Sistemas de filtrado para tu acuario

Antonia Tapia · 25 febrero, 2015

Los sistemas de filtración de un acuario son una de las piezas más importantes del equipo, ya que los filtros son esenciales para que mantengas un ambiente limpio y saludable para tus peces. Sin un sistema de filtración para el agua, sería casi imposible que puedas mantener vivos a tus peces tropicales, es por eso que la elección de esta pieza, se debe hacer a conciencia.

Quizás muchas veces, debido a la gran cantidad de opciones para elegir, la tarea puede ser algo desalentadora, abrumadora y confusa. A continuación, compartimos algunos consejos para que tengas en cuenta los mejores sistemas de filtrado para tu acuario.

 Tipos de filtrado para tu acuario

pez

A la hora de escoger un sistema de filtrado para el acuario de tu peces, te encontrarás con distintos tipos. Uno de ellos es el filtrado mecánico. Este proceso de filtrado elimina restos y partículas presentes en el acuario, haciendo pasar agua del tanque a través de la espuma o algún otro tipo de material esponjoso, que atrapa la suciedad antes de entrar de nuevo. La espuma se sustituye de forma regular para mantener la eficacia del sistema de filtrado.

La filtración biológica es otro de los procesos. Permite que las toxinas y productos químicos peligrosos, sean eliminados del tanque. La filtración biológica implica el cultivo de una colonia de bacterias beneficiosas, que establecen y luego mantienen el ciclo del nitrógeno ( el ciclo a través del cual el amoníaco -el producto de descomposición de residuos- se convierte en sustancia menos nociva y que luego puede ser retirado del tanque, a través de cambios de agua).

Otro proceso es el de la filtración química. Disuelve y elimina los residuos del agua a través de carbón activado. El carbón activado es extremadamente poroso y cuando el agua fluye, se elimina. El carbón activado también puede eliminar los olores y el amoníaco del agua del tanque. Incluir la filtración química en el tanque, es una opción mucho más fácil y eficiente.

Casi todos los sistemas de filtración utilizarán procesos mecánicos y biológicos. Además, la mayoría de ellos, pueden sumar una unidad de filtración química. Elegir el sistema de filtración adecuado, generalmente depende del tamaño de tu acuario, tu presupuesto y las necesidades específicas de filtración que requieren los peces y plantas.

 Tipos de filtros

tortuga de agua

– Filtros de caja: son una de las opciones menos costosas y funcionan muy bien para los pequeños tanques que contienen pocos peces. Como su nombre lo indica, se colocan en una esquina del tanque. Funcionan con un difusor que empuja el aire a través de un tubo, que impulsa el agua a un filtro que purifica el agua mecánicamente. Este filtro no se recomienda para los aficionados que desean un acuario natural y estéticamente agradable.

– Filtro de grava: esta alternativa también es bastante económica. Se coloca bajo la grava o sustrato de tu acuario. Una bomba de aire empuja el agua a través de la grava, la cual actúa como un filtro biológico excelente. La única desventaja es que al ser un filtro mecánico, con el paso del tiempo, tiende a obstruirse. Para evitar la obstrucción se recomienda aspirar con regularidad el suelo de tu acuario para eliminar la acumulación de partículas. Esta es una opción adecuada si eres un aficionado que no quiere reemplazar continuamente los componentes de filtración.

– Filtros de esponja: aunque no se recomienda como un sistema de filtración principal, son eficaces. Son unidades simples y de bajo costo. Una esponja porosa  recoge los desechos y bacterias. Funciona muy bien en acuarios que albergan a peces pequeños.

– Filtros de alimentación. Son el sistema más utilizado. Proporcionan una excelente filtración mecánica, biológica y química. Utilizan una cámara que cuelga en la parte posterior del acuario y un tubo de entrada que se introduce en el tanque. El tubo aspira agua a través de la cámara, pasándolo por un cartucho de filtro químico y luego a través de una esponja biológica. Existen muchos filtros de potencia de diferentes tamaños disponibles, son bastantes baratos, muy fáciles de mantener y una gran opción para la mayoría de los aficionados.

– Filtros en seco: se ha vuelto más popular entre los aficionados de agua dulce. Tienen generalmente un depósito rectangular que se divide en dos secciones, el compartimento húmedo-seco y el compartimiento de sumidero. Esta opción es perfecta para los acuarios grandes.

– Filtros del frasco: se emplean en los tanques más grandes, ya que pueden filtrar grandes cantidades de agua rápidamente. Se colocan debajo del acuario, por lo tanto se encuentran fuera de la vista. Requieren más mantenimiento que otros filtros y son más caros que otras unidades. Sin embargo, si tienes un tanque más grande o estás tratando de lograr una apariencia completamente natural, este sistema de filtración es probablemente lo que necesitas para tus peces.