La pantera de las nieves: un felino muy esquivo

Laura Huelin · 30 abril, 2018
Muy difícil de localizar para su estudio, además de porque vive a gran altitud, por su gran capacidad para camuflarse, esta especie destacada por su adaptación al frío; su cola es una reserva de grasas y sus orejas son muy pequeñas para evitar la pérdida de calor

La pantera de las nieves es un felino casi desconocido: tiene un hábitat tan extremo y se camufla tan bien que resulta muy difícil estudiarla. Para descubrir qué sabemos de este animal, te invitamos a seguir leyendo.

Características de la pantera de las nieves

Aunque hasta hace poco se pensaba que era un leopardo debido al color de su pelaje, estudios de ADN recientes han mostrado que en realidad está más emparentado con las panteras. Es de un tamaño más pequeño que estos grandes felinos: mide alrededor de 56 centímetros hasta la cruz y hasta 150 centímetros de largo, sin contar con la cola.

También, por lo tanto, son menos pesadas: los ejemplares adultos suelen pesar entre 25 y 50 kilogramos, aunque en momento puntuales se han descubierto machos tan grandes que alcanzaron los 75 kilos; en condiciones extremas se han descubierto hembras que pesaban apenas 22 kilogramos.

En cuanto a aspecto físico, la pantera de las nieves es de color gris con manchas negras en el cuerpo, la cabeza y el cuello; las marcas de la espalda y de la cola son más grandes que las del resto del cuerpo. En comparación con otros felinos, la cola es extraordinariamente gruesa, ya que la usa para darse calor durante la noche.

Es fácil ver, físicamente, que parte de sus atributos físicos están adaptados al hábitat extremo en el que vive: además de la cola gruesa y los colores que le permiten camuflarse en las rocas y la nieve, su pelo es mucho más denso y largo que el de otros felinos, y sus enormes patas están cubiertas de pelo para protegerse del frío y evitar resbalar.

Alimentación de la pantera de las nieves

Al contrario que en los animales del desierto, que necesitan disipar el calor, la pantera de las nieves tiene las orejas pequeñas para evitar perder temperatura corporal por ellas. Además, emplea su cola como un depósito de grasa para tener siempre energía disponible.

Una de las características más llamativas de este felino es que no ruge, a pesar de que, en teoría, tiene una garganta que se lo permitiría. En cambio, puede maullar, bufar y emitir un sonido que es el equivalente al ronroneo pero en las panteras: el prusten.

Alimentación de la pantera de las nieves

La pantera de las nieves es un felino carnívoro y cazador activo: es decir, caza él mismo sus presas, aunque es posible que si se encuentra con los restos de otro cazador no los desaproveche.

El ritual de caza de la pantera de las nieves es espectacular: suele tender emboscadas a su presa desde arriba. Es decir, se camufla en un saliente de las rocas y espera a que sus presas pasen por debajo. Entonces salta encima de ellas y las persigue por los desniveles y saltos en la roca hasta que es capaz de atraparlas.

Este animal tiene mucha fuerza y es valiente: suele cazar presas grandes, como caballos, vacas, ovejas e incluso camellos. Con esta clase de presas puede pasar hasta dos semanas sin tener que cazar de nuevo. Puede, además, alimentarse de pequeños mamíferos, pero suele decantarse por presas que superen los 40 kilogramos de peso.

Hábitat de la pantera de las nieves

La pantera de las nieves se extiende por el centro de Asia: se han visto en China, Bután, Nepal, el norte de India, Pakistán, Rusia y Mongolia; en todos estos territorios se puede observar que hay zonas montañosas y muchas pertenecen al Himalaya.

Pantera de las nieves: hábitat

Este animal vive entre los 2 000 y 4 000 metros de altura, aunque en algunos momentos determinados se les ha observado a 6 000 metros en el Himalaya. Entre que el terreno es escarpado y viven a una gran altitud, en muy pocas ocasiones se encuentran con el ser humano y es muy difícil localizarlos para estudiarlos.

Por eso, se sabe poco realmente de este animal. Se desconocen las cifras totales de su población, aunque se estima que hay menos de 5 000 ejemplares: está catalogado como animal en peligro de extinción. En cuanto a sus atributos físicos y costumbres, se han estudiado los ejemplares en cautividad por ser muy difíciles de localizar.

La pantera de las nieves, también conocido como leopardo de las nieves, es un felino singular. Una de sus grandes características es su gruesa cola, además de sus patas más anchas de lo habitual. Vive en las cordilleras del centro de Asia y se cataloga como una especie en peligro de extinción: su mayor amenaza es el cambio climático y la destrucción de su hábitat.