Las serpientes en la cultura popular

Eugenio Fernández · 24 enero, 2018
Mito para las antiguas civilizaciones y símbolo para el cristianismo, este reptil es maltratado a día de hoy por la errónea generalización de que se trata de un animal peligroso; en España, por ejemplo, la mayoría son infofensivas

Muchos animales han moldeado nuestra historia a través de símbolos; las serpientes en la cultura popular son uno de los mejores ejemplos. Repudiados por unos y adorados por otros, estos animales reptantes nunca dejaron indiferente a nadie.

Las serpientes como mascotas tienen un largo recorrido, pues muchas culturas, como la egipcia, optaron por convivir con estos animales divinos; protagonizaran incluso algunos grandes mitos del antiguo Egipto, como en la muerte de Cleopatra.

El cristianismo y las serpientes

Según algunas religiones, como la cristiana, las serpientes representan una de las formas del demonio y, de hecho, será la serpiente quien haga que expulsen a Adán y Eva del paraíso tras tentarles con la manzana. Podemos constatar que las serpientes en la cultura católica aparecen aplastadas por santos y vírgenes.

Alimentación de la serpiente doméstica

A pesar de ello, existentes otras connotaciones muy distintas a las más conocidas del papel de las serpientes en el cristianismo o en otras culturas. El propio bastón de Moisés, por ejemplo, se representa como una serpiente con cierta connotación milagrosa; la interpretación del mito de Adán y Eva para muchas culturas es que la serpiente es el origen del conocimiento.

Las serpientes para los egipcios y otros pueblos

Para los egipcios, las serpientes tuvieron diversos significados. La diosa Uadyet, representada como una cobra, es una diosa protectora del Bajo Egipto, símbolo del fuego y señora de los cielos, de la cual depende la fertilidad y productividad de los suelos.

Cobra

Las serpientes también representan a Apofis, que es una de las formas del caos que intenta detener la barca solar del todopoderoso Ra. Aún así, lo cierto es que las serpientes eran veneradas, pues sin Apofis la noche nunca llegaría. 

Por otra parte, si nos vamos al caso de los sumerios, la serpiente también aparece relacionada a la vida eterna en el famoso poema de Gilgamesh.

Una de las apariciones más impactantes de las serpientes en la cultura antigua es el Uróboros, una serpiente que engulle su cola y que abarca conceptos como el ciclo de la vida.

Serpientes más grandes del mundo

Este símbolo aparece en lugares tan dispares como el antiguo Egipto, la cultura griega o la nórdica, donde Jörmundgander, serpiente colosal que sujeta los mares, es la eterna enemiga del dios Thor.

Las serpientes en la cultura asiática

También para el hinduismo la serpiente tiene un fuerte componente sagrado, pues Siva, uno de los dioses más importantes de esta religión, es representado en muchas ocasiones como una cobra.

En la cultura asiática tiene su espacio en la astrología y las artes marciales y es representada en múltiples monumentos, y es que como en muchas otras partes del mundo, las serpientes son parte del mito de los dragones. En China, Nüwa y Fuxi, deidades con cola de serpiente, son los creadores de la raza humana, la sabiduría o la escritura. 

Las serpientes para los indígenas americanos

En el continente americano, las serpientes en la cultura tienen un largo recorrido; para los mayas, una de sus mayores deidades era Quetzalcóalt, la ‘serpiente emplumada’. Fue probablemente el dios más importante y cuenta con representaciones en múltiples pirámides y monumentos. Amaru es otra deidad de países como Perú, en este caso una serpiente alada.

Serpientes

En el continente americano, las serpientes en la cultura tienen un largo recorrido; para los mayas, una de sus mayores deidades era Quetzalcóalt, la ‘serpiente emplumada’.

Las serpientes en la cultura griega

En la mitología griega y posteriormente en la romana, Asclepio o Esculapio es considerado el dios de la medicina, cuyo bastón aparece rodeado por serpientes. De hecho, ha dado origen al símbolo de las facultades de Medicina y Veterinaria, y es que los romanos usaban serpientes no venenosas en rituales de sanación.

Los mismos griegos idearon al basilisco, una serpiente que petrificaba con la mirada y que inspiraría numerosos mitos en otras culturas. Incluso se convertiría en uno de los villanos de la famosa saga Harry Potter.

Por desgracia, a pesar de que muchas culturas han venerado a estos animales, en la historia reciente la existencia de numerosos mitos acerca de su peligrosidad ha provocado que sean perseguidas y víctimas de maltrato animal. Lo cierto es que en España las serpientes no son peligrosas en su mayoría y simplemente debemos dejarlas vivir tranquilas.