La cría doméstica del jabalí

Francisco María García · 24 enero, 2018
La caza deportiva o el consumo de su carne han disparado la demanda en torno a la crianza de este mamífero que proviene de la misma familia del cerdo; con el que incluso se puede cruzar para mejorar su sabor

Por ser familia del cerdo, la cría doméstica del jabalí guarda similitudes con este animal. Las condiciones de su reproducción se dan por el comportamiento del celo y la alimentación; la hembra jabalí es sexualmente activa al año de nacida, al igual que el macho.

La cría doméstica del jabalí es una nueva actividad que últimamente ha generado mucha demanda. El destino principal de la cría suele ser la caza deportiva o el consumo humano. Sobre este último caso, se han hecho cruces entre jabalíes y cerdo para la obtención de una carne más exquisita.

El jabalí es un animal de carácter muy dócil a diferencia de lo que se cree; otra razón más para su cruce doméstico es el contacto humano. Este animal forma parte en las granjas de contacto e interacción con niños y adultos.

Condiciones para la cría doméstica del jabalí

Hábitat

En su hábitat natural, las hembras jabalíes acostumbran a tener sus crías en nidos. Estos nidos son fabricados por ellas mismas al pie de árboles o junto a fuentes de agua.

En el proceso de cría doméstica es importante el espacio dado al jabalí para aparearse y gestar, y este ha de ser amplio y limpio; también un lugar donde se sientan libres, ya que son animales acostumbrados a largas caminatas.

Jabalí: características

Asimismo, debe contar con una buena estructura que delimite suficientemente el espacio; es recomendable incluir una fuente de agua como puede ser un estanque artificial.

Reproducción

La hembra jabalí es sexualmente activa al año de nacer o cuando alcanza los 30 kilos. Durante todo el año puede reproducirse y esto se debe a que el celo se inicia al finalizar cada período de lactancia.

El celo dura entre 20 y 23 días; un macho es capaz de fertilizar hasta tres jabalíes hembra durante este tiempo. El período de mayor celo se centra durante el verano.

Alimentación

Los jabalíes son animales omnívoros. Se alimentan principalmente de vegetales, semillas, cereales y raíces; y también de algunas carroñas, gusanos y huevos. Durante el período de gestación, la alimentación es importante en la hembra en cautiverio. Se debe asegurar de que consuma la cantidad de comida necesaria; la bellota es una fuente nutricional completa para el jabalí.

La cría de jabalí

El embarazo de la hembra jabalí dura aproximadamente cuatro meses y cada camada puede ser de cuatro a seis crías o jabatos. En casos donde la hembra es de mayor tamaño, la camada aumenta; el promedio de mortalidad en la cría es del 18 al 20% durante el primer año.

Hábitos del jabalí

Otra característica de la camada es el sexo de las crías, cuya relación, por lo general, es del 50% entre machos y hembras. Otro aspecto a destacar es que los jabatos viven en la manada durante el primer año de sus vidas, y a continuación se ubican en la periferia de la manada hasta que son adultos.

En su hábitat natural, los jabalíes son animales inteligentes y constituyen manadas matriarcales donde hay dominio de una o varias hembras. Los machos adultos se unen a la manada solo en época de celo; el resto del tiempo viven en solitario.

La cría doméstica del jabalí como negocio

La cría doméstica del jabalí ha resultado ser un negocio rentable. El público interesado está formado principalmente por cazadores y restauradores, y es que la carne de jabalí es considerada un alimento exquisito de alto coste.

En algunos criaderos de mayor rendimiento, los productores han cruzado al jabalí con el cerdo doméstico. Este tipo de prácticas han mejorado la condición de la carne del animal, y también su textura y sabor, demasiado fuerte.

Cerdo vietnamita como mascota

La mayor inversión requerida para la cría del jabalí es el espacio para su reproducción. Debido a que son omnívoros, no requieren de comidas especializadas de mayor coste; sin embargo, el suministro de vitaminas mejoras las condiciones de la hembra gestante.

Oido, olfato y colmillos del jabalí

El jabalí tiene una fisonomía muy parecida a la del cerdo, aunque su cuerpo es más estilizado y de patas largas. Carece de buena visión, pero esta falta la compensa con una audición y olfato hipersensibles. Además, es considerado un animal inteligente, con una excelente memoria.

La característica principal de los jabalíes son los colmillos, que sobresalen de su mandíbula y son más largos en los machos que en las hembras. Por otra parte, los caninos se mantienen afilados con el continuo movimiento de abrir y cerrar de la mandíbula.