¿Los loros pueden comer tomate?

Si te preguntas si los loros pueden comer tomate, te adelantamos que la respuesta no es dicotómica. Conoce aquí los requisitos para que una psitácida pueda comer esta fruta.
¿Los loros pueden comer tomate?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 09 octubre, 2021.

Última actualización: 09 octubre, 2021

¿Los loros pueden comer tomate? Seguramente te has preguntado esto si convives con una ave exótica. Aunque se alimenten sobre todo de materia vegetal, no todas las frutas y verduras están indicadas para las psitácidas.

En el caso concreto del tomate, es muy probable que hayas encontrado información contradictoria en internet: unos dicen que está prohibido y otros que no pasa nada. ¿Qué es lo correcto? Aunque la opinión entre los expertos también es variable, no se puede dar una respuesta absoluta, sino que tiene ciertas consideraciones. Aquí puedes informarte sobre este tema.

¿Es bueno el tomate para los loros?

Los loros son animales omnívoros. Sin embargo, salvo por algún insecto desprevenido que encuentren en estado salvaje, su alimentación se compone estrictamente de semillas, frutas y verduras. Cuando se mantiene una psitácida fuera de su hábitat, los vegetales que encuentra en su medio pueden no estar disponibles, por lo que surge la duda de si pueden comer ciertos alimentos.

El tomate, como cualquier fruta, es una fuente de vitaminas y minerales beneficiosos para el organismo. En concreto, contiene vitaminas C, B, E, betacaroteno y ácido fólico, así como los minerales potasio, magnesio, hierro y fósforo. Las psitácidas se benefician de todos estos micronutrientes sin problema.

Entonces, ¿pueden los loros comer tomate? La respuesta es que sí, aunque excluirlo de la dieta en caso de duda tampoco le hará daño al animal. Al igual que con cualquier otro tipo de alimento, no debes dárselo en exceso.

Un tomate sobre un fondo blanco.

¿Qué tipos de tomate son tóxicos para los loros?

No obstante, es necesario hacer una puntualización en este tema. El tomate contiene una sustancia llamada solanina, un alcaloide presente en algunas plantas solanáceas, mayoritariamente en las hojas, los frutos y los tubérculos. Es un compuesto de sabor amargo con propiedades pesticidas que forma parte del sistema defensivo de la planta frente a insectos y otros animales.

La solanina es tóxica para los loros. No obstante, se encuentra en mayor concentración en el tomate cuando está verde. A medida que la fruta madura, la concentración de solanina va disminuyendo. Por eso, aunque contenga algo de esta sustancia, el tomate maduro es apto para la alimentación de los loros, ya que no tiene suficiente cantidad nociva para hacerlos enfermar.

No obstante, si dudas acerca de cuánto tomate puede tolerar tu loro, es mejor que no se lo des o que lo hagas de forma muy ocasional.

Ahora bien, nunca se le debe dar tomate verde al loro, pues en ese caso pueden producirse daños en el sistema digestivo e incluso anemia, ya que la solanina tiene efecto hemolítico. La dosis necesaria para producir intoxicación en una ave dependerá de la cantidad de tomate ingerido y del tamaño del pájaro en sí mismo.

Alimentos prohibidos para los loros

Aunque se debate si los loros pueden comer tomate o no, hay otros alimentos que es seguro confirmar como prohibidos para estas aves. Los más importantes son estos:

  • Azúcar.
  • Café y bebidas energéticas.
  • Alcohol.
  • Chocolate.
  • Lácteos y huevo.
  • Snacks preparados para humanos.
  • Aguacate.
  • Cebolla.
  • Berenjena.
  • Perejil.
  • Legumbres sin cocer.
  • Tubérculos sin cocer.
  • Carne.
  • Setas.

Beneficios de una dieta equilibrada para los loros

La alimentación de los loros es un factor clave para mantener su calidad de vida y que garantiza su salud ante posibles enfermedades o eventos dañinos, como el estrés de una mudanza o los cambios climáticos bruscos. Además, el efecto de su dieta se verá reflejado claramente en su plumaje, su vitalidad y su carácter.

En cautividad siempre se intenta imitar la alimentación del loro en estado salvaje, de forma que se reúnan todos los nutrientes que necesita aunque no tome los mismos alimentos que obtendría en el entorno natural. Esta dieta ideal consta de lo siguiente:

  1. Mezcla de semillas: debe constituir alrededor del 60 % del total de alimentos que ingiere el ave a lo largo del dí­a. Una buena mezcla contiene un mí­nimo de 10-12 semillas diferentes y las pipas de girasol deben reservarse como premio.
  2. Frutas, legumbres y verduras: el 40 % restante del menú será una ensalada de frutas, legumbres remojadas y verduras frescas. Infórmate bien de qué vegetales debe o no consumir tu ave, pues algunos de ellos pueden ser tóxicos.
  3. Frutos secos: aportan minerales y grasas vegetales beneficiosos para tu loro, pero deben administrarse como premio y de forma ocasional.

Lo más adecuado es repartir esta dieta en 2 tomas cada día, una de mañana y una de tarde. De esta forma, se imitan los hábitos de los loros salvajes, que suelen alimentarse a primera hora de la mañana y antes de que oscurezca.

También existen mezclas de piensos que ayudan a nutrir a los loros más selectos y aseguran que tomen todos los nutrientes necesarios, si bien cada caso debe valorarse de forma individual.

Sigue estos 3 consejos para cuidar un ave como mascota.

Tener una dieta equilibrada no solo mantendrá la salud del ave en buen estado, sino que te evitará muchas visitas al veterinario. Como siempre, tu mejor arma será siempre la prevención: si dudas de si los loros pueden tomar tomate o no, sustitúyelo por otra fruta. Sobre todo, recuerda que tener especies exóticas en cautividad implica una gran responsabilidad.

Te podría interesar...
¿Los loros pueden comer huevo cocido?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Los loros pueden comer huevo cocido?

Los loros pueden comer huevo cocido siempre que se ofrezca con moderación y mesura. En ningún caso debe ser la base de su dieta.



  • Piñeiro, C. J. S., & Bert, E. (2011). Principios en la alimentación de psitacidas. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria12(11), 1-3.
  • Morales, H. A. (2005). Fauna silvestre en condiciones de cautividad doméstica en Costa Rica: problemática y soluciones. Biocenosis19(2).
  • Perlman, J. Feeding Birds for Optimal Health.