La rinitis en las tortugas y su tratamiento

Yamila · 15 diciembre, 2018
La rinitis en las tortugas, la inflamación de las vías respiratorias superiores, es contagiosa, de ahí que sea especialmente preocupante cuando varios ejemplares conviven en el mismo terrario

Los quelonios son bastante sensibles en cuanto a sus vías respiratorias se refiere. Por ello, es habitual la rinitis en las tortugas, sobre todo de agua. En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la patología y su tratamiento.

Rinitis en las tortugas: qué saber

La rinitis es una inflamación de las vías respiratorias superiores, la cual se manifiesta con una secreción mucosa abundante en las narinas, así como también con ruido al respirar y pérdida de apetito. Además, pueden presentar burbujas mucosas de la nariz, debilidad y paladar con manchas blancas.

Otro de los síntomas de esta patología es que las tortugas marinas flotan de lado, como si perdieran el equilibrio. Esto se debe a que uno de los dos pulmones no recibe el suficiente oxígeno y no se expande como corresponde.

Generalmente, las tortugas más afectadas por la rinitis son las que pertenecen al género Testudo: Graeca, Hermanni, Icata, Pardalis, Marginata, Leprosa, Chilensis, Horsfieldii y Emys.

Lo malo de la rinitis en las tortugas es que se trata de algo contagioso y debemos tener cuidado si en la pecera hay más de un ejemplar. El sistema inmunitario del quelonio debe estar en excelentes condiciones para hacerle frente al ingreso de los virus y las bacterias.

Terrario para tortuga casero

¿Por qué se produce la rinitis en las tortugas?

Las causas de rinitis en las tortugas son variadas, entre ellas la dieta, el ambiente, las bacterias, un sistema inmunitario débil o los virus. Incluso en muchos ejemplares es una consecuencia del herpesvirus, una enfermedad muy habitual en los quelonios. También puede derivar de una neumonía, una estomatitis o de una septicemia.

La producción excesiva de mucosas en las tortugas puede deberse a la introducción de hierbas y otros elementos en los orificios respiratorios, así como también por las infecciones causadas por microorganismos que están presentes en el agua. Otros de los factores que desencadenan la rinitis son:

  • Cambios de temperatura (debilitan las defensas).
  • Masificación (peceras superpobladas).
  • Estrés (por cambios de pecera, mudanzas, presencia de otros animales, hacinamiento).
  • Humedad (en el caso de tortugas de tierra que estén en contacto con sitios húmedos o mojados).
  • Contaminación ambiental (falta de limpieza en pecera o refugio, que aumenta la presencia de hongos y bacterias).
  • Especies diferentes que comparten hábitat (un germen inofensivo para un género puede ser mortal para otro).

Tratamiento de la rinitis en las tortugas

Es muy importante llevar a nuestras mascotas al veterinario para que realice los exámenes de rutina y descarte enfermedades o patologías. En el caso de que detectemos algo que nos parece anormal, no debemos esperar a que la situación empeore y se vuelva crónica.

En el caso de la rinitis en las tortugas es importante saber que al principio puede no tener síntomas y, aún así ,contagiar los gérmenes y patógenos a los demás. Si el problema no se trata como corresponde, puede derivar en una neumonía aguda o crónica.

Dentro del tratamiento para la rinitis podemos encontrar diferentes opciones. El veterinario realizará un cultivo de las mucosidades para analizar y saber de qué bacteria o virus se trata. En base a ello indicará la aplicación de mucolíticos o fluidificantes por vía oral o inyectable. También puede prescribir antibióticos, lavados nasales y desinfecciones de la cavidad bucal.

Terrario para tu tortuga

Si el cuadro es grave o comparte pecera con otras tortugas, se aconsejará el asilamiento (cuarentena) en un recinto pequeño con una temperatura de 25 a 32°C con fuerte iluminación.

En cualquier caso, incluso si está inapetente, debemos hacer lo posible para que se mantenga hidratada y alimentada. Elige aquellos alimentos que más le gustan y déjaselos bien cerca de su boca.

Por último, algunos médicos también pueden aconsejar el uso de un inhalador, el cual se fabrica con una bomba de aire para acuarios, un recipiente con el líquido que debe inhalar y un tubo de salida. La idea es que la tortuga esté en un lugar pequeño y que el recipiente con el medicamento esté por debajo de ella (se suelen colocar rejillas en la pecera).

García-Párraga, D., Crespo-Picazo, J. L., De Quirós, Y. B., Cervera, V., Martí-Bonmati, L., Díaz-Delgado, J., … Fernández, A. (2014). Decompression sickness ('the bends’) in sea turtles. Diseases of Aquatic Organisms. https://doi.org/10.3354/dao02790