Las ratites: grandes aves corredoras

9 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la veterinaria Érica Terrón González
La imagen que nos viene a la cabeza al pensar en un ave es la de un animal volador. Sin embargo, no todas las aves pueden volar. Un ejemplo de ello son las ratites.

Las ratites constituyen un grupo de grandes aves, en su mayoría no voladoras. Existen más de 50 especies, algunas de ellas ya extintas, predominantemente en el hemisferio sur. Entre ellas se encuentran el avestruz, el emú, los casuarios, los ñandúes, los kiwis o los tinamúes.

El nombre «ratite» significa sin quilla, que es la parte del esternón que, en el resto de las aves, sirve de anclaje a los músculos de vuelo. Por esta razón no utilizan las alas, lo cual hace que se atrofien sus plumas y no puedan, en su mayoría, volar. En consecuencia, desarrollan los apéndices inferiores (las patas).

Las ratites, grandes aves que en vez de volar, corren

Las avestruces, quizás las ratites más reconocidas

Las avestruces miden unos dos metros de altura y pesan unos 150 kilos. Se consideran las aves más grandes vivientes. Un miembro grande de esta especie puede llegar a medir tres metros, pudiendo hacer frente incluso a un león.

Son originarias de África y cuentan con tres subespecies con características morfológicas semejantes.

Son grandes corredoras, imposibilitadas para volar al tener atrofiadas las plumas alares. Sus alas son pequeñas y por eso se las conoce como alones. Pese a que estas extremidades no les permiten volar, les ayudan a impulsarse, equilibrarse al correr y como mecanismo de defensa.

Tienen el cuello pelado, patas largas y robustas y pies con dos dedos provistos de fuertes uñas. El macho es negro, salvo la cola y los alones, que son blancos.

Cuando nacen, los polluelos miden entre 25 y 30 centímetros de altura, pudiendo pesar hasta 900 gramos.

Su longevidad en la naturaleza está entre los 30 y los 40 años,pero en cautividad pueden llegar a cumplir hasta cincuenta.

El ñandú, la ratite sudamericana

En el nuevo mundo se originó un ave parecida al avestruz, el ñandú, que vive en las pampas de Sudamérica. Se diferencia de su prima africana en su menor talla y en que sus patas poseen tres dedos.

Ñandú en su ambiente natural.

Suele correr velozmente con un ala levantada, como si se tratase de la vela de un barco. Y, sorprendentemente, es un buen nadador.

Es un ave muy sociable que se mezcla con ciervos y guanacos. Generalmente se nutre de vegetales, pero no desdeña reptiles y micromamíferos en caso de necesidad. Su población ha mermado mucho debido a que su carne es comestible y su plumaje muy bello, lo que la hace objeto de caza abusiva.

Representante de las ratites de Oceanía: el emú

Es considerado como la segunda ratite más grande del mundo, pues alcanza los 1,8 metros de altura. Al igual que el ñandú, tiene tres dedos en las patas.

Suelen desplazarse lentamente, aunque en caso de peligro pueden llegar a correr a 75 kilómetros por hora. Habitualmente forman pequeños grupos, salvo en la época de cría, en la que forman parejas.

Viven en la mayor parte del continente australiano, en desiertos, estepas y bosques. Pero no se encuentran en la densa selva del nordeste, donde ha sido suplantada por los casuarios.

Tiene un plumaje de color gris parduzco, con una distintiva garganta de color azul pálido. Otra característica diferencial es que sus huevos adquieren una tonalidad verdosa.

Son aves omnívoras que se alimentan de insectos y de semillas. Fueron muy comunes, pero durante la colonización de Oceanía se diezmaron sus poblaciones, ya que el hombre europeo los consideraba una plaga agrícola.  Aún hoy día invaden los campos de cultivo y los prados, así como los abrevaderos que apenas sirven para saciar al ganado. Esto motiva que se desencadenen matanzas insensatas.

La última de estas grandes aves aficionadas a correr

El casuario, que vive en Australia y en la isla de Nueva Guinea, cuenta con tres subespecies. Es quizá la más pequeña de las ratites mencionadas, pero la más vigorosa y agresiva. En el dedo interno de cada pata tiene un largo y agudo espolón con el que ataca al adversario mientras bufa como un búho.

las ratites: casuario

En la cabeza presenta una protuberancia ósea que le protege del roce de la maleza cuando corre a través de la selva. Sus patas son más cortas que las del emú ,y también su cuello, revestido de piel violácea y adornado de carúnculas.

Es buen nadador, igual que su pariente australiano, pero poco amigo del agua. Solo se arroja a ella en caso de peligro.

No todas las ratites son aves de gran tamaño

Las ratites más pequeñas del mundo son las cinco especies de kiwi habitantes de de Nueva Zelanda. Tienen, aproximadamente, el tamaño de una gallina.

La especie más pequeña del kiwi es el pequeño kiwi manchado, de 1,2 kilogramos y no más de 40 centímetros de alto.

Kiwi en una protectora animal.

 

Una de sus características más llamativas es que pone huevos que son muy grandes en relación al tamaño de su cuerpo. Un huevo del kiwi puede igualar entre un 15 y un 20 por ciento de la masa del cuerpo de la hembra que lo ha puesto.

  • Struthioniformes [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 31 March 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Struthioniformes
  • Struthio camelus [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 31 March 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Struthio_camelus#Subespecies_del_avestruz
  • Pérez Más E. Aves. [Barcelona]: Bruguera; 1978.