Llenar un acuario por primera vez

Francisco María García · 29 octubre, 2017

Tener una pecera no es colocar el agua, la grava y meter a los peces de una vez. A decir verdad, el proceso inicial puede ser mucho más lento de lo que muchas personas se imaginan. Llenar un acuario por primera vez tiene sus particularidades.

Este es un procedimiento que no dura solamente un día. Si queremos que nuestros peces vivan un buen tiempo y se aclimaten de forma correcta, el camino es mucho más largo, pero seguro a la vez.

Por ello, aquí explicamos cómo es llenar un acuario desde el principio y sin equivocaciones.

Primero es el acuario, después los peces

Muchas personas piensan que primero se tiene la mascota y luego se crea el hábitat adecuado. Esto puede funcionar con los perros, pero con los animales acuáticos es muy diferente. De hecho, el proceso de llenado, aclimatación y estabilización del agua dura semanas cuando se hace adecuadamente.

Peces en una pecera

En principio, lo correcto es retirar el polvo y enjuagar con agua. Luego, podemos colocar lo que sería el sustrato compuesto básicamente por grava. Esto se hace antes de llenar un acuario por primera vez.

Posterior a esto se hace el llenado inicial, pero aún estaremos muy lejos de poder introducir peces en ese ecosistema naciente.

¿Cómo debe colocarse el agua?

En un principio, la podemos surtir directamente de una manguera o grifo. En este momento, lo correcto es colocar agua fría o natural, tal cual como venga de la tubería. Siendo precisos, no es recomendable que el líquido pase por el calentador, debido a que estos aparatos tienen metales contaminantes.

Después de esto procederemos a climatizar el agua con un termostato calentador, y también colocaremos el filtro. En todos los casos lo correcto es que el pez no entre al agua fría de golpe. No obstante, hay especies tropicales que solo pueden vivir en ambientes que ronden los 23 y 26 grados centígrados.

A partir de aquí, lo que sigue es una serie de procedimientos que tienen que ver con la regulación química del agua. Si nuestros peces entran a una pecera equilibrada y con indicadores controlados tendrán mayores esperanzas de vida.

Al llenar un acuario por primera vez es importante desclorar el agua

Nunca estará de sobra una sustancia capaz de remover el cloro acumulado. Recordemos que el agua que consumimos es diluida con este elemento con la idea de descontaminarla para el uso humano. En el caso de los peces el efecto es totalmente opuesto.

Cuando utilizamos productos que remueven el cloro, también se eliminan las cloraminas y los metales pesados que puedan estas diluidos en el agua. Entre tanto, el ecosistema continuará asentándose para luego albergar a las mascotas acuáticas.

Preparar el entorno para tu pez puede durar incluso de 4 a 6 semanas enteras. Cuanto más controlado sea el proceso de llenado y asentamiento, el ecosistema tendrá mayor habitabilidad para los peces.

Creando una colonia de microbios saludables

Una pecera limpia no es como una cocina o un piso en estado de pulcritud. Para que la misma sea habitable, debe contar con una colonia de microbios nitrificantes que puedan procesar todos los desechos tóxicos que se originen en este ambiente controlado.

Precisamente, se dejan pasar semanas enteras para permitir que se formen las primeras camadas de microorganismos protectores y purificadores. En los primeros días aparece el amoniaco, y es por eso que no conviene introducir a las mascotas tan rápido.

Pero a partir de la tercera o cuarta semana, se crea el óxido de nitrato, el cual es el encargado de oxidar el amoniaco. Cuando esto sucede, decimos que la pecera está madura y pueden entrar los peces. Para favorecer todo el proceso, se pueden colocar desde un principio pequeñas cantidades de alimento para pez y plantas naturales.

Pecera

Utiliza instrumentos de medición

La mejor forma de controlar es medir. Por eso, después de llenar un acuario por primera vez y dejar pasar los días, lo correcto es utilizar pruebas para verificar el nivel de toxicidad del agua.

En las tiendas de mascotas existen test para comprobar el nivel de nitrato, nitrito y amoniaco en un acuario. El procedimiento es muy sencillo.

También seria de mucha utilidad medir el pH. Aquí lo importante también es conocer la especie de peces que compramos y estudiar las condiciones que son más favorables según su propia composición.