Decimos NO al maltrato animal

Es alentador que cada vez sean más las iniciativas surgidas desde los estados, distintas organizaciones, e incluso particulares, para decir NO al maltrato animal. Desde este blog siempre las destacamos y nos sumamos a este reclamo de todas las formas posibles. Sin embargo, pese a los avances en la materia, queda mucho camino por recorrer.

Algunos avances en los derechos de los animales

Si hacemos un rápido repaso mental, caeremos en la cuenta de que hasta no hace mucho tiempo era común festejar sin reparos las destrezas que un mono, elefante, oso o felino realizaba en un circo ante la amenazante presencia de un entrenador.

También era un orgullo y un símbolo de status social lucir una prenda de vestir realizada con la piel de un zorro o visón.

Fuente: www.stopalmaltratoanimal.com

Y las visitas al zoológico, para ver a pobres animales entre rejas y alejados de su hábitat natural eran un cita familiar que no generaba demasiados cuestionamientos.

Sin duda, ha habido cambios importantes en la conciencia de buena parte de la población, y estos temas se han ido modificando para bien.

Evitar la crueldad contra los animales, un objetivo claro

Pero aunque somos cada vez más los que con firmeza decimos NO al maltrato animal, a veces podemos desanimarnos ante la persistencia de distintas acciones, legales o ilegales, que hacen que estos seres inocentes sufran.

Sin ir más lejos, un rey hoy emérito andaba por el mundo cazando elefantes unos años atrás. Bonito ejemplo, sobre todo si de manera paralela presidía de forma honorífica una organización conservacionista.

Y si de caza hablamos, tampoco hay que soslayar el drama de los perros, sobre todo los galgos, que son usados y desechados en esta actividad bastante reñida con las buenas prácticas.

También en España -y en otros países en menor medida- se siguen organizando corridas de toros a las que concurren multitudes que parecen no cuestionarse ni por un segundo el sufrimiento premeditado que se le infringe a un animal que lleva todas las de perder.

Aunque haya avances en la materia, son muchas las causas que persisten para continuar diciendo con todas las fuerzas un gran NO al maltrato animal.

Motivos para continuar proclamando un NO al maltrato animal

A pesar de los avances, no debemos engañarnos. La lista es todavía extensa a la hora de enumerar causas para decirle NO al maltrato animal:

  • Abandono de mascotas, incluidas las exóticas.
  • Peleas de perros y gallos.
  • Caballos y otros mamíferos empleados para tracción a sangre.
  • Utilización de animales para experimentos y pruebas de laboratorio (medicinales y de cosmética).
  • Contrabando de especies exóticas.
  • Hacinamiento de ejemplares con distintos fines (venta en criaderos, comercio de pieles, industria alimenticia, etc.).
  • Encadenamiento y falta de refugio adecuado o de sombra.
  • Agua y comida insuficiente o inadecuada.
  • Golpes y otros tratos crueles, que hasta pueden llegar a publicarse como una “hazaña” en las redes sociales.

Humanizar a las mascotas, otra forma de maltrato

Pero a la hora de decir NO al maltrato animal, tampoco hay que olvidar la humanización que padecen muchas mascotas.

Y es que algunas personas consideran a sus animales de compañía como si fueran hijos pequeños, o bebés. En pocas palabras, no respetan la naturaleza de los peludos. ¿Qué hacen? Por ejemplo:

  • Los visten y los llenan de accesorios, incluidas joyas.
  • Los consienten como si de niños malcriados se tratase.
  • Les dan alimentos pensados para personas. Y hasta los sientan a la mesa a la hora de la comida.
  • Los someten a largas sesiones de acicalamiento con productos de belleza especialmente diseñados y peluqueros especializados.
  • Les festejan los cumpleaños con globos, velitas y menú especial para la ocasión. Y hasta organizan y celebran bodas donde los animalitos son disfrazados como novios a punto de dar el sí.

Ante estas situaciones, los problemas de conducta y de salud no tardan en aparecer, como es lógico imaginar. Por eso hay que estar muy atentos. El maltrato animal puede manifestarse de muy distintas formas. Y es importante luchar contra todas y cada una de ellas.

Fuente de la imagen principal: José María Pérez Nuñez

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar