La historia de los babuinos pacíficos

Eugenio Fernández · 30 julio, 2018
Cabe señalar que buena parte de las especies de babuinos exhiben comportamientos violentos con crías e incluso con hembras embarazadas, a las cuales agreden hasta el punto de que las hacen abortar

Conocer a babuinos pacíficos no parecía algo posible. Este género de primates africanos es conocido por formar enormes tropas en las que los machos tienen una jerarquía especialmente fuerte, por lo que suelen agredir a las hembras.

Diversas especies de babuino son conocidas por atacar a crías o incluso golpear a hembras embarazadas para hacerlas abortar. Sin embargo, un científico descubrió hace décadas que no todos los grupos de babuinos llevan a cabo estas oscuras prácticas.

Babuinos pacíficos: ¿qué es un babuino?

Los babuinos son un género de primates también llamados papiones, que habitan la sabana africana. Son primates de tamaño medio, solo superados por los simios, el gelada y el mandril.

Son primates terrestres, que suelen desplazarse a cuatro patas y que poseen unos grandes caninos en el caso de los machos. Tienen una cola arqueada en callado y un marcado dimorfismo sexual a favor de los los machos, mucho más grandes.

Estos animales viven en grupos de más de 200 individuos y poseen una marcada jerarquía basada el la dominancia. Son omnívoros, por lo que en ocasiones cazan roedores o incluso antílopes pequeños.

Dada su agresividad, son pocos los animaless que se atreven a cazar babuinos: leones, leopardos o cocodrilos son algunos de sus depredadores. Esta especie puede superar los 40 años de longevidad.

Babuinos agresivos

La historia de los babuinos pacíficos

Robert Sapolsky es una de las voces más respetadas de la primatología. Mientras Jane Goodall estudiaba a los chimpancés, o Dian Fossey hacía lo propio con los gorilas de montaña, Sapolsky dedicaba su trabajo a los babuinos.

Durante varias décadas, este biólogo estudió a una tropa de babuinos conocidos como ‘la tropa del bosque’. Por supuesto, y al igual que otros grupos de esta especie, estos no eran babuinos pacíficos.

Los babuinos que asaltan vertederos

Los primates no humanos utilizan los desperdicios y alimentos humanos como una fuente extra cuando consiguen localizarla, de forma similar a otros animales salvajes, como el caso del jabalí urbano en Barcelona.

Esto ocurrió con los babuinos estudiados por Sapolsky, que comenzaron a acceder al basurero de un hotel frecuentado por turistas en la zona de estudio, ubicada en la sabana de Kenya.

El hotel tiraba allí sus desperdicios, pero un tráfico turbulento de carne hizo que ocurriera una desgracia: el hotel estaba intercambiado carne con tuberculosis, una enfermedad que afecta mucho a los primates.

Cuando los babuinos fueron aquel día al basurero lo hicieron como siempre: los grandes machos de babuino dirigieron el asalto y, seguidos por sus lugartenientes, fueron los primeros en consumir la carne infectada. Para las hembras y animales menos dominantes del grupo, quedaron únicamente desperdicios vegetales.

Babuinos tuberculosis

La tuberculosis y los babuinos pacíficos

Como puedes imaginar, el consumo de carne con tuberculosis tuvo efectos devastadores en la ‘tropa del bosque’: todos los machos dominantes perecieron afectados por la enfermedad, ya que estos eran los que habían comido la carne infectada.

Robert Sapolsky se llenó de rabia por dentro: décadas de su vida entregadas a esos animales, a su estudio y conservación, para nada.

En otras especies, como los elefantes, la muerte de los líderes puede desembocar en un auténtico desastre: los elefantes huérfanos se ven forzados a cambiar de hogar, desorientados y sin rumbo. Esto era lo que se temía Robert Sapolsky, sumado al profundo dolor de perder a sus compañeros babuinos.

Sin embargo, ocurrió algo inaudito: el grupo continúo su vida cambiando totalmente su organización social; la agresividad descendió y el acicalamiento aumentó. De pronto, se había formado un grupo de babuinos pacíficos.

Los machos respetaban mucho más a las hembras y las agredían en una muy menor medida. Los niveles de estrés se redujeron, ya que aquellos machos estresados por las agresiones de los machos alfa eran ahora los líderes.

Los babuinos, al igual que el resto de primates, poseen cultura. Lo que ocurrió fue que cuando llegaban nuevos miembros del grupo, la tropa del bosque les enseñaba estos comportamientos de babuinos pacíficos.

Así, la ‘tropa del bosque’ vive ahora una vida mucho más tranquila, y los babuinos pacíficos continúan transmitiendo su cultura animal a sus descendientes más de una década tras los incidentes que demostraron que la cultura en los animales puede dar giros de 180 grados. ¿Qué excusa tenemos los humanos si los babuinos pacíficos son una realidad?