6 comportamientos instintivos en los perros

Laura Huelin · 1 enero, 2018
La selección genética en los canes se utiliza para lograr ciertos comportamientos instintivos con objeto de que se cumplan diferentes labores

Las razas de perros no se basan solo en la estética. La parte más importante de la selección genética se ha hecho para conseguir ciertos comportamientos instintivos en los perros, como el pastoreo o la caza. Estos comportamientos instintivos son variados y muchos más de los que creemos.

Comportamientos instintivos en los perros

Un comportamiento instintivo es aquel que se lleva en los genes y se puede heredar. Son comportamientos que aparecen sin pensar, porque el perro los sabe hacer de manera natural. Todos los animales tienen en común el instinto de supervivencia y de alimentación, por ejemplo.

En el caso de los canes, muchísimas de las razas se han criado para poder ejercer un trabajo: perros pastores, perros guardianes o cazadores no se han seleccionado por su belleza, sino por su capacidad de trabajar.

Al ir reproduciendo los perros que mejor trabajaban, se han creado en ciertas razas comportamientos instintivos que se no pueden enseñar: el perro sabe hacerlos él solo.

Los perros caseros siguen reproduciendo estos comportamientos, aunque nunca los hayan puesto en práctica. En momentos de estrés pueden llegar a intentar ejecutarlos mientras están en casa. Es decir, estos comportamientos son sorprendentes o graciosos, pero si tu perro repite alguno de ellos, te está diciendo que está estresado.

Estos son algunos de los comportamientos instintivos en los perros:

1. Pastorear

Todas las razas de pastores han sido usados, como su nombre indica, para pastorear. Algunas razas hace décadas que apenas trabajan con el ganado, mientras que otras todavía se ocupan de agrupar reses u ovejas.

Por ejemplo, los border collie son capaces de pastorear desde que son muy cachorros. Con apenas cinco semanas se les puede ver acechando e intentando reunir grupos.

Comportamiento instintivo en animales

Cuando son adultos, si están nerviosos, se les puede llegar a ver pastoreando niños en parques infantiles, otros grupos de perros en los parques y, en casos extremos, animales mucho más pequeños como hormigas.

2. Hacer agujeros

Los perros terrier se fueron seleccionando entre los mejores levantadores de ratas, conejos y otros animales pequeños. Ahora son animales de compañía, si bien los yorkshire o los westy fueron grandes cazadores que rascaban en las madrigueras para echar a sus habitantes.

Los perros terriers, por lo tanto, tienden a rascar y hacer agujeros. Todos conocemos alguna casa que ya no tiene plantas porque el yorkie tiraba la tierra por fuera, o también los hemos pillado intentando ‘excavar’ en los cojines del sofá.

3. Diferentes perros, diferentes juegos

La manera de jugar no es la misma en perros de diferentes razas. Cada perro del parque, según su raza o su mezcla, querrá jugar de una manera diferente. Los perros de presa juegan a darse cabezazos o mordiscos, mientras que los perros lebreles como los galgos o podencos tenderán a correr largas distancias unos detrás de los otros sin parar.

Según su herencia genética, los perros pastores pueden tender a morder las patas de los otros perros durante el juego. Los perros terrier ladran con mucha más frecuencia que otros tipos de razas.

4. Cambios en la comunicación

Los perros se comunican mediante gestos que hacen con todo su cuerpo: boca, orejas, ojos, rabo… Por eso, los perros que no pueden aprovechar alguna de estas partes de su cuerpo refuerzan su comunicación con las otras partes que pueden.

Un perro con las orejas caídas, como el basset hound ,no puede moverlas para comunicarse. De la misma manera, un perro con el pelo de la cara muy largo como el schnauzer no enseña bien la lengua o los dientes. Los perros son conscientes de sus dificultades, y consiguen suplirlas comunicándose con el resto del cuerpo.

5. Señalar

Los perros cazadores se dividen en sus funciones dentro de la caza: los perros de muestra son los que señalan dónde están las presas y hacen este trabajo levantando una de las patas delanteras.

Comportamiento instintivo: ejemplos

Cuando veas a un perro levantando una pata delantera, fíjate dónde apunta. Es un resto genético de los perros de muestra: puede estar señalando algo que le interesa mucho, o puede ser una señal de estrés.

6. Transporte de cosas

Otra de las funciones dentro de la caza era la recogida y entrega de la presa. Los labradores, por ejemplo, eran perros que se ocupaban de este trabajo. Esta raza y las similares –como los golden retriever– han heredado este comportamiento instintivo sorprendente:

Por un lado, cogen cosas con la boca con mucha suavidad y cuidado, y es que sus antepasados tenían que transportar las presas sin dañarlas, por lo que han desarrollado una mordida suave. Por otra parte, tienen la necesidad de transportar cosas con la boca.

Cuando un labrador se pone nervioso, suele recoger cosas y cambiarlas de sitio. Hay casas en las que viven labradores en las que siempre desaparece una de las zapatillas, el mando de la tele o los peluches.

Esto ocurre porque está aflorando su instinto de transportar cosas en la boca. Algunos lo hacen por diversión, pero normalmente indica nerviosismo o estrés.

En conclusión, los comportamientos instintivos son acciones que realizan los perros sin haberlas aprendido. Estos difícilmente se pueden enseñar y, en muchos casos, afloran cuando el perro está nervioso o estresado.

En definitiva, ha de conocer a fondo la raza a la que pertenece tu perro, descubrir el trabajo para el que fue creada y aprender a identificar cuáles son sus comportamientos instintivos en los perros para poder descubrir cuándo están nerviosos.