9 razones por las que los peces tropicales mueren en un tanque y cómo prevenirlo

La mayoría de los peces tropicales suele ser difíciles de cuidar. Sin embargo, con una buena atención, una excelente limpieza y un tanque adecuado, es posible mantenerlos en condiciones óptimas.
9 razones por las que los peces tropicales mueren en un tanque y cómo prevenirlo
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 27 agosto, 2022

A pesar de que los peces no son mascotas con las que se pueda interactuar tanto, son muy populares por los increíbles colores que pueden lucir. Por ello, muchas personas intentan tener a los ejemplares más vistosos y hermosos que existen en la naturaleza.

Los peces tropicales son uno de los grupos más coloridos y sensacionales que se pueden tener como mascotas, aunque no siempre son sencillos de cuidar. De hecho, algunas especies no son muy recomendadas para los principiantes, pues cualquier mínimo cambio es fatal para los ejemplares. Sigue leyendo este espacio y descubre 9 razones por las que los peces tropicales mueren en el tanque.

¿Por qué pueden morir los peces tropicales?

Si bien es cierto que los peces que viven en los trópicos presentan colores fascinantes, también son unos de los ejemplares más difíciles de cuidar. Los principales problemas casi siempre tienen que ver con las condiciones de su tanque, pero existen otras situaciones que se necesitan tener en cuenta. Algunas de las razones por las que los peces tropicales mueren en el tanque son las siguientes.

1. Falta de maduración del tanque

Esta es quizá una de las razones más frecuentes por la que los peces tropicales mueren en el tanque. Cuando se compra un nuevo acuario para las mascotas, siempre se debe realizar el ciclado del tanque antes de meter a los peces.

Contrario a lo que se piensa, en el tanque viven tanto los peces como diversos microorganismos que ayudan a estabilizar las condiciones del agua. Sin estos seres microscópicos, las características fisicoquímicas del líquido no serían las adecuadas para mantener a ningún pez.

El proceso de ciclado tiene el objetivo de facilitar la entrada de estos microorganismos “buenos” al tanque. Por lo común, el ciclado tarda hasta un mes en completarse, por lo que se debe llevar a cabo mucho antes de la llegada de los peces.

¿Cómo realizar el ciclado del acuario?

2. Exceso de peces en el tanque

Todos los tanques tienen un límite en la cantidad de organismos que pueden mantener. Esto se debe a que el oxígeno también puede llegar a escasear en el agua, así que, si se meten demasiados ejemplares al acuario, los peces podrían llegar a asfixiarse.

La cantidad de peces que podría mantener un tanque depende mucho del tamaño del acuario y del tamaño de los peces. Sin embargo, se suele seguir la regla general de que un litro de agua puede mantener a un centímetro de pez. Claro está, es posible que esto cambie según la especie, por lo que siempre es mejor asesorarse con un experto para diseñar el acuario según las necesidades.

3. Incompatibilidad entre peces

Es importante destacar que algunas especies de peces tropicales son carnívoros y se alimentan de otros organismos acuáticos. Esto significa que si no se eligen bien a sus compañeros, lo más probable es que se observen diferentes agresiones, mutilaciones o incluso la muerte de las mascotas.

De la misma manera, existen peces que tienen un comportamiento más agresivo, así que no soportan interactuar con otros ejemplares. En consecuencia, aparecen diferentes conflictos que estresan a todo el tanque y que suelen terminar en la muerte o en la lesión de los ejemplares.

Antes de adquirir a cualquier pez tropical, asegúrate de que es compatible con los demás integrantes del tanque. De lo contrario, podrías ocasionar que se agredan o se lastimen de seriedad. La regla general es que los peces convivan con ejemplares de tamaño similar. No obstante, existen muchas excepciones, así que asesórate bien antes de que provoques algún conflicto grave.

4. Mantenimiento deficiente del tanque

Los filtros de los tanques están creados para mantener el agua limpia durante un mayor tiempo. Sin embargo, no evitan que se ensucie el acuario, de manera que en algún momento se debe realizar su limpieza a profundidad. Aunque esta regla puede parecer obvia para los más experimentados, muchos inexpertos podrían confundirse con la función de los aditamentos de su tanque.

Por lo general, los tres parámetros químicos más usados para revisar las condiciones del tanque son la concentración de amonio, de nitritos y de nitratos. Todos ellos son compuestos tóxicos que pueden ocasionar la muerte inminente de los peces, así que es mejor mantenerlos a sus niveles mínimos para evitar problemas.

Existen diversos kits de medición que ayudan a conocer la cantidad de estos compuestos tóxicos en el tanque. Siempre es recomendable verificar que el nivel de amonio y el nivel de nitratos se encuentre en cero, mientras que los nitratos deben estar por debajo de los 20 ppm (partes por millón). En caso de que esto no se cumpla, deberá hacerse un recambio de agua de al menos el 20 % del líquido.

Una tira de pH en el acuario.

5. Estrés

El estrés es una condición fisiológica en la que los peces se mantienen alerta en todo momento. Este estado es en realidad un mecanismo de defensa que puede ayudarlos a escapar en situaciones de riesgo, pero si se mantiene constante, desgasta sus cuerpos y perjudica su salud.

Los peces generan estrés cuando existe alguna deficiencia en sus cuidados. Las señales más evidentes de que un ejemplar se encuentra estresado son las siguientes:

  • Surf en vidrio: significa que los peces nada de manera constante hacia arriba y hacia abajo muy cerca del vidrio.
  • Cambios físicos: cualquier modificación en la apariencia como la pérdida de coloración, pérdida de peso o incluso mutilación de alguna parte de su cuerpo.
  • Comportamiento agresivo: conductas como mordidas, golpes o incluso la persecución de otros ejemplares, podría significar que tu pez está estresado.
  • Enfermedades constantes: el estrés disminuye las defensas del cuerpo de la mascota y la hace más susceptible a diferentes patologías.

Para evitar cualquier situación de estrés en los peces, se debe vigilar que todas sus necesidades se cumplan. En caso de que tu mascota exhiba alguna de las señales anteriores, la mejor opción es aislarlo y acudir con un veterinario calificado para que revise a fondo su situación.

6. Sobrealimentación de los peces

Si bien es cierto que los peces se alimentan a saciedad, el exceso de alimento en el tanque trae problemas por exceso de materia orgánica. Esto significa que algunos patógenos podrían invadir el tanque y ocasionar problemas de salud en los ejemplares. Además, en estos casos los tanques se ensucian muy pronto, por lo que necesitan ser limpiados con frecuencia.

Es importante vigilar que los peces tropicales coman lo suficiente. Por regla general, si al ofrecerles alimento tardan más de dos minutos en comérselo, significa que ya llegaron a su saciedad y será mejor reservar la ración.

7. Exceso de recambios de agua

Otra de las razones por la que los peces tropicales mueren en los tanques es el exceso de recambios de agua. A pesar de que en algunos casos es necesario cambiar el líquido para disminuir las toxinas que contiene, esto afecta a las demás condiciones fisicoquímicas del agua. En consecuencia, los ejemplares más sensibles podrían sufrir los estragos e incluso morir en poco tiempo.

Lo más recomendable es cambiar al menos un 20 % de agua del tanque a la semana. Si este parámetro se excede, podría significar que existe un problema serio en el tanque, como la sobrealimentación o la sobrepoblación del acuario.

8. Falta de aclimatamiento en los peces

Todos los peces necesitan pasar por un proceso de aclimatamiento previo a ser ingresados a un nuevo tanque. De esta manera se adaptan a las nuevas condiciones de su hogar y se reduce el estrés de la transferencia. Si esto no se realiza con mucho cuidado, los ejemplares podrían morir poco después de entrar al acuario.

El aclimatamiento consiste en exponer al pez de manera gradual a su nuevo ambiente. Para ello, se utiliza una bolsa con el agua de procedencia, la cual se sumerge (sin abrirse) dentro del tanque receptor durante 15 minutos. Posterior a ello, se abre la bolsa y se mezcla de manera lenta el agua del tanque con el agua de procedencia hasta llenarla.

Este proceso debe llevarse a cabo con cualquier nuevo ejemplar de ingreso. Sobre todo con los peces tropicales, puesto que estos son mucho más sensibles al cambio en las condiciones del agua. De preferencia, siempre por medio de un tanque de cuarentena para evitar la transmisión de patógenos.

Uno de los peces más venenosos del mundo.

9. No utilizar tanques de cuarentena

El agua es un medio excelente para la transmisión de diversos patógenos que afectan a los peces. Si un ejemplar presenta alguna enfermedad contagiosa, lo más seguro es que sus compañeros se infecten al poco tiempo. Esto suele pasar con frecuencia cuando se adquiere alguna especie nueva para el tanque.

Para evitar que una infección peligrosa o letal afecte a los peces tropicales, es muy recomendable utilizar tanques de cuarentena antes de ingresar a un nuevo ejemplar. Esto significa tener un segundo tanque funcional en el que el nuevo integrante permanezca por lo menos una semana. De esta forma, si presenta alguna patología, se le puede tratar rápido sin exponer a los demás.

Como te puedes dar cuenta, la mayoría de estas razones se pueden evitar con facilidad si se siguen las recomendaciones adecuadas. Recuerda que la vida de tus peces está en tus manos, así que no trates de escatimar gastos ni recursos en su salud.

Te podría interesar...
Cuidados de peces de agua salada
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Cuidados de peces de agua salada

Los peces de agua salada son especies con colores vistosos, aunque sus cuidados son los más complicados en la acuariofilia. Conoce más aquí.



  • Bik, H. M., Alexiev, A., Aulakh, S. K., Bharadwaj, L., Flanagan, J., Haggerty, J. M., ... & Coil, D. A. (2019). Microbial community succession and nutrient cycling responses following perturbations of experimental saltwater aquaria. MSphere, 4(1), e00043-19.
  • Ehud, E. L. I. A., HODOȘAN, C., Nistor, L., Dumitrache, F., & Udroiu, N. A. (2015). System cycling stage on aquaponic systems as required prerequisite for soilless agriculture.
  • Ron Moreta, C. F. (2021). El acuario como recurso didáctico para el desarrollo del valor del respeto a la naturaleza, en el nivel inicial II (Bachelor's thesis, Universidad Técnica de Ambato-Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación-Carrera de Educación Inicial).
  • Almeida Brito, G. R. (2014). Diseño e implementación de un sistema automatizado de control de cambio de agua y mantenimiento de acuarios medianos y pequeños (Bachelor's thesis, QUITO/EPN/2014).
  • Andrade Ochoa, S., Erosa de la Vega, G., & Nevárez Moorillón, G. V. (2015). Amonio-oxidasas bacterianas y arqueales involucradas en el ciclo del nitrógeno. Terra Latinoamericana, 33(3), 233-245.