La sarna en el conejo doméstico

Francisco María García · 31 mayo, 2018
Más allá de los picores o de las infecciones que esta pueda causar, hay que ser conscientes de que en un caso extremo puede provocar la muerte del animal

Son varias las causas que desencadenan la sarna en el conejo doméstico. En todos los casos, una acción a tiempo es fundamental para preservar su salud. Además de resistir bien a las enfermedades, el instinto del conejo trata de ocultar sus lesiones de la mirada y el olfato de los depredadores. Por ello, la enfermedad tarda en ser evidente y puede expandirse con facilidad.

La sarna es una enfermedad muy contagiosa, sobre todo si hay más animales conviviendo en la casa. Una mala alimentación, un clima propenso a la proliferación de plagas, o el contacto con animales infectados, pueden ser suficientes para provocar la afección en estos pequeños mamíferos.

Causa y detección de la sarna en el conejo doméstico

El conocimiento del origen de la enfermedad es indispensable para prevenir y detener el contagio. Lo más frecuente es que se dé a partir del contacto con un conejo infectado.

La sarna se transmite mediante un ácaro que se aloja en la piel; se trata de un parásito que puede saltar de un individuo a otro, lo que provoca un rápido contagio.

Los ácaros hembra se introducen en la dermis y abren surcos donde depositan hasta cinco huevos. Las larvas de sarna proliferan debajo de la piel, lo que causa una fuerte picazón.

Al aire libre, los machos y las larvas mayores contagian el ambiente; incluso el viento puede ser un medio de transporte para este parásito. Cada ácaro vive un promedio de tres semanas, que es lo que dura el tratamiento.

Tipos de sarna en conejos

Un conejo doméstico infectado por estos ácaros pronto dará muestras de un cambio de comportamiento. La falta de apetito es siempre un signo de enfermedad; otros síntomas pueden ser el pelaje deteriorado, el propio aislamiento o la picazón. Existen diferentes tipos de sarna y cada variedad presenta sus propios y específicos síntomas.

Tipos de sarna que afectan al conejo

  • La sarna sacóptica es provocada por los ácaros scabei Sarcoptes. Consiste en una reacción alérgica que genera un tono blanquecino o beige en el contorno de los ojos. De la misma manera, afecta la nariz, los dedos y la boca, lo que provoca en la zona un fuerte picor. El olor fétido es otra característica de esta variedad.
  • La Trixacarus Caviae es más típica del conejo de madriguera que del doméstico. Una diferencia con la sarcóptica es que provoca una picazón mucho más intensa. El conejo presentará, a causa del rascado continuo, heridas dolorosas y un marcado deterioro anímico.
  • La sarna psoróptica o auricular es aquella en la que los ácaros se infiltran en las orejas del conejo. Una manera de diferenciarla es por la cera que comienza a acumularse y por el desagradable olor.
  • La sarna corióptica, provocada por el Chorioptes cuniculi también se instala en las orejas del animal.
  • La sarna del Notoedres cali afecta específicamente la cabeza del animal. Las costras y pérdida de pelaje son los síntomas más evidentes.
  • El Demodex cuniculi es otro tipo de ácaro que provoca la sarna en el conejo doméstico. La singularidad de esta variante consiste en que los surcos de las hembras penetran la piel con mayor profundidad.
Sarna en conejos: tratamiento

En todos los casos, los síntomas de la sarna se repiten con mayor o menor intensidad. Cuando el picor no cesa, pueden producirse infecciones de gravedad, incluso anemia y, en un caso extremo, la muerte del conejo.

Tratamiento y prevención de la sarna en conejos

Ante cualquier síntoma que denote la presencia del ácaro de la sarna en el conejo doméstico, la visita al veterinario debe ser prioridad. El profesional evalúa no solo el tipo de sarna, sino el grado de evolución de la misma. A veces basta con una solución tópica, pero si hay infección es necesario que recete antibióticos.

El tratamiento para la sarna en conejos suele ser similar al de gatos y perros, para la que hay diferentes sustancias muy efectivas. La ivermectina es una droga de uso frecuente para curar la sarna.

Esta medicación puede ser inyectable o de administración oral; se aplica cada 15 días y suele ser suficiente con tres aplicaciones. Asimismo, la moxidectina y la selamectina suelen usarse para combatir la sarna; para las heridas, lo más frecuente es el benzoato de bencilo.

Desinfectar la casa es indispensable para que el tratamiento sea efectivo. Es importante limpiar con agua caliente las mantas y telas que hayan estado en contacto con el conejo.

Si el animal es propenso a la sarna, habrá que bañarlo frecuentemente con soluciones antiparasitarias. Una buena alimentación balanceada también colabora en fortalecer la piel y evitar las colonias de ácaros en el animal.