengua y la cara interna de las mejillas. Para evitar el daño que les produce el roce con los dientes, los roedores y conejos suelen cambiar el movimiento de masticación desviando la mordida.

La desviación de la mordida se conoce como maloclusión o enfermedad dental adquirida. Las causas son:

  • Dietas incorrectas. Alimentos blandos, poco variados y bajos en fibra.
  • Malformaciones genéticas. Por ejemplo, las razas enanas tienen predisposición a una mordida desviada y sobrecrecimiento de los incisivos.
  • Traumatismos.
  • Enfermedad metabólica ósea por déficit de calcio, fósforo y vitamina A y D. Es importante que los roedores tengan a diario acceso a la luz solar para captar estas vitaminas. En cobayas es muy común el déficit de vitamina C.
Sobrecrecimiento de incisivos

Es por ello muy importante aportar alimentos que desgasten los dientes para evitar un sobrecrecimiento. Las dietas ricas en fibra favorecen el desgaste de los incisivos. Además, son recomendables los alimentos tipo pellets o cualquier objeto que puedan roer, como los palitos de madera. Estos provocarán suficiente fricción como para desgastar sus dientes.

Ante esta situación, el veterinario puede plantear cortar, limar o una extracción dental según el estado de los dientes. Un cambio en la dieta también será necesario para que no se vuelva a producir sobrecrecimiento.

Diarrea en roedores

Las diarreas en roedores suelen ser heces blandas, verdes y en gran cantidad. Pueden estar provocadas por agentes infecciosos, comida en mal estado o una sobrealimentación de frutas y verduras.

La diarrea puede ser un problema serio, sobre todo en los roedores más pequeños, debido a la hipoglucemia, deshidratación y a los desajustes electrolíticos. Todo esto puede ocurrir muy rápidamente. Los hámsteres pueden sufrir ‘el síndrome de la cola mojada’, que abarca los siguientes síntomas:

  • Diarrea abundante y aguada.
  • Abdomen y cola mojados, de ahí el nombre del síndrome.
  • Somnolencia.
  • Ojos apagados y hundidos.
  • Anorexia.
  • Disminución de la actividad.
  • Falta de acicalamiento.
  • Postura encorvada, por dolor abdominal.
Roedor en el veterinario

En estos casos lo mejor es acudir rápidamente al veterinario de exóticos, que se encargará de recetar antibióticos y medicación que ayude a cortar la diarrea. Además, es importante rehidratar al hámster, aislarlo de otros animales, mantener limpia su jaula e intentar reducir el estrés que el animal pueda sufrir, pues el síndrome está muy relacionado con él.

Trastornos en la motilidad intestinal

Los trastornos en la motilidad intestinal representan un gran porcentaje de los problemas digestivos en roedores. Las chinchillas y cobayas son las especies de roedor que más sufren este trastorno. En los conejos también es muy común. La causa principal suele ser un déficit de fibra en la dieta. Sin embargo, el dolor y el estrés también suelen ser factores frecuentes.

Trastornos en la motilidad intestinal

El consumo de fibra en estas especies es esencial: un abuso de carbohidratos o grasas reduce la motilidad intestinal y altera la flora bacteriana natural. En ocasiones, la ingesta excesiva de pelos también puede desembocar en el mismo problema.

La reducción de la motilidad provoca una alteración en la absorción de nutrientes y una retención de material y gases en el estómago o ciego intestinal. Detectar el problema y aplicar un tratamiento a tiempo es crucial en estos casos.

Estos son algunos de los problemas digestivos más frecuentes en roedores. Si notas que tu mascota muestra algún síntoma digestivo, te recomendamos valorar si la dieta es la adecuada y acudir al veterinario especialista en exóticos.

  • Andrés Montesinos Barceló, Neus Morera, Jaume Martorell. La clínica imprescindible en pequeños mamíferos para veterinarios generalistas. Exóticos. AVEPA, 2012.
  • Enrique Yarto Jaramillo. Urgencias en roedores. Congreso LAVECCS, 2017.
  • Hogar mapfre. Síndrome de la cola mojada en hámsteres, 2014.
  • Hamsterpedia. Enfermedades de los hámsteres.