Cuidados de las serpientes como mascotas

Este reptil, un animal de sangre fría, precisa de una serie de requerimientos tanto en materia de seguridad, como por su propia salud y bienestar, así como para llevar a cabo sus necesidades fisiológicas como la muda de piel; esta época es especialmente delicada por el enorme gasto de energía que supone y el ejemplar podría estar más irritable y violento

Si tienes pensado llevar un reptil a casa para tenerle como mascota, debes saber que necesita ciertas ‘comodidades’ diferentes a las de otros animales hogareños más convencionales, como el perro o el gato. En este artículo te contaremos cuáles son los principales cuidados de las serpientes en casa.

Cuidados de las serpientes en cautiverio

Como primera medida, debemos elegir aquellas especies de manejo más fácil y menor peligrosidad: te recomendamos que consultes con un veterinario o un experto en reptiles.

Siempre recuerda que se trata de un animal salvaje y que puede actuar de manera inesperada si se siente amenazado; o que no recibe el trato adecuado.

Muda de las serpientes

Es muy claveque la ‘mascota’ sea revisada por un profesional para evitar problemas de salud habituales por vivir fuera de su hábitat natural: infecciones por parásitos, falta de vitaminas, estrés, deshidratación o quemaduras.

Tips para cuidar a una serpiente en casa

El alojamiento y la comida son dos cuestiones que no debemos dejar de lado para que nuestra serpiente esté en buenas condiciones. Uno de los principales problemas que sufren las serpientes en cautiverio es que no reciben alimentación suficiente o su ‘hogar’ no cuenta con todo lo que necesita. Te damos algunas claves.

1. Terrario

Este es el nombre que recibe la ‘casa’ de la serpiente. Debe ser espacioso y de forma horizontal, además de poseer una buena ventilación o rejilla bien fijada para evitar que el reptil se escape, situación poco deseable por la agresividad de esta especie.

En el fondo del terrario se esparce un sustrato especial –se compra en las tiendas de mascotas– compuesto por grava, heno o musgo. Es necesario cambiarlo periódicamente y que siempre esté limpio y seco.

Serpiente como mascota

Encima de este sustrato se coloca un tronco, una rama o una piedra para que la serpiente pueda ejercitarse, enrollarse o moverse tal y como lo haría en su medio natural.

Por otra parte, también puedes ponerle un refugio o cueva para que el animal tenga algo de intimidad y pueda esconderse si lo desea.

Debido a que tienen sangre fría y no controlan la temperatura por sus propios medios, los reptiles –entre ellos las serpientes– precisan algo externo para calentarse. Además del sol, el terrario se puede calentar a través de una luz o calefactor especial que mantenga la temperatura entre los 25ºC y los 40°C.

Se debe utilizar un termómetro para comprobar el nivel de frío o calor que hay en el recinto; debemos tener en cuenta que por las noches la temperatura debe ser menor para que la serpiente pueda dormir y para poder simular su hábitat natural.

2. Muda

Ten en cuenta que durante la época de muda –cuando cambian la piel– no comen nada: evita dejarles alimento y, sobre todo, no las molestes ni te acerques. Toda la energía la emplean en este proceso y pueden volverse algo agresivas si las interrumpen.

Te recomendamos que coloques piedras o ramas con superficies rugosas para ayudarle a quitarse la piel muerta. Una vez que la haya cambiado por completo, es probable que ella misma se la coma.

3. Alimentación

Entre los principales cuidados de las serpientes no solo debemos tener en cuenta lo que comen, sino también de qué manera reciben su alimento.

Se recomienda, por ejemplo, que el terrario cuente con un espacio especial donde le pongas la comida: de esta manera el animal diferenciará la ‘habitación’ de la ‘cocina’.

Alimentación de la serpiente doméstica

Algunos dueños de serpientes les dan ratas, ratones, peces, gusanos o aves vivas para que se alimenten. Sin embargo, esto puede ser algo desagradable de ver o de presenciar.

En este sentido, en las tiendas especializadas venden comida ya ‘preparada’ para reptiles, que nos evita pasar por una situación ciertamente traumática.

Por regla general, las serpientes comen una vez por semana o cada 15 días, ya que tienen un metabolismo lento y permanecen ‘satisfechas’ por varios días sin necesidad de probar bocado. No te olvides de dejarle un recipiente con agua limpia y fresca.

Te puede gustar